13 julio 2007

La revolución de los alacranes

Lo dijo el Gral. Muller Rojas, ex jefe del Estado Mayor Presidencial (retirado, reincorporado y vuelto a retirar) en entrevista con Sara Carolina Díaz: ..."Estimo yo que el presidente Chávez está sentado en un nido de alacranes". Y agrega: ..."Los alacranes pican y a veces matan."... (EU, 08/07/07, p.1-4). Y esto recuerda lo que pide el poeta a la más antigua de su familia: ¡mata el alacrán, abuelita, mátalo con una escopeta, y si no revienta el cartucho, mátalo con tu chancleta!

Y esto deja atrás lo que el mismo Muller le comenta a Paula Ramón: (UN, 30/06/07, p.23): Chávez cuenta con ..."un entorno que a veces suele comportarse como lo describiría Pío Gil cuando hablaba de Cipriano Castro y los aduladores"... Porque la adulación no mata y es más bien festejada por todas partes. Pero aquí eso ya pasó y el gobierno se convirtió en un nido de alacranes. La pregunta es elemental: ¿podrá sobrevivir?

La respuesta es afirmativa. Porque no es suficiente con la creación de las condiciones del desmoronamiento de un régimen como el vigente. Si no existen fuerzas contrarias capaces de sustituir las establecidas, la descomposición se mantiene por los medios que es capaz de generar en el marco de la perversión-putrefacción.

Este régimen no cuenta entonces con una base de sustentación distinta a la que puede pagarse para la compraventa de voluntades que le den apoyo incondicional. Aquí se incluye el servicio-beneficio que se obtiene de "las oposiciones" sin cuya complicidad e incompetencia habría sido muy difícil que esta "revolución", ahora amenazada por la furia de los alacranes, hubiese podido mantenerse.

El desastre establecido hasta hoy por este régimen comporta un expediente muy difícil de superar: déficit presupuestario superior a los 7 billones, inflación alrededor del 20%. La devaluación se ve venir de manera inexorable. La reforma monetaria puede venir acompañada de esa medida. Ese será "el corralito venezolano".

Producción petrolera en baja y una crisis indetenible en PDVSA, que se junta a una inversión internacional para la compra de apoyo destinado a la fabricación de un frente capaz de acabar con "el imperio".

En lo político no puede ser más calamitoso el cuadro para el GP y sus alacranes. A pesar de seguir avanzando en la imposición de su reforma constitucional, su reelección indefinida y su partido único, se mete en problemas de significación cuando elimina la señal de RCTV. Renace algo que estaba materialmente fuera de juego: la protesta estudiantil que adquiere un gran espacio a nivel social y que sirve para dar la medida del descontento que se vuelve cuestionamiento del régimen vigente, por considerarlo usurpador, autoritario y contrario a los procedimientos democráticos.

El movimiento mueve las propias bases del aparato político gubernamental que entiende como necesario salir en defensa de sus muchachos. Es la primera vez en mucho tiempo que el régimen se pone a la defensiva. Y esta situación a la vez aumenta los problemas a lo interno. Los grupos de alacranes se echan las culpas los unos a los otros.

Y esta situación repercute de manera sensible a nivel de la FAN que es objeto de la mayor penetración política. Porque ahora se considera que la institución debe actuar abiertamente a favor de la "revolución". El objetivo es lograr su destrucción como entidad de un Estado burgués-explotador para pasar a ser unas milicias del pueblo en armas.

Para esto se pone en práctica un plan de grandes inversiones destinadas a profundizar la compraventa de servicios militares para "el proceso". Porque se entiende como muy difícil lograr la militancia de los miembros de la institución en un proyecto que históricamente adversa.

Instar a los militares a luchar a favor de una revolución socialista venecubana es inconcebible en una institución esencialmente anticomunista. En Cuba se pasa de las FA batisteras a las revolucionarias pero se mantiene la entidad del privilegio y los grados que apuntan hacia las respectivas cúpulas.

