14 julio 2007

"¡No a la reforma!, que siga vigente la Constitución del 99"

El secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, mostró su sorpresa por el hecho de que la presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, haya resultado ser "una erudita lexicológica" al comentar el cambio de figura de reelección presidencial "indefinida" por "continua". No dudó Ramos en calificar el cambio de término como "una añagaza, un ardid", porque "permanente, perpetua o continua es exactamente lo mismo: de lo qué se trata es de que Chávez se pueda reelegir cuantas veces quiera".

Ramos encabezó ayer, junto con las autoridades partidistas nacionales y regionales, un encuentro de secretarios generales y de organización de todo el país, donde se discutió la estrategia del partido en el plazo inmediato ante la reforma constitucional. La posición de AD es no caer en la trampa de discutir ningún aspecto de los que proponga el Gobierno y exigir el cumplimiento de la Constitución de 1999.

"Aquí no podemos entrar a discutir si la Asamblea Nacional es o no competente, o atender a esos ejercicios de dibujo libre de algunos sectores de la oposición para ver si lo que procede es una constituyente o si la propia AN la puede reformar o hacer contraposiciones. ¡Nada de eso! Esta es una reforma que se va a presentar para que el Presidente pueda consumar su proyecto totalitario para acabar con las libertades democráticas y frente a eso no puede haber sino una sola respuesta: ¡No a la reforma!, que siga vigente la Constitución de 1999".

Alertó que la oferta de Flores de llevar a consideración de los ciudadanos en el referendo aprobatorio temas como la legalización del aborto o del matrimonio homosexual, "son condimentos que Chávez pretende echar en la olla para que la gente no perciba el sabor de fondo de esta reforma, que es su propia reelección hasta que a él le dé la gana".

"Con el ardid de los derechos sociales y económicos, que son una especie de carta al Niño Jesús y que no pasan de ser letra muerta, hubo gente que de buena fe creyó que la de 1999 era una buena Constitución. Seguramente en este otro proyecto el Gobierno meterá cosas que sean un gancho para que la gente vaya a votar, pero en el fondo lo que le interesa al Presidente es que la gente, unos para aprobar alguna idea y otros para derrotarla, vayan a llevar agua a su molino y que Chávez se reelija".

Dijo Ramos que se han dado pasos en el sentido de coordinar con los partidos de oposición y otras organizaciones una estrategia común para impedir el avance de la reforma.

Destacó que no hay condiciones para auscultar con objetividad la voluntad popular, de modo que el argumento de que el voto legitima no es válido. "Robert Mugabe tiene allá en su pobre país (Zimbabue) yo no sé cuántos años ganando elecciones, igual que Fidel Castro. De lo que se trata es de poner en la Constitución la alternabilidad como un principio obligatorio para la sobrevivencia de la democracia".

Publicar un comentario