22 junio 2007

Los ‘ultrasecretos’ de la reforma constitucional

La propuesta del presidente Chávez se debilita cada día, el golpe de gracia puede estar en el desgano de la gente a concurrir a los centros electorales.

La reciente manifestación de voluntad para activar los referendos revocatorios, son una expresión de lo que podría pasar si el pueblo elector es llamado a votar por iniciativas distintas a una elección general, que según fundamentados estudios, es donde el votante tiene cifrada sus esperanzas de cambio.

Un estudio reciente indicó que el 75 por ciento de los inscritos no estaría dispuesto a concurrir a los centros electorales para temas como la reforma constitucional o elección de alcaldes o gobernadores, pero un 60 por ciento de ese mismo grupo estaría dispuesto a votar mañana si las elecciones fueran para designar al presidente de la República.

Cuando dos semanas antes se le preguntó a la gente si votaría en revocatorios de alcaldes, el 89 por ciento respondió en negativo aunque un 50 por ciento manifestó que ninguno sirve a sus aspiraciones.

La opinión tiene relación con el profundo desengaño que una mayoría del país siente por lo político, sean de gobierno o de oposición.

Ese mismo 62 por ciento dijo identificarse con las marchas de los estudiantes pero no creen que puedan resolver la situación venezolana, aunque sí creen que pueden ayudar a los cambios que requiere Venezuela.

La encuesta hecha por un grupo extranjero vinculado a grandes encuestadoras de Estados Unidos y a una Universidad de Washington para empresarios extranjeros, reveló que un 67 por ciento desaprueba los viajes de Chávez a otros países pero no le disgusta que ayude a países pobres como Haití y Bolivia. No tienen la misma opinión sobre las ayudas a Cuba y no creen en el socialismo de Castro.

Un 78 por ciento negó haberse inscrito en el partido único y un 52 por ciento expresó que nunca lo haría presionado.

Sobre las estatizaciones el 69 por ciento las rechaza, 22 las aprueba y el resto no opina o no responde.

Los partidos políticos van en declive y ni siquiera el PSUV los anima y solo obtiene el 22 por ciento contra 12 de un Nuevo Tiempo, 6 por ciento Primero Justicia, 5 por ciento AD, 2 por ciento COPEI y los demás no aparecen.

El 68 por ciento cree en la libertad de expresión y un 68 dijo estar en desacuerdo con no renovar la concesión a Radio Caracas. El 79 por ciento no se identifica con la nueva televisora.

Lo que se reforma

Aunque esta semana circularon dos papeles de trabajo sobre la reforma constitucional, uno de ellos habla de la propiedad privada que incluyen la colectiva y la propiedad individual, pero a esta se le agrega en el articulo que no habrá propiedad absoluta y establece los mecanismos para que el Estado proceda a la expropiación aunque tiene pocas diferencias con el texto vigente.

Otro capítulo sobre elecciones no menciona la reelección vitalicia pero en el caso del Presidente deja abierta la posibilidad de elecciones sucesivas por periodo, no así con otros poderes. La ley pasará de reelegir por dos períodos consecutivos como máximo a los diputados de la Asamblea Nacional a “Los diputados (as) a la AN durarán 5 años en el ejercicio de sus funciones, pudiendo ser reelegidos o reelegidas” En el caso del poder judicial prevé la reelección de magistrados por un periodo y no más.

En otro papel de trabajo se respeta la autonomía universitaria, las casas de estudio autónomas podrán establecer sus normas de gobierno de acuerdo con los principios que se establecen en la Constitución y se sigue garantizando el voto estudiantil y del resto del personal académico para elegir a sus autoridades estableciéndose en adelante la mayoría absoluta.

Se restablece el Distrito Federal además de dividir el país en cuatro territorios, que podría significar anular la autoridad de los gobernadores y alcaldes. Se agrega la figura de territorios comunales garantizando la participación del Poder Popular pero eliminando la autonomía municipal y la descentralización, la ley dirá: “El Estado podrá decretar, previa aprobación de la AN, la creación de territorios federales especiales y/o ciudades federales y/o comunales en determinadas zonas”. Se reduce la cantidad de alcaldías.

Se anula la independencia del BCV que pasará a ser un ente coordinador bajo directrices del Poder Ejecutivo, ya no se escuchará más la palabra “autonomía” en los pasillos del Banco pues ahora la institución apoyará “técnicamente al Ejecutivo en políticas monetarias”.

La Asamblea Nacional podrá además de sus facultades sobre el poder moral, destituir gobernadores, alcaldes y todo el que sea electo. El Poder Legislativo, según el papel de trabajo del Consejo Presidencial para la Reforma relata: “El alcalde está obligado a rendir cuenta de su gestión anual y públicamente mediante y un informe que presentará ante el Consejo Municipal del Poder Popular y ante la Federación de Consejos Comunales existentes en el municipio y en caso de que el informe sea improbado será sometido en 30 días a consideración de la AN para que se decida por mayoría de sus integrantes si se destituye”.

Se garantiza la libertad de expresión, pero se le impone a los medios para contribuir a la formación ciudadana y condiciona el uso del espectro radioeléctrico a las necesidades de la formación y educación del ciudadano. Establece también la llamada propiedad social y obliga a los empresarios a contribuir en la creación de empresas con función social.

Se garantiza el sistema financiero privado pero el Estado podrá crear cuantos entes financieros considere necesario y no permite monopolios u oligopolios y se mantiene la doctrina sobre las llamadas empresas estratégicas como PDVSA, las industrias básicas y otras a las cuales el Estado no debe renunciar y prácticamente se elimina la figura de las privatizaciones y expone: “La concentración de la propiedad privada sobre medios de comunicación es contraria a la libertad de la comunicación y al interés social”.

Se le asigna a la FAN un nuevo papel sobre las bases del Estado Socialista y eso incluirá, según un miembro de Ejecutivo, profundizar la reorganización y todo el poder para el presidente de la Republica.

En la comisión presidencial para la reforma se pide que se elimine la doble nacionalidad pero es un aspecto que se le preguntará al Presidente por ser una decisión de mucho peso político, pero la modificación hasta ahora implica que el venezolano que renuncie a la nacionalidad venezolana puede recuperarla domiciliándose en el país durante diez ininterrumpidos años.

En política internacional se mantiene igualmente todo el poder para el Presidente. Las leyes consideradas orgánicas pasarán por la Asamblea. Se mantiene en materia educativa el Estado Laico y como tal respetará la educación católica y privada pero se legislará sobre limitaciones.

Sin embargo se anticipan diferencias del presidente con estos textos y serán modificados.

Vía Noticias 24 (que a su vez lo tomó de Quinto Día)

Publicar un comentario