22 junio 2007

Carta del General Uson Ramírez a su promoción en vísperas de su retiro


En unos pocos días, Ustedes, los que aun se mantienen como miembros activos de la Promoción Gregorio Mc. Gregor habrán llegado al fin de su servicio, y la promoción como un todo se convertirá en un grupo de oficiales retirados, grupo que cada día pasara mas al olvido, y que ira disminuyendo con los años producto de la inexorabilidad de la muerte física, hasta que desaparezca definitivamente.

Sin embargo, si bien esa eventual desaparición física es inevitable no es inmediata, a menos que una muerte mucho peor, la de la condena al repudio de las generaciones futuras ya les haya ocurrido a algunos de ustedes. La muerte a la que me refiero llega no como un hecho natural, sino como producto del suicidio espiritual; es la muerte de la ética y de la dignidad personales.

¿Quienes han sido ya esos suicidas? Son aquellos cuyas propias conciencias, en la oscuridad de las noches de insomnio, y en los largos días del retiro, se convierten en las implacables jueces, en las torturadoras y verdugos, que los atormentaran y les marcaran la existencia el resto de sus vidas.

Si bien seri­a una temeridad nombrar a todos los potenciales suicidas, mas cuando entre los cuales alguien podría decir que yo estoy incluido, si puedo identificar a tres prominentes generales de división, que por ser miembros del Alto Mando Militar, les corresponde la ineludible responsabilidad de explicar y dar cuentas por lo que ha pasado con las Fuerzas Armadas en los últimos años, y lo que como consecuencia de sus acciones u omisiones pudiera ocurrir.

Sin duda alguna me refiero a ti, Pedro Antonio Azuaje Apitz, a ti Carlos Enrique Acosta Pérez y a ti Wilfredo Ramón Silva, pudiendo además incluirse todo un sequito de compañeros generales que al igual que ustedes, no han hecho otra cosa que ser los cómplices de la destrucción institucional de la que han sido victimas las Armas de la Republica en general, y el Ejército Venezolano, otrora "Forjador de Libertades" en particular.

Les confieso que parece que me estuviera dirigiendo a unos seres extraños, venidos de otro país, formados y capacitados en una cultura distinta, y en una época sombría; militares similares a las que estuvieron al servicio de la Alemania nazi, la Unión Soviética estalinista, o la Cuba castrista; y no, los compañeros de promoción que creía conocer y con los cuales conviví­ por un tiempo superior a la mitad de mi existencia.

Pues bueno, a ustedes también les llego la hora, aunque no dudo que se encuentren dedicados en este momento a todo tipo de artimañas para destrozarse los unos a los otros, en un todos contra todos, tratando de obtener para si­ mismos la bendición y las prebendas de Hugo Rafael, y convertirse así el triunfador, en el posible sustituto de Raúl Isaías Baduel como ministro de la Defensa, y por ende con un ascenso casi seguro al ya prostituido grado de General en Jefe.

Es en este sentido, que aprovecho esta oportunidad para hacer algunas referencias, y que sean ustedes mismos, y todo aquel que lea estas líneas, quienes juzguen si ustedes forman parte de esos suicidas y por consiguiente los destructores institucionales a los que hice referencia un poco mas arriba. Es mas, para resaltar tan ignominiosa situación, acoto un escrito que todavía se aprecia en el tope de las arcadas que constituyen los pórticos de los viejos cementerios de provincia: "Pasaron como las sombras". Su interpretación es lúgubre, ya que los que pasan por esos en vía a su última morada, no van, sino que los llevan, y lo hacen en el mas absoluto silencio, totalmente incapaces de evitar el destino final que les espera.

Hablemos del proceso de polinización sistemática a la que están siendo sometidas las Fuerzas Armadas, proceso del cual ustedes no son solo responsables, sino también cómplices y ejecutores. Este proceso, cuyo gestor no es otro que el propio Hugo Rafael, conlleva la destrucción de la institución profesional y su transformación en una montonera politizada. ¿Donde quedo aquello del carácter apolítico de las Fuerzas Armadas, establecido diafanamente en el arti­culo 328 de la Constitución?, o ¿es qué para ustedes la Carta Magna es una suerte de papel sanitario? ¿Cómo explican ustedes que sin ton ni son hayan proliferado en las instalaciones toda clase de consignas políticas: "Cuna de la Revolución Bolivariana ", en la fachada de la Academia Militar de Venezuela, mayor deshonra, o "Patria, socialismo o muerte", lema vacío, cargado de resentimiento y odio, que ahora sustituye los lemas históricos e institucionales de nuestras unidades?, y para colmo ¿cómo es posible que ustedes hayan tenido el atrevimiento de ordenar la incorporación de tan grotesco lema como parte del saludo militar?

¿Cómo explican que la sacrosanta -para utilizar las mismas palabras de Hugo Rafael- figura de los cadetes está siendo utilizada de manera descarada con fines políticos y que los cadetes intervengan voz en cuello, cantando consignas en un mitin político?

