21 junio 2007

"Hay un estado de excepción en materia de manifestaciones"

Para el abogado constitucionalista Gustavo Tarre, es una "arbitrariedad" del Gobierno restringir, por supuestas "normas de FIFA", las manifestaciones públicas en los perímetros de seguridad donde se celebrará la Copa América.

"Es una violación a los derechos constitucionales, y si aquí hubiese un fiscal general independiente y un defensor del Pueblo que ejerza su función, ya hubiesen reaccionado en contra de la medida", aseguró el profesor universitario, luego de aclarar que "los derechos de los venezolanos no están regulados por la FIFA sino por la Constitución y las leyes".

Precisó que, de acuerdo con la legislación vigente en el país, el derecho a protestar pacíficamente no está sometido a permisos, "como suele enterderlo el Gobierno". Los ciudadanos que quieren manifestar deben participarle a la autoridad y, en este caso, los alcaldes sólo deben recibir la solicitud y encauzarla. No tienen un poder caprichoso para aceptar o negar un permiso".

Este martes, el ministro del Interior y Justicia, Pedro Carreño, advirtió que "si algún ciudadano quiere marchar por la autonomía universitaria, por la libertad de expresión, porque le pongan otra vez a RCTV, instamos a los alcaldes (...) a que estos permisos no vayan a contravenir las normas FIFA".

Incluso dejó claro que el Estado "actuará de manera diligente para disolver" aquellas manifestaciones "no permisadas" que se realicen en los perímetros de los estadios, aeropuertos, rutas y hoteles destinados a la Copa América.

Ante esto, Tarre considera necesario que Carreño defina y delimite las "zonas de seguridad", tomando en cuenta que "el Gobierno interpreta en el sentido más lato las atribuciones que tiene para ordenar las protestas". "Toda la regulación sobre manifestación en zonas de seguridad es de una constitucionalidad extremadamente dudosa. Ahora, invocar que la FIFA es la que establece dónde se puede manifestar, produce risa".

A su juicio, en cualquier sociedad es "perfectamente compatible" el derecho a manifestar con la realización de un gran evento deportivo. Por ello atribuyó a la "conveniencia política" la decisión adoptada por el Ejecutivo nacional.

"Sería condenable cualquier intento por sabotear la Copa América, pero el derecho a manifestar sin obstaculizar el evento no debe limitarse. Lo que le ocurre a Chávez es que no quiere que el mundo se dé cuenta del rechazo que tiene su gestión", afirmó el especialista en Derecho Constitucional, para luego sentenciar: "Mientras dure la Copa América, hay un estado de excepción en materia de manifestación".

Publicar un comentario