17 agosto 2007

Caso del Maletín. Recopilación (8)

Tribunal argentino ordena capturar a Antonini Wilson

Buenos Aires.- La aprehensión de Guido Antonini Wilson solicitó la juez argentina, Marta Novati, quien el miércoles asumió nuevamente el conocimiento de la causa relacionada con el intento del empresario venezo- lano-estadounidense de ingresar a Buenos Aires unos 800 mil dólares sin declararlos en la aduana.

La resolución de la magistrada se produjo en horas de la tarde de ayer, menos de 24 horas después de que la fiscal del caso, María Luz Rivas Diez, pidiera que se emitiera una orden de búsqueda y captura nacional e internacional, informó la agencia francesa AFP.

Una vez adoptada esta decisión, la juez debe remitir un oficio a Interpol, organismo que incorporará la petición a su base de datos y así todos los cuerpos policiales del mundo estarán notificados de que deben detener al solicitado.

Tan pronto Antonini sea aprehendido, deberá ser trasladado hasta Argentina, para ponerlo a disposición de la juez Novati y la fiscal Rivas.

Sin defensa

Por considerarlo un caso imposible de defender desde el punto de vista "técnico legal", el abogado argentino Héctor Vidal Albarracín renunció a representar al empresario, a quien las autoridades del país austral señalan de haber incurrido en un delito de contrabando y no descartan que forme parte de una red de lavado de dinero.

En un comunicado de prensa, el profesional del Derecho dijo además que desistió de defender a Antonini por no haber cumplido éste los "requisitos exigidos'' para asumir su representación, reseñó la agencia AP.

Vidal señaló que entre las obligaciones que le impuso el empresario figuraban "una propuesta con su firma certificada ante escribano público y legalizada ante el cónsul argentino en Miami, donde reside, tomar conocimiento de las actuaciones y su compromiso (de Antonini) de venir a la Argentina en el supuesto de que el juez de la causa lo cite''.

El abogado explicó que el martes le prometió a la fiscal argentina que investiga el caso de la maleta que Antonini se presentaría si era llamado a declarar, en la creencia de que era requerido por una infracción meramente aduanera.

La lista negra

El empresario venezolano-estadounidense no sólo dejó en el aeropuerto bonaerense Jorge Newbarry cerca de 800 mil dólares, sino también su tranquilidad financiera, pues desde el incidente registrado el pasado 4 de agosto sus cuentas y movimientos bancarios están siendo vigilados por el sistema financiero internacional.

Así lo aseguró el diario argentino La Nación, el cual afirmó que Antonini fue incorporado a la lista de "personas políticamente expuestas".

"El venezolano es considerado como uno de los testaferros de esos empresarios (Ricardo Fernández Barrueco, Carlos Kauffman y Franklin Durán) y el incidente de Buenos Aires podría ser la punta del iceberg, de algo más grande sobre lavado de dinero", aseveró Kenneth Rijock al matutino rioplatense, quien emitió la alerta sobre el "valijero" y sus socios que difundió World-Check, una firma que tiene una base de datos global sobre individuos de "alto riesgo".

"En este caso sospechamos que puede tratarse de lavado de dinero, más que de un soborno. No se suelen necesitar 12 viajes para pagar coimas", explicó Rijock, un ex lavador de dinero del narcotráfico que ahora ayuda a bancos y a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Recordó la estrecha relación que Fernández mantiene con el presidente Hugo Chávez y los antecedentes de Abad Air, empresa aérea del socio de Antonini, William Abad, a quien por cierto la Oficina Antidrogas de Estados Unidos le incautó de una aeronave.

Pdvsa sigue sin hablar

Pese a que el Gobierno argentino se atribuyó como victoria la salida de Diego Uzcátegui, director de la oficina de la presidencia de Pdvsa y padre de Daniel Uzcatégui, uno de los tripulantes del avión, la estatal petrolera sigue sin confirmarlo oficialmente.

Sin embargo, versiones extraoficiales apuntan a que la solicitud de Uzcátegui no fue de renuncia sino del beneficio de jubilación, lo cual estaría siendo considerado.

Por su parte, el jefe del gabinete del presidente Néstor Kirchner, Alberto Fernández, quien dio por sentada la veracidad de la información, señaló: "Esta renuncia es la prueba más contundente de que siempre dijimos la verdad".

Según reportó La Nación, para la Casa Rosada la salida de Uzcátegui pone el punto final al espinoso asunto que estuvo a punto de empañar las estrechas relaciones entre las administraciones de Kirchner y Hugo Chávez. "El tema con Venezuela está cerrado. La relación bilateral nunca estuvo en crisis", aseveró una fuente cercana al mandatario sureño al diario.



El maletín del proceso

Soy el hombre del maletín, he transportado dólares por todo el mundo, con todos los medios a mi alcance. Lo hago para contribuir con campañas alienantes al proceso; como también, para pasar el tiempo en mis ratos de ocio. Pero no pretendo incluirlo todo en esta especie de gratuita autoconfesión; sólo quiero embolsarme, a grandes rasgos, unos cuantos verdes del imperio.

Transporto en mi maletín de alta manufactura, de manera casual y casi con indiferencia, todo tipo de divisas. Acostumbro hacerlo de noche, cuando la luz seca de la luna enturbia la tranquilidad de los aeropuertos. Esta es una ventaja, pues facilita mis inclinaciones excesivamente depravadas. Viéndolo bien, en muchos casos no paso de ser un vulgar corrupto, y hasta hay momentos que siento como un cariño protector, hacia los dólares que tengo en mis manos, sobre las yemas de mis dedos.

Soy rico, muy rico y muy poderoso. Me gusta estar acompañado de personajes importantes abanderados del oro negro, y ocuparme de mis propias empresas que prosperaron gracias a la "ayudita revolucionaria". No busco nada, ni me hace falta nada. Me jacto de poder predecirme y de predecir a los que me rodean. No, no soy un babalao, ni pretendo poderes superiores a mi jefe revolucionario: ¡es que en torno a mí, gira un país silencioso que me detesta, pero me acepta!

Soy, ya lo dije, muy poderoso. Hacia mí vienen los petrodólares, por mi terrible poder de orientación corrompible. Yo no los busco, apenas si estoy conciente de su presencia. Ocurre a veces que, sin darme cuenta, paso de la contemplación al ensueño de las divisas. Nunca tengo prisa, aunque me hice rico muy de prisa y en mi vida revolucionaria he acumulado energías dolarizadas que cubren vastas extensiones de tierras, en las que caben innumerables y misericordiosos damnificados de la patria.

Ildebrando Portillo
Publicar un comentario