04 junio 2007

Comenzó la crisis definitiva

Cuando uno revisa la literatura que analiza el llamado "trienio adeco" (1945-48), encuentra una suerte de consenso entre los diversos autores respecto a las razones que condujeron a la caída de un gobierno popular, cuyo partido había ganado en forma sucesiva 4 elecciones con más del 70% de los votos.

Estas razones identificadas por la generalidad de los autores son fundamentalmente cuatro: el sectarismo que practicó AD como partido dominante, el canibalismo que imperó en las relaciones con el resto de las organizaciones políticas, el decreto 321 que introdujo severas discriminaciones contra la educación católica privada y la gran cantidad de frentes de combate que abrió el gobierno contra diversos intereses y factores de poder.

Todo este introito es básicamente para señalar que tenemos el pleno convencimiento de que así como en los libros que leemos hoy se hace este análisis del pasado, los que se escribirán sobre esta época dirán sin duda que el cierre de RCTV fue un factor determinante en el irremediable fin hacia el cual se dirige el actual régimen. Esta afirmación la basamos sobre las siguientes reflexiones:

En primer lugar está el hecho de que lo que está ocurriendo no es un "trapo rojo", como le gusta decir a cierto sector de la oposición respecto a todos los atropellos que comete el gobierno, sino que por el contrario constituye una auténtica "raya roja" que se ha transgredido de manera burda y arbitraria, y, por lo tanto, no se puede dejar pasar pasivamente. Ya no son las multas milmillonarias que básicamente le duelen a los dueños de los medios, ni el robo de equipos que limitan pero no impiden, sino que se trata de sacar un canal del aire con todo el impacto que lo mismo produce sobre periodistas, trabajadores, proveedores, artistas y, sobre todo, el público televidente.

A este elemento primario, se suma el dato según el cual, a diferencia de otras medidas del gobierno, ésta en particular generó un rechazo generalizado en la población. Más del 80% de desaprobación nacional indica claramente que más de la mitad de los seguidores habituales del régimen son críticos de la decisión que se acaba de ejecutar, y esto significa que, en este caso concreto, las bases opositoras, los llamados ni-ni y buena parte de los chavistas de base están de acuerdo en un tema que permite tender puentes y generar consensos.

Además de todo lo anterior, está el hecho esperanzador de que, por primera vez en estos ocho años, los estudiantes se han lanzado a las calles en forma masiva, firme y decidida a defender los derechos civiles y políticos de toda la ciudadanía y a luchar por la democracia. La movilización de este sector que se había mantenido bastante apático hasta este momento, simboliza nítidamente cómo se han tocado nuevas fibras en los venezolanos y cómo este gobierno tendrá que lidiar con nuevos actores sociales si sigue el camino que lleva, aunque logre neutralizar a algunos, bien a través de la dádiva o bien a través de la represión.

Por último, estamos convencidos de que asistimos al comienzo de una crisis que será definitiva. Tal vez no sean estos los últimos veinte metros de la carrera, pero estamos sin duda cuando menos pasando la última curva para entrar en la recta final. Al caso de RCTV pronto se le sumará la reforma constitucional que busca principalmente perpetuar al Jefe en el Poder, acabar con la descentralización, e instaurar el neocomunismo en Venezuela. De igual forma recrudecerá la represión contra dirigentes políticos, estudiantes y medios, mientras que en el campo económico se sentirá cada vez más la inflación y el desabastecimiento

Todos estos elementos se mezclarán más temprano que tarde con tensiones internacionales de gran calibre que darán lugar a una situación final en la que se romperá una liga que está siendo estirada hasta el extremo.


Publicar un comentario