05 agosto 2007

Estadísticas del "socialismo petrolero"

No vamos a referirnos a las ficciones numéricas que el rojo-rojito Eljuri nos ofrece desde el destruido Instituto Nacional de Estadística (INE) que al igual que el contralor russián (con minúscula) están en cargos tan significativos, no para ofrecer las cifras reales sobre pobreza, desempleo y corrupción, sino para ocultarlas. Pero como la riqueza y el catarro son difíciles de esconder, quien dice riqueza en la boliburguesía dice corrupción y quien dice catarro po- dría decir también dengue, malaria, tuberculosis, lepra y otras enfermedades terribles de la pobreza que proliferan en pleno "socialismo petrolero",

Desde que el Padre Palmar y Leocenis García comenzaron a publicar los lapidarios informes del saqueo a Pdvsa con numerosos contratos sin licitación asignados a empresas de maletín a través de los cuales "la siembra petrolera" ha sido devorada por las langostas rojitas sin que hayan aparecido los taladros y, sobre todo, desde que el vicepresidente Vierma reconociera en la AN "la emergencia operacional de Pdvsa", los malabarismos propagandísticos de Chávez ya no ocultan la debacle.

Su irrestricto apoyo a Rafael Ramírez ("hay Ramírez pa' rato") devela la farsa oficial contra la corrupción. Hasta los chavistas dicen que Chávez no puede salir de Ramírez porque éste conoce los sórdidos secretos sobre el destino de los miles de millones de $ de Pdvsa nunca entregados al BCV. Divisas que habrían sido destinadas a subvertir el orden en varios países (uno de ellos, Perú) y a engrosar las arcas de gobiernos "amigos", como Argentina, Cuba (los chulos mayores), Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

Documentos revelados por el periodista José Suárez Núñez demuestran que Pdvsa mantiene cuentas en divisas no autorizadas legalmente para financiamientos externos ajenos al negocio petrolero en montos superiores ($ 25 mil millones) al de las reservas internacionales y que, según reafirma el economista José Guerra, muy pocas personas conocen de esos movimientos. La cronista lo ha dicho reiteradamente: Chávez propicia la corrupción como un mecanismo de dominación (particularmente con los militares). Lo que sí le importa y mucho, es que se divulgue documentadamente. Por eso quiere acabar con los medios libres y persigue a los periodistas críticos.

Millones de venezolanos están convencidos ahora de que, Pdvsa, lejos de ser del pueblo, ha sido asaltada por una camarilla sin escrúpulos que está en el poder. Los sindicalistas del chavismo declaran públicamente su desacuerdo con lo que ocurre en Pdvsa, saben que la ruina de la industria es riqueza mal habida para su directiva y ruina para sus trabajadores, quienes tienen su contrato vencido desde hace casi un año. En protesta similar están varios diputados chavistas, algunos de los cuales van a seguir adelante con sus denuncias en la Fiscalía sobre los hechos ilícitos en el otorgamiento de contratos y la compra de taladros chinos. Ya es imposible ocultar la responsabilidad de Chávez en la debacle técnica de Pdvsa a causa del despido de los 20 mil expertos petroleros, y de que la directiva encabezada por Ramírez es responsable del saqueo financiero de la industria a través de cientos de contratos dolosos. En Pdvsa Gas, se han entregado contratos a empresas no inscritas en la lista de proveedores, con sobreprecio escandaloso y pertenecientes a familiares de los otorgantes.

Con Chávez y sus " hay pa' rato" ha caído la producción en un millón de barriles y Pdvsa está endeudada en $ 17 mil millones; sus costos operativos se han multiplicado y si se incluye lo que ocurre en la Faja bien puede afirmarse que Pdvsa está en caída libre, como se desprende del riguroso informe del experto Ramón Espinasa. La Petroquímica es otra muestra trágica del "socialismo petrolero", que es como ahora Chávez denomina su Revolución, que tampoco es ya "Socialismo del Siglo XXI". La Petroquímica se asfixia sin gas y pretenden engañarnos con una urea que compra a Ucrania y triangula con Turquía. En este régimen de cómplices, el contralor se olvida de la danza milmillonaria de Pdvsa pero sí se ocupa de los robagallinas de las cooperativas y de los consejos comunales en desbandada.

El afecto popular al caudillo fue trastocándose en temor hábilmente manipulado por Chávez a través de la militarización extrema del país. Hoy surgen muestras de que el pueblo le está perdiendo el miedo. Cientos de vecinos del barrio Federico Quiroz trancaron las vías esta semana, mientras expresaban su negativa a ser desalojados y llevados a una imaginaria "ciudad socialista". Un aguerrido vecino gritó ante las cámaras de TV: "Mira Chávez , si tan buena te parece esa ciudad 'Camino de los Indios' nosotros te proponemos que tú te mudes para allá y nosotros nos mudamos para Miraflores". Elegante forma de decir ¡Chávez vete ya!

Publicar un comentario