14 julio 2007

Juristas afirman que reelección indefinida y continua es lo mismo

De "mero eufemismo" y "cambio de palabra" calificó el ex decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Pedro Guevara, la sustitución del término reelección indefinida por continua que se pretende incorporar a la Constitución de 1999, por medio de una reforma.

"Simplemente cambiaron una palabra que tiene una connotación peyorativa y negativa en la opinión pública. Se trata de utilizar otra palabra, pero el contenido es el mismo en cuanto a la supresión del principio fundamental del gobierno alternativo que está contemplado en la Constitución. Es un simple cambio de palabra, pero no cambia el fondo del asunto. Hablar de continuada, indefinida o ilimitada es igual, pues todo eso modifica el principio constitucional del gobierno alternativo", advirtió el especialista, quien agregó que la única vía legal para poder incorporar este planteamiento es la Constituyente no la reforma.

En similares términos se pronunció el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Metropolitana, Rogelio Pérez Perdomo, al ser entrevistado por la televisora Globovisión.

Entretanto, Guevara, quien forma parte de la Comisión de la UCV que está estudiando las modificaciones que el oficialista desea hacerle al texto fundamental, alertó que, de incluirse esta propuesta, Venezuela sería el único país en el hemisferio que no establece límites al tiempo que una persona puede ocupar la primera magistratura.

"Todas las naciones de nuestro continente y del mundo democrático han establecido unos topes al período que un ciudadano puede ocupar un cargo de elección popular. En algunos se autoriza una reelección y en otros ni siquiera eso", precisó.

Al ser interrogado sobre las razones para esta situación, el jurista señaló: "Establecer la reelección indefinida representa un serio peligro para la democracia, porque el régimen presidencialista le da mucho poder al jefe del Estado y podría terminar perpetuándose. La única manera de evitar esta situación es estableciendo límites a los mandatos, para así garantizar que el ejercicio del Gobierno sea alternativo".

Además de los argumentos jurídicos y políticos, Guevara esgrimió la propia personalidad del actual mandatario para rechazar la propuesta.

"El presidente Chávez es una persona que, por su naturaleza y manera de entender la política, es centralista, no cree en la autonomía ni en el diálogo ni el pluralismo, lo que obviamente hace más peligroso que se le permita postularse a la Presidencia cuántas veces", remató.

Publicar un comentario