14 junio 2007

Una advertencia

No voy a llover sobre mojado. Apenas un ¡hurra! por los estudiantes que para cuando esto salga estarán debatiendo en las calles, en las universidades, por los medios de comunicación; siguiendo lo que empezaron con ingenio, valentía y prudencia. Los dones de Perseo para derrotar a Medusa.

Que los mayores no perdamos los logros que ellos alcanzaron.

Primero, la esperanza. Con esa movilización de jóvenes sabemos que ya no es posible el proceso de ideologización nacional pretendido por el régimen. Ahora sabemos que hay conciencia democrática suficiente como para resistir el dominio monolítico del totalitarismo. Sí, estamos salvados: Esos chicos nos han devuelto el futuro.

Segundo, la liberación, pues han librado por todos. Ese gesto, ese desvestimiento de la franela roja, se convertirá en el símbolo de la pluralidad y el carácter libertario de los venezolanos; sentir que un grupo de resentidos ya no podrá quitarnos.

Tercero, la dignidad nacional. No hemos fracasado, hemos perdido batallas pero hemos logrado pasar la antorcha de la libertad. Son nuestros hijos y han hecho buen uso de las lecciones que les dimos.

La renovación de las fuerzas, pues ahora nos toca a los adultos protegerlos de los zarpazos de la bestia herida y de las maquinaciones del mal que no descansará intentando diluir la fuerza estudiantil como diluyó la de las ONG´s y ciudadanía que empezamos esta lucha.

Sí: Que los jóvenes prosigan sus tareas de formación política ciudadana; que continúen llenando nuestras almas de la fuerza, la frescura y el ingenio que los lleva.

Y que los mayores no descarguemos nuestros fardos sobre sus hombros. Que la lisonja no les despierte la vanidad; que la fama no los haga olvidar sus ideales; que la manipulación política no les quite la frescura y la independencia; que el interés no les despierte la ambición, más que para competir por propio esfuerzo y tender a la excelencia.

Que nadie se duerma en los logros. Que la batalla por la libertad no termina nunca.

Ruth Capriles
El Universal

Publicar un comentario