Wilfredo Ramón, que bochornosa y patética fue tu explicación cuando trataste de justificarte cuando los medios te pillaron transportando en vehículos militares a personas para que participaran en una concentración política, ¿cómo pretendías explicarte?, si fue que los siguieron hasta el mismo sitio de la concentración. Ahora, ¿quienes eran esas personas?, ¿gente normal y corriente pagada por algún gobernador o alcalde, o por el contrario, eran soldados disfrazados?

Les pregunto: ¿cual es la vinculación entre las Fuerzas Armadas y el denominado PSUV? ¿Como explicar que el inefable General Alberto Muller Rojas, sea autoridad preponderante en la organización del partido, y a la vez se encuentre en servicio activo?, ¿no es esto una violación flagrante del articulo 328 de la Constitución?, ¿qué hicieron ustedes como miembros del Alto Mando Militar?, ¿qué hiciste principalmente tú, Pedro Antonio, si ese general está adscrito a la fuerza que comandas?

Pasemos ahora a la perniciosa relación que existe con el Régimen del genocida de Fidel Castro. ¿Cuál es el grado de compromiso personal que Hugo Rafael tiene aquí? Les pregunto esto, porque él mismo declaró al lado del lecho del convaleciente Fidel Castro, que visitarlo era para él algo tan especial que "...Ni siquiera cuando visitaba a mi primera novia..." Esas palabras, la ambivalencia de las expresiones, los requiebros y los ademanes de Hugo Rafael -que para que no hayan dudas están palmadas en un video-, son altamente comprometedoras y sospechosas, más cuando provienen de un hombre, y se refieren a otro hombre. Un análisis somero de su contenido da cuenta de que entre ellos dos hay algo que trasciende la relación normal entre dos mandatarios amigos.

¿Pero que se deriva de esta obscura relación? ¿Es que el modelo de fuerzas armadas que ustedes están considerando es el cubano? ¿Se han paseado ustedes por la historia de las fuerzas armadas revolucionarias cubanas, fracasadas en todas las empresas en las cuales han intervenido, no sin antes haber dejado toda una estela de asesinatos, destrucción y degradación de las gentes donde intervinieron?

¿Sabían ustedes que el grado de amoralidad en las fuerzas revolucionarias cubanas es de tal magnitud que en África las esposas de los jóvenes oficiales que se encontraban en el frente, y quienes a su vez eran militares asignadas a las unidades logísticas y administrativas, eran usadas como prostitutas por los altos oficiales? ¿Sabían que en caso de negarse a esa degradación humana, tanto ellas, como sus esposos podían ser ví­ctimas severas sanciones?

¿Cómo explican ustedes que ahora el Che Guevara pueda ser objeto de estudio en nuestros centros de formación y que Hugo Rafael tenga el descaro de presentarlo como un ejemplo a emular por la juventud venezolana? ¿Sabr­án ustedes que el fracasado del Che era un asesino compulsivo tan desaseado que sus compañeros no lo llamaban el Che, sino el "Chancho Guevara", porque hedí­a según ellos a "riñones hervidos"? Y que sea este engendro, que no es otra cosa un mito y una fotografí­a, con quien se pretenda reemplazar la figura histórica y genuinamente autóctona del "Centauro de los Llanos" José Antonio Páez, sólo porque Hugo Rafael en su ignorancia lo tilde de traidor.

Por favor Señores.

¿Cómo le explican ustedes al paí­s que se haya erigido un monumento conmemorativo en honor a los cubanos invasores -específicamente al Teniente Antonio Briones Montoto-, que intentaron desembarcar por Machurucuto? ¿Cómo es posible que el promotor haya sido el Coronel y Viceministro William Izarra, y que el acto se haya realizado con una simulación del infame hecho, y que para ello se hayan empleado efectivos militares venezolanos para rendir los honores? Esto es verdaderamente inexplicable, parece propio de una película surrealista; un paí­s rindiéndole honores a los invasores de otro país, que pretendieron en su momento implantar un régimen comunista, que asesinaron vilmente a militares y civiles nacionales y como si esto no fuera suficiente, que se pretenda elevarlos a la categorí­a de héroes.

Esto es inaudito.

¿Qué hay entonces de la memoria de nuestros militares Caídos en el Campo del Honor?, ¿qué hay de los soldados, gente de pueblo que rindió su vida y cuyos nombres eran dados en su honor a los Casinos de Topa de las unidades donde sirvieron?

¿Qué pasa contigo Wilfredo Ramón?, ¿se te olvidó que fuiste herido en un encuentro contra la guerrilla? ¿Qué pasa con ustedes tres?, ¿es que no se recuerdan cuando el "Morocho", el entonces Teniente (EJ) Manuel Cermeño Carvajal nos daba la orden, en aquellos días de septiembre de 1974 de "ir a buscar a la gente" y para que "montáramos la vela para emboscar a los cubanos", allá­ mismo en las playas de Machurucuto? ¿Se recuerdan como construíamos los fosos de tirador, como analizábamos las rutas de aproximación y como ensayábamos casi todas las noches la emboscada, en medio del cansancio, el sueño y los miles de zancudos? o ¿cuando patrullamos la serranía del Bachiller? ¿Con qué cara serían ustedes capaces de presentársele hoy al "Morocho"?

