07 agosto 2007

Aseguran que costos y daños obligaron a toma del Coromoto

Maracaibo.- A partir del día de ayer, Pdvsa asumió de manera definitiva el control administrativo del hospital Coromoto, de Maracaibo, luego de 10 años bajo las riendas de una empresa privada (GSS), para integrarla a la Misión Barrio Adentro III.

En un comunicado de prensa, la Gerencia de la estatal petrolera en Occidente, indicó que "en 1997, producto de la política capitalista de la vieja Pdvsa, se entregó la administración a un operador privado y con fines de lucro. Esa concesión lo convirtió en un centro de salud donde, a pesar de que se cobraba por la atención médica, no había un plan de mantenimiento para seguir optimizando el servicio, deteriorando así la infraestructura y ocasionado obsolescencia en los equipos médicos"

Acotaron en el oficio que "esa falta de conservación del hospital, los altos niveles de gastos y el modelo privatizador, llevaron a la estatal a no renovar la concesión. Según lo establecido en ese contrato de servicios médicos, es potestad de Pdvsa renovarlo o no".

Indicaron que, tras esta decisión, se realizó un diagnóstico de toda la infraestructura, "encontrándose fallas en sistemas como aires acondicionados, ascensores, calderas, lavandería, emergencia, vialidad, áreas verdes, insumo y la plataforma tecnológica.

Publicar un comentario