No es verdad entonces que la oficialidad venezolana se pasó al socialismo-comunismo, profesa el marxismo-leninismo, milita en células, cumple tareas de "camarada" y que esté dispuesto a hacer suyo el lema: patria, socialismo o muerte.


En este sentido, hay quienes asumen el conocido lema en términos de auténticos mercenarios. Pero también quienes lo utilizan para encubrir su verdadero pensamiento, que sigue siendo democrático

Lo dijimos en trabajos anteriores. El affaire Muller/Chávez fue montado por el jefe del circo con la intención de confundir el panorama y avanzar en este escenario con los planes previamente establecidos: politizar, ideologizar y partidizar cada vez más una institución que al decir de la Constitución vigente tiene un componente profesional que está llamado a cumplir con la defensa integral de la patria. Hoy esto se pone de lado y la institución pasa a ser la defensora de un programa politiquero y fracasado.

En este caso, la llamada construcción del socialismo se hace a partir de motores, empresas, misiones que cuentan con los más altos recursos petroleros de la historia de este ex país. Se trataría de montar el socialismo de un Estado petrodolarizado, como unidad geopolítica y económica que sirva de base a una llamada multipolaridad cada vez más exigua.

A esta hora el bloque se reduce a Irán-Venecuba con aliados circunstanciales y bien pagados como es el caso de Bolivia, Nicaragua o Ecuador. Es el ALBA más Irán quienes irían hacia la gran guerra asimétrica que le pondría fin al "imperio".

Un proyecto sin base-fundamento que sólo le puede servir a Irán y que hunde a este ex país en sus más profundas miserias acompañadas de soledad y aislamiento. Por eso hemos dicho y mantenemos que vamos hacia las más difíciles situaciones.

Si se junta el componente nacional de confrontación, de guerra civil no declarada y sin armas, como señalaba Elizabeth Burgos este lunes en la Cátedra "Pío Tamayo", a ese aislamiento internacional que lleve a ubicar cualquier posible defensa en las manos de Irán, a su vez aislado mundialmente, se podrá comprender que la suerte de está ex patria está hoy en el camino inexorable de la muerte que depara el fracasado socialismo o el socialismo pasado por el fundamentalismo.

¿Y cómo se compadece todo esto con el marxismo-leninismo? ¿Con el proyecto de la revolución mundial del proletariado?

Cuando Muller Rojas se queja de la suerte que ha corrido hace señalamientos que permiten apreciar el nivel de descomposición que tenemos por delante. El nido de los alacranes contempla los esfuerzos desesperados del "jefe único" de mantener su gastado liderazgo a través de un partido único que reúna y potencie todas las ambiciones.

Allí la derecha cocina a diario el chavismo sin Chávez porque dice entender que aquí no tiene asidero una hegemonía indefinida inscrita en el vacío del socialismo-comunismo.

Muller, quien se define como socialista, dice haber salido en defensa de su jefe, de la política y el partido en el seno de la FAN y contra los planes que tienen los alacranes para liquidarlo. Pero el GP no se dio o no quiso darse cuenta de sus servicios y después de utilizarlo lo dejó como un jarrón chino: "Sorprende que me despidieran siendo el hombre que le ponía la música a la letra. Sin buena música la letra no suena igual".

Hoy el jefe único avanza en plan de vencedor hacia una situación que podría acentuar su progresiva quiebra. Su nuevo Min. Defensa viene a cumplir labores de mayor radicalización, para enfrentar al enemigo externo (imperio) y al interno que ha armado no sólo un nido sino un gobierno de alacranes que ya no tiran a picar sino, como mínimo, a matar "la revolución". Y ya sin la música de Muller ¡tendrá el GP que buscar la chancleta de su abuelita!

Agustin Blanco Muñoz
El Universal
abm333@gmail.com
Publicar un comentario