¿Será que ustedes sufren de un síndrome que les causa un "doble pensar" y que les hizo olvidar lo que allá­ hicimos?

Si hablamos de la "Soberaní­a Nacional" y del sagrado deber de garantizarla inherente a todo militar, ustedes vuelven a presentarse en una precaria posición, sobre todo por su sumisión a la forma como Hugo Rafael la concibe, y a la omisión de fijar posición cuando ha sido menester.

¿Cómo interpretan ustedes que Hugo Rafael tenga que salir corriendo cada vez que hay problemas en el país a consultarle a Fidel Castro?, ¿es que Fidel es el Presidente de Vene-Cuba, y que La Habana es la metrópoli?

¿Cómo aceptan ustedes que los agentes cubanos del G2 pululen por doquier y tengan acceso prácticamente irrestricto a todo, o sean ellos quienes se encarguen de funciones de alta sensibilidad y seguridad de Estado?

¿Cómo aceptan ustedes que Hugo Rafael dilapide ingentes recursos que son de todos los venezolanos, y regale cual irresponsable manirroto, dinero a cuanto "chulo" se le presente?, o ¿cuándo le otorga a los chinos por nada a cambio, los derechos sobre las patentes y sobre la producción y comercialización de la orimulsion?

¿Cómo permitieron ustedes que Hugo Rafael tirara por tierra décadas de trabajo diplomático para lograr la aceptación internacional sobre la legitimidad de nuestra reclamación sobre la Zona del Esequibo, cuando le reconoció potestad al gobierno guyanés para otorgar libremente concesiones en dicha zona? ¿Qué hicieron ustedes cuando el Primer Ministro de Guyana les dijo en sus propias narices, que él como jefe de estado tení­a el derecho soberano de hacerlo?

¿Qué hicieron ustedes cuando el facineroso de Daniel Ortega se pronunció, aquí en Caracas, en torno a las protestas estudiantiles, algo sobre lo que él no tiene el mí­nimo derecho, y mucho menos la autoridad para entrometerse?

Pero eso sí, cuando Hugo Rafael tilda de lacayo del Imperio Norteamericano, de traidor, de agente de la CIA , de golpista, de fascista, o de terrorista, a todo aquel que está en desacuerdo con la forma como él conduce el país; ustedes si están prestos a aplaudirlo, a fijar posición y a apoyarlo, sin importarles lo descabellado que pueda ser su alegato.

Hablemos para finalizar del acto del pasado 4 de febrero, y que en mi opinión constituye lo más ignominioso y grotesco de lo que tengo memoria. Nunca creí­ que los altos mandos militares pudieran caer tan bajo, y sentir tanto desprecio por la institución de la que forman parte al darle cabida a un acto de tal bajeza. El hecho en cuestión, es en sí mismo una apología al asesinato de personas inocentes, al golpe de estado, a la traición de los compañeros de armas y a la violación de los principios y valores fundamentales de la institución armada.

Me avergüenza que actuales generales y almirantes privilegien el culto a la personalidad de Hugo Rafael, o peor aún, que pretendan asegurar sus posiciones y los privilegios que de ellas se derivan, y que lo hagan a conciencia de que esas actitudes van en claro detrimento de la República y de la institución castrense.

En este particular a menudo me pregunto: ¿Realmente ustedes creen la sarta de incoherencias que Hugo Rafael constantemente dice? o ¿simplemente lo hacen para mantener sus posiciones?

Resulta inconcebible el comportamiento exhibido por los que actualmente se encuentran en los altos mandos militares. Sólo hace falta recordar que el 4 de febrero o el 27 de noviembre de 1992 la mayorí­a de ustedes ocupaba cargos de comando en los niveles intermedios de la organización, y no es de extrañar que algunos hayan participado en las acciones para repeler dichos intentos de golpe de estado. Quienes estando en la Guardia de Honor, sufrieron en carne propia los ataques arteros, e inclusive presenciaron la muerte de sus compañeros de armas; soldados en su mayoría, gente de pueblo que fue vil y cobardemente asesinada, y en el caso de los que acompañaron a Hugo Rafael en su aventura, engañados por quienes los comandaban y los obligaron a delinquir.

Como deberían recordar, en aquel entonces la abrumadora mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas y el pueblo venezolano en pleno, repudiaron el golpe de estado, aun con los desaciertos del gobierno de CAP. Esta actitud general de la ciudadanía fue la que constituyo la causa fundamental por la que los alzamientos fueron rápida y decididamente sofocados. Esta indiscutible verdad hecha por tierra el alegato de Chávez de que este fue un "acto de pueblo" ¿Cuál pueblo?

