22 agosto 2007

Caso del Maletín. Recopilación (13)

Ya se está acabando la fiebre...

Revisan datos migratorios de pasajeros en caso de la maleta


Fuentes cercanas a la investigación en Argentina revelan que se realiza una revisión pormenorizada de los viajes hechos por los 8 pasajeros del vuelo donde viajó el empresario Guido Antonini Wilson y en el que se le decomisó casi 800 mil dólares el pasado 4 de agosto.

Según reseñan diferentes medios argentinos, Claudio Uberti, ex director del Órgano de Control de Concesiones Viales de Argentina, y quien fue destituido por el escándalo, salió de Argentina 27 veces en 12 meses, de las cuales en 6 lo hizo a Venezuela. No obstante, las investigaciones señalan que a Caracas fue en más ocasiones, pero volando desde Bolivia.

En el caso de Antonini Wilson, éste ingresó en al menos 5 oportunidades a Argentina procedente de Uruguay o de Venezuela, durante los últimos 18 meses, ingresando como venezolano y saliendo como estadounidense, desconociéndose cómo es que se lo ha permitido la Dirección Nacional de Migraciones. No obstante, otras fuentes indican que ingresó a Buenos Aires al menos 12 veces en 2007.

Por su parte, Victoria Carolina Bereziuk, quien renunció cuando dimitió Claudio Uberti, registra 11 vuelos al exterior en los últimos 12 meses. Llama la atención la cantidad de viajes para una persona que ostenta el cargo de secretaria ejecutiva.

Sin embargo, personas relacionadas con el Órgano de Concesiones Viales aseguran que "Uberti estaba rodeado de secretarias, las llamadas mujeres de su staff, pero quien era la secretaria estrella era Bereziuk, la más influyente".

Afirman que Bereziuk "es una llave importante para que los jueces puedan desentrañar las pistas del dinero".

La secretaria hizo el viaje de ida y vuelta -Buenos Aires-Caracas-Buenos Aires-. Llama la atención que una simple secretaria haya realizado tantos vuelos como los que hizo Bereziuk y, además, que se haya ido junto con su "aparente jefe directo", Claudio Uberti.

La mayoría de los vuelos en que Bereziuk viajó al exterior lo hizo en aviones privados alquilados por el Gobierno y estos vuelos eran mayoritariamente a Venezuela y a Bolivia.

En el site del diario Perfil de Argentina se reseña que Bereziuk "repetía que tenía el celular del presidente de la petrolera estatal venezolana, Rafael Ramírez, y que hablaba con él cada vez que quería".

Daniel Uzcátegui Specht visitó en al menos cinco oportunidades la capital argentina.

Hasta ahora no se ha revelado el destino de los otros acompañantes.

Canciller defiende a Chávez

Para el canciller Nicolás Maduro, el escándalo surgido por el decomiso de 800 mil dólares evidencia "un manifiesto interés de algunos medios de comunicación de utilizar políticamente este hecho, para tratar de fabricar un caso, en donde pretenden asesinar moral y políticamente al presidente Hugo Chávez, al presidente Néstor Kirchner y a nuestros gobiernos".



El Universal

Ese maldito maletín

No es descabellado pensar que en pocas horas el "caso del maletín" con los 800 mil dólares incautados por aduaneros argentinos a un ciudadano venezolano, comience a perder fuerza. En eso de esconder los trapos sucios los líderes del neoprogresismo, y en particular Néstor Kirchner y Chávez, son especialistas. De cualquier forma esta vez ambos jefes de Estado, un poco a regañadientes y desoyendo los mandatos bíblicos, recurrieron a las ofrendas humanas: como consecuencia del escándalo debieron renunciar dos altos funcionarios que cumplían tareas clave en las relaciones argentino-venezolanas. Por los sureños le tocó a Claudio Uberti, titular del Órgano de Control de Concesiones Viales de Argentina, mano derecha del cuestionado ministro de Planificación, Julio De Vido, y quien, designado por éste, ha manejado desde el principio las negociaciones bilaterales entre los dos países. Uberti, a quien ya se había vinculado a otros casos de corrupción, debió renunciar.

El aporte venezolano se demoró un poco más, pero al final hubo que ceder a las presiones de los argentinos y quien tuvo que renunciar fue Diego Uzcátegui Matheus, director gerente de la Oficina de la Presidencia de PDVSA y presidente de PDVSA Argentina y también padre de Daniel Uzcátegui Spetch, que fue quien le consiguió un sitio en el avión al ciudadano venezolano Alejandro Guido Antonini Wilson, quien asumió como dueño del maletín con los billetes. El avión, como es sabido, había sido contratado por la empresa oficial argentina Enarsa y en él viajaban siete altos funcionarios, tres argentinos y cuatro venezolanos, entre ellos Uberti y Daniel Uzcátegui, todos con pasaporte oficial y cuyas maletas no fueron revisadas, más Antonini, con pasaportes venezolano y estadounidense, pero no oficiales, y que fue revisado.

Puede entonces que el tema termine ahí. Mientras, el gobierno uruguayo se hace el desentendido y pone cara de "yo no fui", a la espera de que amaine la arremetida de los argentinos que insisten públicamente con que el dinero que traía Antonini venía para Uruguay e incluso reclaman que así lo sea confirmado por Venezuela. Antonini en los últimos 18 meses viajó seis veces a Montevideo, se sabe que tuvo contacto con autoridades y funcionarios uruguayos y que está vinculado a negocios existentes entre los dos países.

Dicen que en Miraflores igual no dan crédito. Y no es para menos: se gastaron cientos de millones en la breve gira por el Sur y todo se viene abajo por un mísero puñado de 800 mil dólares.

Es que por más que el tema se diluya, el insuceso puso el dedo en dos llagas: una, el tema de la corrupción en Venezuela, la falta total de control y de transparencia en el manejo que se da a los dineros que por montones genera el petróleo, la compra de "adhesiones" a nivel regional e internacional, y el porqué de la floreciente "boligarquía" que conforman los que apoyan, los que rodean y los que sostienen a Chávez.

La segunda, el descrédito para las acusaciones al imperialismo y las denuncias de conspiraciones y complots mediáticos impulsados por la derecha y Estados Unidos a que recurren continuamente Chávez y sus amanuenses y repiten sin cesar sus voceros financiados y esparcidos por todos lados.

Igual hacen como que no se dan cuenta: al canciller venezolano, Nicolás Maduro le "sorprende" que se haga tanto escándalo por algo que ocurre todos los días en los aeropuertos del mundo (¿serán tantos los maletines con dólares que ciudadanos venezolanos cercanos al gobierno de Chávez andan paseando por el mundo, como dice el canciller?). Para el jefe diplomático el problema es que hay quienes están nerviosos por el "liderazgo" de su supremo, y en este caso particular reveló que se trató de "una emboscada mediática para desacreditar a Chávez, a la candidatura de Cristina Kirchner y al paladín de la lucha anticorrupción que es el presidente Néstor Kirchner".

¿Cómo nadie se había dado cuenta? Se caía de "maduro": todo fue parte de una conspiración en la que estaban involucrados los funcionarios de aduana y la Fiscal argentina que ha pedido a Interpol la captura del ciudadano venezolano que no tenía pasaporte oficial.

Danilo Arbilla
El Universal
srivero@busqueda.com.uy
Publicar un comentario