06 junio 2007

Rescate generacional

Nace la primera generación del rescate de este siglo XXI. Sana y robusta, pletórica de fe, hace renacer la esperanza en una patria que ha sufrido demasiado. Generación del rescate, como las generaciones del 28 y del 58 en las dos mitades del siglo pasado. Nace con características parecidas a aquellas que Pío Gil intuyó en sus reflexiones de exilado por la barbarie al dedicar sus páginas tristes "a los puros e incontaminados, el saludo de los que quizás no vivirán para verlos, pero que sí supieron presentirlos".

Audaz y valiente

Esta muchachada, audaz y valiente, será motor fundamental del rescate definitivo de la tragedia venezolana. Tienen actitud crítica frente al pasado y el presente, sentido solidario y plural y, además, conciencia de protagonistas. Todo ello enmarcado dentro de una vocación libertadora que los une en la batalla. Muy pronto verá la cristalización de su esfuerzo. Para ello es necesario que nosotros, quienes integramos las generaciones precedentes de cualquier signo ideológico o existencial, les abramos paso, desbrocemos el camino y al darles todo nuestro apoyo, renunciemos a cualquier tentación protagónica que pueda contaminar, desviar o retrasar la imponente marcha en pleno desarrollo.

Esto no significa que abandonemos la lucha. Todo lo contrario, pero de lo que se trata es de darlo todo por y para ellos pensando en Venezuela.

Las generaciones anteriores somos grandes deudores de la historia contemporánea. La mejor forma de cancelar esas obligaciones es impulsando con todas nuestras fuerzas a quienes salen al rescate de la libertad y la democracia. Dejemos a Chávez rumiando su fracaso en las sombras y nuestros egos y ambiciones en el pasado.

Oswaldo Álvarez Paz

El Universal

oalvarez@telcel.net.ve

Publicar un comentario