29 julio 2007

“¿Qué es el socialismo?”

Corrían los años cincuenta cuando Kolakoswski —quien además de ser obviamente polaco tal vez sea uno de los filósofos más grandes del siglo XX— escribió su definición de socialismo. El texto fue censurado por el gobierno polaco de entonces.

“¿Qué es el socialismo?” Por Leszek Kolakowski.


Vamos a decirles lo que es el socialismo. Pero antes tenemos que decirles lo que no es el socialismo. Sobre este tema solíamos tener una idea muy diferente de la que ahora tenemos.


Y bien, el socialismo NO es:

  • Una sociedad cuyos dirigentes se nombran a sí mismos en sus puestos.
  • Un Estado que desea que todos sus ciudadanos tengan la misma opinión en filosofía, política exterior, economía, literatura y moral.
  • Un Estado cuyos ciudadanos no pueden leer las más grandes obras de la literatura contemporánea, ni ver las grandes obras de la pintura contemporánea ni escuchar las grandes obras de la música contemporánea.
  • Un Estado cuyo gobierno define los derechos de sus ciudadanos pero cuyos ciudadanos no definen los derechos del gobierno.
  • Un Estado en el cual el resultado de las elecciones es siempre predecible.
  • Un Estado siempre orgulloso de sí mismo.
  • Un Estado cuyos vecinos maldicen la geografía.
  • Un Estado que quisiera ver cómo su ministro de relaciones exteriores dicta la opinión política de toda la humanidad.
  • Un Estado que distingue difícilmente entre una revolución social y una invasión armada.
  • Un Estado en el que los trabajadores no tienen influencia alguna en el gobierno.
  • Un Estado en el que el número de funcionarios aumenta más rápidamente que el número de trabajadores.
  • Un Estado en el que algunos miembros de la población reciben salarios cuarenta veces más altos que los demás.
  • Un Estado que produce excelentes aviones de guerra y pésimos zapatos.
  • Un Estado en el que diez personas viven en un solo cuarto.
  • Un Estado en el que se está obligado a recurrir a la mentira.
  • Un Estado en el que se vive obligado a robar.
  • Un Estado en el que los perezosos viven mejor que los esforzados.
  • Una sociedad en la que alguien puede vivir desdichado por el hecho de ser judío y otro puede sentirse afortunado de no serlo.
  • Un Estado en el que los militantes racistas gozan de una total libertad.
  • Una sociedad que es la tristeza misma.
  • Una sociedad de castas.
  • Un Estado en el que existe el trabajo forzado.
  • Un Estado en el que existen los vínculos feudales.
  • Un Estado que tiene dificultades para establecer la diferencia entre reducir a alguien a la esclavitud y liberarlo.

Hasta aquí la primera parte que explica todo lo que el socialismo no es. Pero ahora, atención, vamos a decirles todo lo que el socialismo Sí es:

  • Y bien, el socialismo es una cosa muy buena.”
Publicar un comentario