01 julio 2007

Días horríbilis

Ni siquiera con su huida a Rusia (después de la pitada con sordina en la inauguración de la Copa América, a despecho de la ola roja financiada por el Gobierno) pudo poner fin al mes horríbilis que le cayó encima con el cierre de RCTV. Ese fatídico 28 nada tuvo que ver con aquel otro 28, 28, 28..., eslabón de la cadena inacabable de marramuncias aplicadas por los CNE rojitos para posponer elecciones o ganarlas con malabarismos cibernéticos. El 28M Chávez se mostró ante el mundo como el caudillo dictatorial que contraría las demandas masivas del pueblo y se mete en... el bolsillo todos los convenios internacionales sobre derechos humanos y civiles.

Con una arrogancia sin límites y convencido del supuesto control afectivo sobre los más necesitados, Chávez y su ya inútil sala situacional cubana no supieron calcular las demoledoras reacciones internas y externas ante el arbitrario cierre de un canal de TV tan intensamente imbricado con la historia y las emociones de los venezolanos.

Partiendo de las mal digeridas paparruchas marxistas sobre los "aparatos ideológicos de Estado", Chávez pensó que bastaba el discurso número 7 mil contra el "golpismo" de los medios y el 4 mil contra el "oligarca" Granier, para que los cerros bajasen gritando " ¡!Viva la nueva TVes! ¡Socialismo, patria o muerte!". Pero nada de eso ocurrió. En los cerros cientos de miles siguen llorando el cierre de RCTV y no pocos acuden a los escasos medios que aún no están bajo el control gubernamental, para increpar a Chávez y decirle que él no puede ordenar qué canales o qué programas debe ver el pueblo. Añaden que con el cierre de RCTV los más perjudicados son los pobres porque no pueden pagar la TV por cable.

Otro mazazo al ego presidencial han sido los miles de estudiantes volcados en las calles reclamando pacíficamente respeto a los derechos civiles, vulnerados con el cierre de RCTV y las amenazas a otros medios. A los estudiantes se unieron los periodistas, actores, múltiples gremios y, a juzgar por la composición de la multitudinaria marcha de este 27 de junio (a diferencia de la pobre concentración chavista), muchos habitantes de los barrios bajaron para renovar su protesta al cumplirse un mes del cierre de RCTV. Tan preocupado está Chávez que llamó desde Rusia para "lamentar" que los periodistas marchemos en defensa de un medio capitalista. ¡ Pobrecito! ¿A quién cree convencer con sus desgastados skechts? El pueblo aprendió aquello de "el que tenga ojos que vea" y ve que los capitalistas de nuevo cuño (los que van con Audis y Hummers y se mudan para el este) son los verdaderos enemigos de los pobres, porque se enriquecen con dineros del Estado esquilmados a la salud y educación públicas, a la seguridad personal inexistente, a los programas sociales y a la construcción de viviendas (el ministro de Hábitat reconoció que la corrupción es la causa de las pocas viviendas construidas).

Los efectos horríbilis siguieron en Rusia, cuando la mayoría de Putin en la duma votó en contra (322) de que Chávez hablase en el salón central del Parlamento, como quería el Partido Comunista ruso. Aunque el visitante llegó fustigando a EEUU con la idea de que Rusia se aliase en un bloque antiyanqui (por el reciente disenso de Putin con Bush, ya subsanado) Chávez tuvo que finalizar antes su visita a Moscú porque su anfitrión partía para EEUU a reunirse con el "diablo" Bush. Tan claro está Putin, que su declaración a los medios definió la visita del venezolano como de "negocios" (compra de armas y submarinos). Además de reunirse con el tirano Lukashenko en Bielorrusia (vetado por la UE) Chávez viajará a Irán en plena revuelta ciudadana por el grave racionamiento de gasolina, a pesar de ser país petrolero (han sido incendiadas varias gasolineras y los iraníes quieren linchar al pana Ahmadinejad). Mientras tanto el canciller Amorin de Brasil anuncia que Chávez no podrá entrar a Mercosur si antes no se retracta de las ofensas contra los senadores cariocas. La pava persigue al personaje: este jueves los diputados de Brasil acordaron posponer la votación de un acuerdo sobre doble tributación con Venezuela, debido a esas ofensas. Y todavía hay más: su carísimo amigo Ramonet ya le habrá dicho que en la edición del 27-06-07, el influyente diario parisino Le Monde publicó un reportaje sobre las numerosas propiedades estilo Falcon Crest y la vida supercapitalista de la familia real barinesa.

Las encuestas dicen todo lo demás: los barrios perdieron la fe en el instigador de una guerra constante y ahora buscan la reconciliación de la que hablan los estudiantes y los millones de ciudadanos, hartos de que Chávez gaste $ miles de millones en juguetes bélicos por su obsesión contra el Imperio, mientras 16 mil venezolanos mueren anualmente a manos del hampa.




Publicar un comentario