¿Cómo pueden ustedes haber permitido que se mancillara la memoria de los militares y civiles abatidos por las armas asesinas de los alzados? ¿Cómo pudieron permitir, o peor aún, promover que las Fuerzas Armadas participaran en un acto que en sí mismo es contrario la naturaleza misma de la institución, y como si esto no fuera suficiente, hacerlo con una pompa que eclipsa los actos del 5 de julio o del 24 de junio? ¿Será que esas y otras fechas históricas, por no tener ya trascendencia "revolucionaria", serán eliminadas del calendario, en la medida que el "Proceso Bolivariano" invente su propia historia?

La celebración del 4 de febrero por ya institucionalizada "Oligarquía Revolucionaria" constituye una canción fúnebre que presagia su propia destrucción. ¿No se dan cuenta que si hacemos un análisis introspectivo del Chavismo, sobre la base de las proposiciones con las cuales los "golpistas del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1992" se auto justifican; podemos fácilmente apreciar que hoy existen más razones que antes para la protesta popular?

La cruda realidad nacional, en conjunción con la exaltación que del golpe de estado se hace, puede estar sembrando en la oficialidad joven -privada desde hace ocho años de los principios y valores propios de una fuerza armada moderna y profesional al servicio de los intereses de la República-, el germen del "golpismo", como vía legí­tima para resolver los problemas que causa un pésimo gobierno, como lo es el actual.

Como golpista que es, Hugo Rafael no tiene el estatus moral para juzgar, ni repudiar a alguien que sea o se comporte como él.

Hugo Rafael y sus acólitos han tenido la desfachatez de calificar el 4 de febrero como el "Dí­a de la Dignidad”. Cuando oigo tamaña blasfemia me compadezco de la memoria de Simón Bolívar, cuyos restos en reacción, se deben estremecer de indignación dentro del sarcófago que los guarda en el Panteón Nacional.

El pase a retiro de ustedes no constituirá el tradicional "adiós a las armas", sino que será el presagio de una penosa agonía; que terminará, con mucha más pena que gloria. Sinceramente me causan pena, y no dudo que se harán merecedores en un futuro cercano del repudio nacional, eso, sin contar las consecuencias personales que acarrearan, las cuales en este momento no me atrevo a vaticinar.

Fui dado de baja por medida disciplinaria, en otras palabras "por mala conducta" en mayo de 2003, les manifiesto que no me arrepiento de lo que dije en ese momento. Para los que no lo saben, en una misiva comparé al Alto Mando de la época con los militares bananeros típicos de los seudo-estados donde las instituciones no son otra cosa que una burda careta. ¿Qué calificativo tendría que usar si tuviera ahora que referirme a ustedes?

¡DIOS los perdone, porque el Pueblo venezolano no lo hará!


Atentamente,

FRANCISCO V. USON R.
Preso Político y Prisionero de Conciencia

Ramo Verde, 19 de Junio de 2007





Ciudadano:
General de Brigada (Ej.) Francisco Vicente Usón Ramírez

Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde

Los Teques – Estado Miranda.-

Para entregar a mano y personalmente.

Caracas, 21 de Junio de 2007

Estimado Francisco:

Leí tu carta en la que haces un réquiem por la Promoción de Oficiales del Ejército, egresada en el año 1.977 de la Academia Militar de Venezuela, con el epónimo del General de División Gregorio Mac Gregor. Analizada en sus interioridades me veo obligado a responderte a titulo personal para trascender la réplica en forma grupal, en virtud a ser parte de la misma, en primer lugar y luego, porque en ella recriminas a un trío de Generales de División, por el incumplimiento de sus responsabilidades institucionales, que estimo deja muy chucuta tu valoración y apreciación.

La historia de Venezuela será implacable con todos los militares quienes tuvieron una responsabilidad primaria en la llegada y permanencia de Hugo Chávez en el poder y eso no discriminará grados ni cargos, será igual para todos los actuales integrantes de la Fuerza Armada Nacional (FAN) y en la misma intensidad con los viejos cuadros de las Fuerzas Armadas Nacionales ( FF.AA.NN). ¿Es distinta la responsabilidad de un General en Jefe o Almirante que ocupe la posición primaria en la pirámide organizacional a la de un individuo de tropa en un puesto de guardia al servicio de la Revolución Bolivariana ? ¡Honestamente, no distingo en el tiempo! El Papa Ratzinger fue soldado en la Alemania Nazi y aun le recriminan y endosan ese antecedente. Es mas, en este momento hace más un soldado raso denunciando ante los medios de comunicación las irregularidades internas de la FAN, que un general sublevándose operacionalmente a sus mandos orgánicos; cuestión de oportunidad, de credibilidad, de autorictas y de tiempo estratégico. ¡Así lo veo yo! De tal forma, que en términos de la promoción es tan responsable Azuaje Apitz, como cualquiera de los teniente coroneles que se quedaron vegetando organizacionalmente, abrigados por el miedo del retiro y de quitarse el traje de Superman.

