18 julio 2007

El verdadero genio del proceso

El genio creativo de la revolución, ese personaje anónimo encargado de pensar, diseñar y moldear las grandes ideas del proceso, dio a luz otra de sus inigualables ocurrencias: el Gobierno levantará casas de plástico para las comunidades indígenas. Las casitas de Barbie y Ken, finalmente, encontraron acomodo más allá del neoliberalismo salvaje para asumir el papel histórico que les corresponde en el Socialismo del Siglo XXI, que no es otro que el de churuatas multifamiliares industrializadas.

Ese séptimo motor escondido, verdadero baluarte del heroico proceso del cambio es, después del líder fundamental, el individuo más importante en el poder. El inventor de cuentos de camino, no ha descansado en nueve años. Aún sus más duros críticos, tanto de la oposición como del rojismo militar, no dejan de reconocer sus aciertos.

En su hoja de servicios se cuenta, modestamente, una enorme lista de aportes que deja patuleco a cualquiera de los logros de los más importantes creativos de la era adecopeyana.

Los cultivos organopónicos, los gallineros verticales, la ruta de la empanada, la hamburguesa popular, el gasoducto del Sur, el plan de construcción habitacional Avispa, el saneamiento del Guaire, el parque acuático de La Carlota, el Eje de desarrollo Apure-Orinoco, el sistema de espionaje bidireccional por televisión satelital, la disminución de la delincuencia, la guerra asimétrica, la invasión imperialista, el ataque de los paracachitos, el bolívar fuerte, la reforma constitucional encaletada, el magnicidio indefinido y continuo, el ALBA, las marchas rojas millonarias, el servicio público de Tves, la lucha a muerte contra la corrupción, los números del BCV y del INE, la consigna electoral del por amor, Venezuela ahora es de todos, ser rico es malo, dejar los peroles que sobren en la plaza Bolívar para ser aceptado en el partido único, el Central Azucarero de Sabaneta, los Saraos, los Saraitos, el socialismo a lo barinés, los testigos de la fiscalía, la reforma del Poder Judicial, el Poder Moral, la independencia de poderes, la revolución pacífica, participativa y democrática, el pleno abastecimiento alimentario, el desarrollo endógeno, la importación desde Cuba de la palabra mágica "lacayo", el mejor sistema electoral del mundo, la mejor Constitución del mundo, la regaladera de plata y que solidaria, las 22 refinerías prometidas en todo el planeta, aumentos del mínimo salarial de mayo de cada año, la superproducción de Pdvsa, los bombillos azules cubanos, las computadoras chinas, el control de la inflación, el cero analfabetismo, la dignificación de Vargas, la autodeterminación de los pueblos, la democracia perfecta del castrismo, la universidad en Miraflores, el tren a La Guaira, el fin de la matraca en la Onidex, Miquilena es como un padre, el adecentamiento de las cárceles...

Es un genio. No hay duda.

Publicar un comentario