13 junio 2007

Venezuela entre los que menos combaten el tráfico de personas

Venezuela figura entre los 16 países con peor desempeño en el tráfico de personas o la explotación laboral, según el informe anual que publicó ayer el Departamento de Estado de Estados Unidos y que evaluó a 164 países.

Venezuela y Cuba pertenecen al grupo de países que, según el Gobierno norteamericano, sus autoridades no cumplen plenamente con las normas requeridas para combatir estos delitos y podrían ser objeto de algunas sanciones.

Según el informe, Venezuela "es fuente, sitio de tránsito y país de destino para mujeres y niños, quienes son traficados con el propósito de explotación sexual y trabajo forzado".

Indica que "mujeres y niños de Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, República Dominicana y China son traficados para y a través de Venezuela" y añade que en el país se "ha traficado internamente y hacia Europa occidental, particularmente hacia España y Holanda".

Además, señala que "Venezuela es un país de tránsito para emigrantes indocumentados de otros países, especialmente de Perú, Colombia y de naciones asiáticas".

Al presentar su informe, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, dijo que Estados Unidos "no sólo mantiene su compromiso de combatir el tráfico de personas, sino que se esforzará para que sea abolida esta forma moderna de esclavitud, este comercio global de esclavos".

Pocos esfuerzos

El Departamento de Estado argumentó en el caso venezolano, que el Gobierno "no cumple con los estándares mínimos para la eliminación del tráfico de personas y no ha hecho esfuerzos suficientes para ello".

Señala el informe la existencia de vacíos legales que obstaculizan la lucha contra ese delito. "Venezuela no prohíbe todas las formas de tráfico de personas", indica, y señala que a través de varias provisiones en su código legal, sólo se "criminaliza algunas formas de trabajo y tráfico sexual".

Al respecto, el vicepresidente de la Comisión Permanente de Política Interior, Justicia, Derechos Humanos y Garantías Constitucionales de la Asamblea Nacional, diputado Juan José Molina (Podemos) reconoció que la legislación venezolana no está lo suficientemente actualizada para hacer frente a algunos delitos que han surgido.

Refirió, a manera de ejemplo, lo referente al uso de Internet para la explotación sexual, que no está penado por la ley. En ese sentido destacó, que luego de que sea aprobada la Ley de Policía Nacional y la Ley contra el Secuestro, el Parlamento debe avocarse a una reforma del Código Penal venezolano.

Publicar un comentario