¿Recuerdas cuando hicimos nuestro primer periodo de campo en Gamelotal, estado Lara, en inmediaciones de Barquisimeto? ¿Las canchas que pasamos, los ejercicios de táctica individual, el tiro instintivo, la cancha de sonidos y olores? Te acuerdas de...! Toro Toro de Toro uno con el Cadete de Segundo Año Barrios Blanco! De Arepa Ibarra Lanza (Cadete Ibarra Perdido en el pre-arreglado) Me imagino que recuerdas que en un permiso llegue retardado y me metieron 30 días simples en el chata sin perjuicio de la instrucción. Yo también recuerdo los días académicos del Curso de Cazadores en el Fuerte Guaicamacuare estado Miranda, con el Morocho Cermeño Carvajal y la búsqueda incesante y fastidiosa de "la gente" (la guerrilla) a través de emboscadas, de patrullajes, de tareas de reconocimiento de ruta, zona y área, alcabalas; el ejercicio de evasión y escape, la cancha de sobrevivencia; pero lo que mas recuerdo de ese periodo, es que los cadetes de segundo año de la Academia Militar nos identificamos con un profesional militar que era otra referencia en materia del combate a la subversión, un militar impecable desde el punto de vista académico y operativo, y que se convirtió para nosotros en un modelo a seguir como profesional. ¿Recuerdas que el Primer Comandante del Batallón anfitrión, Batallón de Cazadores "Genaro Vásquez" era el entonces Teniente Coronel José Luís Prieto? ¿Te acuerdas de cómo hablaba con emoción de su experiencia de combate? ¿De cómo hablaba de los combates a la invasión guerrillera castro comunista de Machurucuto? ¿Recuerdas que fuimos a Machurucuto con él mismo y nos decía que Fidel Castro en persona despidió en alta mar la expedición subversiva y que en cierta forma esa derrota se le había propinado a Fidel Castro en persona? ¿Recuerdas que al graduarnos de subtenientes lo nombramos "Padrino de la Promoción" porque era un militar que no se doblegaba y consecuente con sus ideas? ¿Recuerdas que cuando estábamos en tercer año y cuarto año y Prieto llegaba a la Academia nos emocionábamos promocionalmente y todos corríamos la voz...tenemos reunión con El Padrino, hay una conferencia con El Padrino y El Padrino para allá y El Padrino para acá?¡Que lastima que las rodillas se le rasparon posteriormente de tanto arrastrarse como Ministro de la Defensa ante Hugo Chávez y su revolución bolivariana, que decepción con los negociados que montó en el ministerio; y que arrechera, cuando tuvimos conocimiento de que el mismo José Luís Prieto disfrutaba de los encuentros personales con Fidel en persona saboreando un ron y un habano! Ahora, con mas reposo, luego de disfrutar la saga de Francis Ford Coppola en el cine para la mafia siciliana, si le consigo justificación de porque le decíamos El Padrino. Por cierto, Paco; José Luís Prieto fue quien firmó la resolución que me pasó a retiro por unos hechos que un Consejo de Investigación califico como sujetos de una "Medida Disciplinaria" el 16 de diciembre de 2002 ¿Qué tal?

Hace 30 años todos nosotros decíamos que la promoción iba a hacer historia, era la promoción de generales del nuevo milenio y teníamos el aval esotérico de graduarnos el 7-7-77, 77 subtenientes venezolanos. Habíamos tomado el maravilloso número 7 como nuestro. Pasamos todo el primer año de Academia uniformados de sport porque en esos tiempos no hubo presupuesto para el uniforme de aula, cuando nos promovieron al segundo año el Distinguido Usón Ramírez tomó las riendas del curso hasta que llegamos a tercer año y fue el Brigadier Mayor Usón quien encabezaba la promoción. Esa responsabilidad la compartiste después con Gavidia Bastardo, porque las exigencias del curso de Ingeniería que compartíamos, te tiraron para el foso en las calificaciones, pero de todas maneras quedaste como Primer Brigadier. Como Alférez Mayor, tu responsabilidad de liderazgo fue impecable, mas adelante, cuando encaminamos nuestros pasos profesionalmente, nos perdimos el rumbo hasta que compartimos responsabilidades en la Ayudantía con el General Peñaloza Zambrano. ¿Qué casualidad Francisco? Todavía recuerdo de esa experiencia, cuando el Comandante General del Ejercito me comisionó para entregarle con carácter de urgencia un sobre voluminoso y secreto al entonces Ministro de Relaciones Interiores, Alejandro Izaguirre. Como la curiosidad me asaltó en aquel entonces pude leer guillaito, que el mismo contenía las declaraciones de todos los segundos comandantes que habían sido detenidos a la orden de la Inspectoría General del Ejercito, porque se había detectado una conspiración. La misma conspiración que venía rodando con Hugo Chávez a la cabeza de sus compañeros de promoción y que el entonces Presidente Carlos Andrés Pérez, desdeñó porque "a mí no me tumba ningún comandante". Era diciembre de 1.989.

La promoción tiene el precedente de haber sido hechura de la Promoción Simón Bolivar II en la Academia; somos hijos de ella, así como la que nos sigue del año 1.976 y, esa tara de formación (El morbo provocado dentro del Ejercito por la Promoción Simón Bolivar II va a ser difícil erradicarlo) va ser un lastre que arrastraremos como quien arrastra un gato muerto, hasta pasar al olvido. Pero con el detallito que la Sociedad Civil nos esta esperando a los militares en la bajadita para pasarnos una factura en una etapa post Chávez. ¡No nos salva ni Bambarito!

Tu le estrujas a Pedro Azuaje, a Carlos Acosta y a Wilfredo Silva que no valoran conceptos como libertad, soberanía e independencia, integridad territorial, paz, democracia, instituciones; por favor Francisco, no pidas peras al olmo; si pudieran materializarse las actividades de naturaleza profesional y personal a que apelaron ellos para escalar profesionalmente, hacer meritos en la revolución y arribar a las posiciones organizacionales que ostentan, no habría cantidad que precisara las genuflexiones desvergonzadas, los asentimientos insolentes y desfachatados, las recomendaciones atrevidas, las ejecuciones frescas e injuriosas y las decisiones ofensivamente escatológicas que califican para traición a la patria. No olvides en ese grupo a Héctor Reyes , Cesar Hary, Andrés Castillo y otros quienes vendieron su alma al diablo. Libertad, soberanía, independencia, integridad territorial, paz, democracia, instituciones para ellos, no acreditan para llegar a un concesionario y pagar un buen carro, no abren las puertas ante una inmobiliaria para comprar al contado un apartamento o una casa-quinta, ni para abrir buenas cuentas en dólares en el exterior. Ante un Hummer y la reclamación del Esequivo, se van por el doble tracción, ante una Apreciación de Inteligencia Estratégica en el Estado Mayor Conjunto para la frontera sur-occidental y un pent house en una zona exclusiva, se lanzan con el inmueble; ante un Análisis de Áreas Estratégicas para la zona del Esequivo y un ñemeo en dólares, ¿Para donde van a agarrar?, cuando se ponen al frente el Poder Relativo de Combate (PRC) de Colombia y la posibilidad de adquirir un apartamento para su hija y un carrito para que el júnior vaya a la universidad, cuando enfrentan y ponderan el nivel de penetración de la guerrilla colombiana en Venezuela y la posibilidad de ir en vacaciones hasta Hawai o Miami en el imperio mesmo, ¿Por donde se van, Pancho? ¿Por donde se van a lanzar? Esas son dudas ante las cuales nuestros ex compañeros no vacilan porque son inescrupulosos. ¡Hay que ver que tu si eres ingenuo e idealista, Francisco ¡ Esos carajos el único Bolivar que sienten lo palpan en la plenitud de los bolsillos.

¿Tu de verdad crees que Azuaje ha valorado el papel tan gris que está haciendo en el Ejército? ¿Realmente piensas que Acosta como Jefe de Estado Mayor Conjunto es capaz de tirar una parada para reivindicarse ante la historia? ¿Y Querrequerre en el CUFAN tiene pelotas para negársele al Presidente cuando haya oportunidad de echarle plomo al pueblo? ¡No, Francisco, esos tienen otras prioridades y tú muy bien sabes cuales son. El billuyo, pana, el billete grande que tienen oportunidad de meterse en esos cargos. Libertad, democracia, paz y los otros conceptos son simplemente pendejadas para ellos. Tú, que estuviste cercano al poder, sabes que Pedro si no fuera un tremendo beisbolista, no fuera Comandante General; que Carlucho si no fuera curruña de Lucas no hubiera llegado a la Jefatura de Estado Mayor Conjunto y Querrequerre, bueno, todos sabemos la capacidad de jalar bolas y de arrastrarse para llegar a donde quisiera, ese es capaz de matar a la madre para que Chávez lo nombre Ministro y lo haga General en Jefe. No nos vamos a meter embustes, no hay mejor evaluador que un compañero de promoción. Todos nos conocemos. Son oportunistas que cambian según la dirección del viento. Ahora, aquí entre nosotros, Pancho, ¿Que crees tú que harían Azuaje, Acosta, Silva, Reyes y los demás en caso de presentarse un soberano peo que ponga en tres y dos al gobierno? No me respondas porque esta carta se puede filtrar, pero eso que tu estas pensando es lo que harían.

Imagina entonces, si no le paran al Esequivo, a la penetración de la guerrilla colombiana, a la destrucción de todas las instituciones nacionales, a la desinstitucionalización de la Fuerza Armada Nacional ; ¿Van a estar pendientes del nuevo saludo de "Patria, Socialismo o Muerte", del uso del Che Guevara como icono institucional, de hacer sus necesidades fisiológicas en un paredoncito cobijado bajo la sombra de un roble y de un samán, donde están colocados los nombres de todos los que cayeron en el "Campo del Honor" en el combate a la guerrilla castro comunista? ¡No juegue, Francisco, averigua cuantos de ellos tienen en el recibo de la casa, en una mesita convenientemente colocada para que el visitante se la estruje en la cara al entrar, una orgullosa foto del Comandante Fidel Castro con Mi General Azuaje, Mi General Acosta, Mi General Silva y hasta Mi General Reyes Quevedo; ¡No joda! Mi General pal carajo...

¿Tú crees verdaderamente, Francisco, que esos tipos cuando lean la carta, algún párrafo le va a llegar a alguna parte? ¿Realmente tú piensas que a ellos les sirvió de algo el Código de Honor del Cadete? ¿Y que valores piensas tú que manejan? ¡Ni hablar de los principios! ¿Hay alguna diferencia entre Azuaje Apitz, Acosta Pérez, Silva Wilfredo, Reyes Quevedo, Cesar Hary, etc. y el resto de "compañeros de promoción" quienes han dejado de cumplir con sus deberes militares y algún mercenario de baja ralea, incluyendo sicarios que asesinan por encargos de naturaleza pasional. ¡Pancho, te pasaste y te van a enterrar en urna blanca!

Pero donde te pasaste mas allá de lo imaginable, es cuando te diriges a ellos y los remites a George Orwell y su obra 1.984, dudo mucho que conozcan las interioridades del doblepensar, del Gran Hermano, de la distopía y la conciencia ciudadana, esos no leen nada mas allá de la libreta de ahorros y la chequera; yo les doy el beneficio de una actuación donde el combustible primario es la sangre y no la sustancia gris, donde el estomago esta por encima del cerebro y para quienes la expresión Rolando y Silvio la asocian con un burdel gay de cinco estrellas y no con los surcos y cisuras que determinan en la superficie cerebral numerosas circunvoluciones que favorecen un mayor desarrollo en la inteligencia.

Uno de los valores que mató la Revolución Bolivariana en la Fuerza Armada Nacional (FAN) fue la amistad; disfruto sobremanera cuando me consigo de frente "viejos amigos" compañeros de promoción que se esconden cobardemente o se cambian de acera para evitar saludarme, que aun cuando viven a 100 metros de mi vecindad se van de madrugada y llegan bien tarde en la noche para evitar el saludo que los raye (Cesar Hary), que dejaron de comprar en el automercado de siempre para eludirme el saludo, o la expresión que lanzó Reyes Quevedo cuando se refirió a mí..."No vale, yo no llamo ni saludo a Guevara por que ese, es escuálido". Esta bien todo eso, porque la coyuntura me abrió el camino de amistades nuevas y distintas, consolidadas en valores y principios.

En el año 2004 murió mi mamá y entre los pocos que me llamaron para darme el pésame estaba Cesar Hary, quien luego de condolerse me dijo "compadre, voy a llamar breve porque me dieron permiso únicamente para darte el pésame". No joda, Francisco, esos generales manga miada son quienes van a hacer historia, no le dije nada en ese momento por razones obvias, pero...dime tú ¿Con estos pendejos es con quienes se cuenta para tomar decisiones históricas que van a trascender mas allá de lo militar? No, chamo, generales que piden permiso para llamar a amigos...¿Que tal?, hermano, la gran plasta puso y esta poniendo la promoción. Y creo que la va a seguir poniendo más allá del pase a la situación de retiro.

El 23 de diciembre de 2002 después que me pasaron al retiro, con un impulso sanguíneo hice una montaña con uniformes, libros, apuntes, diplomas de honor al merito, barras insignias, condecoraciones, estrellas, charreteras, recuerdos y todo tipo de periquitos con el objeto de pegarle candela y dejar atrás todo lo que tuviera que ver con 29 años vestido de verde. Me gané un regaño de mi menor hija, quien me atajó y me amonestó de esta manera: "Usted cumplió con su deber y sigue siendo Coronel, quienes no han hecho lo que usted hizo pertenecen a otra institución distinta. Yo estoy orgullosa de su actuación. Lo podrán sacar de la Fuerza Armada pero no lo van a sacar del recuerdo de quienes sabemos que no se salió de la línea de su deber". ¿Qué alternativa me quedaba Francisco? Allá esta todavía el bojote esperando por el fósforo impulsivo.

Si estos generales tuvieran un poco de dignidad y un poco de cultura atesorada por las lecturas, supieran que los generales romanos, alemanes y japoneses tuvieron unos referentes de actuación honorables que los dejarían mejor parados ante la historia de Venezuela. Los romanos se anidaban ante la tina de baño y se cortaban las venas, los alemanes empinaban la ampolla de cianuro en la intimidad de la habitación y los japoneses apuraban el harakiri casi a la vista del publico; todos ellos para lavar el honor mancillado por el incumplimiento de sus deberes militares. Algunos venezolanos se conforman con que se apele únicamente al Smith and Wesson del calibre 38, que es especial para eso. Pero, eso ya es mucho pedir para quienes se han olvidado de un acto muy formal hace 30 años, donde les exigieron "...defender la Patria y sus instituciones , hasta perder la vida".

Por lo demás Francisco, tramontando tu carta, recuerda que en materia de culpabilidades no debemos olvidar que esas no arrancan desde el 11 de abril de 2002, la lupa hay que meterla mucho antes, cuando Hugo Chávez empezó su proceso de violaciones constitucionales y de desmontaje de nuestra manera de vivir para imponer su revolución anacrónica y decimonónica. Pero, esos son detalles que en su momento habrá que precisar, sobre todo aquellos que se remontan a la estructura montada dentro de las Fuerzas Armadas Nacionales ( FF.AA.NN) para apuntalar militarmente la candidatura de Hugo Chávez para las elecciones del 6 de diciembre de 1.998. Hay nombres de militares, que a pesar de haber de haber pasado al retiro y estar ocupando una trinchera opuesta a Hugo Chávez en este momento, tienen un gran peso en la responsabilidad de lo que está ocurriendo; o acaso Raúl Salazar, Noel Martínez Ochoa y Cruz Weffer y otros profesionales que le hicieron combo son unas palomitas currucucú en la coyuntura.

Tengo 5 años retirado, ya supere el trauma de la transición y el síndrome de Clark Kent no me afectó para nada. Los pocos ahorros se fueron en abogados, no me han dado empleo en ninguna parte porque muchos empresarios reculan cuando me entrevistan y conocen de mis antecedentes de la coyuntura, pero allí estamos, echándole pichón a la batalla por sobrevivir día a día a la revolución, haciendo apreciaciones de la situación logística constantemente para tener el pan en la casa de una manera honrada, ejerciendo la Gerencia de Transportación y Mercadeo (llevando a la universidad a mi hija y haciendo mercado), diligenciando en el mercado bursátil (Llevando bursas de mercado) y ejerciendo funciones de veterinario (Sacando el perro a hacer sus necesidades); pero con una triple condición, con las manos limpias, con la frente en alto y por mis propios pasos. En cinco años de retiro quienes nunca me han quitado el saludo ni dejado de llamar por teléfono han sido los alumnos que tuve en toda una vida docente acumulada con mas de cinco mil horas de instrucción en las escuelas de estado mayor y de armas y servicios. Pero más allá de eso, es que nadie me va a señalar mas adelante con el dedo acusador del incumplimiento de mis deberes o de haberle puesto la mano a un bolivar ajeno.

Realmente te estoy acusando recibo de una manera discreta y reservada a la carta (Te la van a entregar guillaita en la visita), por ser parte de la promoción General de División Gregorio Mac Gregor. Me siento aludido cuando tratas de darle respiración boca a boca a un cadáver insepulto que no merece un acto litúrgico de carácter eminentemente católico, apostólico y romano como el réquiem. Otra cosa fuese si los remitieras a alguno de las rituales de los Orishas de Yemayá, Oshum, Shangó, Obatalá, Babaluayé y demás deidades del Olodumare, tan comunes en estos tiempos en los predios de Miraflores y las instalaciones militares revolucionarias.

Desgraciadamente en eso es que han devenido estos tránsfugas del pensamiento, la palabra y la acción, que en algún momento nos acompañaron como condiscípulos en la promoción y que en algún momento calificaron para la amistad.

Y esto lo digo con el respeto que siento por quienes de manera consciente y ponderada asumen el sincretismo religioso y también el político en consecuencia con sus arquetipos ideológicos, doctrinarios, conceptuales y filosóficos para asumir un modo de vida, que no es el caso de estos sujetos, directamente destinatarios de la carta.

Por lo demás, Francisco, te saludo y me solidarizo contigo en este periodo de reclusión. Fuerza de voluntad, oración y mucho optimismo.

30 años, Francisco, 30 años vestidos de verde y uniformados. Los miembros de la Promoción de Oficiales del Ejercito General de División Gregorio Mac Gregor, egresados de la Academia Militar de Venezuela el 5 de julio de 1.977, tuvieron el privilegio de ser protagonistas activos de una coyuntura política que Venezuela no merece, algunos fuimos quedando en el camino y aportamos nuestra cuota de sacrificio desde el primer momento, en sintonía con el cumplimiento de nuestro deber militar; otros se mimetizaron en la oportunidad y el resto larva institucionalmente esperando el acto protocolar donde le entregan la Orden Rafael Urdaneta en primera clase por su "buena conducta" y el cheque por sus prestaciones sociales. La historia se encargará de juzgar sus actuaciones y calificar si " la Academia Militar forma hombres dignos y útiles a la patria", como dice su lema.

Yo también fui prisionero político del régimen, pero nunca me consideré prisionero de conciencia. No existe barrote que confine la luz de las ideas, ni la claridad del pensamiento.

Si volviera a nacer seria militar nuevamente y haría exactamente todo lo que hice, estoy orgulloso de haber cumplido con mi Código de Honor.

Cariños a María Eugenia y a María José.

ANTONIO MARIA GUEVARA FERNANDEZ

Publicar un comentario