22 agosto 2007

Recopilación Reforma Constitucional (7)


El Universal

"Creo a Chávez responsable y cómplice de la corrupción"


Con 88 años de edad, pero con el oído y la mente prestos a responder las preguntas que generó su exposición inicial de media hora, Luis Miquilena reivindicó como "uno de los actos más estelares" de su vida política, la redacción de la Constitución de 1999 que aprobó la Asamblea Nacional Constituyente que él presidió, e instó a defenderla "porque son muchas las cosas que están en peligro".

Para Miquilena, la clave de la estrategia está en decirle mayoritariamente "no a la reforma" presentada, sin entrar a discutir ahora cuál será el método para someterla a votación, pues estima que no deben "introducirse elementos de discordia y dejar eso para el final".

Dijo que se debe exigir el cumplimiento de la carta vigente, pues en ella se contemplan los derechos fundamentales que, entre otros aspectos, perfilan una democracia.

En rueda de prensa, quien fue además ministro del gobierno de Hugo Chávez, aseveró que la Carta Magna "ha sido defenestrada" "con hechos dolosos y corrupción incorregible" y exhortó a los venezolanos a quitarle "la hoja de parra y a presentarla (a la reforma) con toda la desnudez de su impudicia".

Para el ex constituyente, la reforma no es tal, sino "una nueva Constitución, porque modifica toda la estructura del país" y, por ello, debe ser convocada una constituyente, pues la Asamblea Nacional, electa con 15% de los votos, no tiene facultad ni legitimidad para abordar materias de esa envergadura.

Por ello aseveró que se trata de "un fraude constitucional", que pretende escudarse tras ofertas como la reducción de la jornada laboral, que no son más que "señuelos para los tontos" en un ejercicio de "demagogia" que lo que busca es perpetuar a Hugo Chávez en el poder, así como "darle legalidad a todas las arbitrariedades y desmanes".

El ex ministro acusó al mandatario de haber traicionado el "hermoso proyecto" contenido en la Constitución del 99 porque "no la ha puesto en vigencia y no la ha cumplido nunca". En referencia a la indirecta alusión que Chávez le hizo el domingo, sobre su papel como "infiltrado", afirmó que el texto fue "intervenido pecaminosamente, no sé si por el imperio" y recordó los reconocimientos y cargos que Chávez le dio dentro del Gobierno para restar importancia al señalamiento.

Admitió que Chávez "tiene presencia social" porque "al pueblo le cuesta, como al religioso, renunciar a su creencia" y señaló a propósito de la reforma, que mucha gente lo que se plantea es votar por el mandatario en lugar de considerar el contenido del texto que desconocen. Señaló, asimismo, como uno de los hechos más reprochables de la gestión del Presidente, la ostentación de riqueza súbita de su entorno, incluida la familia del mandatario.

"Resulta difícil exonerarlo a él (Chávez) de responsabilidad (...) Lo creo a él corresponsable y cómplice de toda la corrupción". Lamentó que en lugar de satisfacer las necesidades de todos los venezolanos, según lo previsto en la carta fundamental, lo que se les da son "migajas del festín" e ironizó sobre "la maleta que camina por América Latina" derrochando los dineros públicos.

Calificó como "un burladero" el argumento de Chávez de que su propuesta de reforma estará bien si el pueblo la aprueba y dijo que eso es "un sofisma", habida cuenta de las condiciones electorales que imperan.

Consultado sobre el precedente electoral del "Kino Chávez" que dejó sin representación a la mitad del país en la Constituyente del 99 y la reflexión necesaria por sus efectos en el presente, Miquilena dijo que ese mecanismo "no ofrecía ningún ventajismo especial, fue un mecanismo novedoso". Dadas sus reiteradas referencias en su exposición al movimiento estudiantil, los medios de comunicación, las universidades y otras organizaciones sociales, Miquilena fue consultado sobre si había reconsiderado aquella afirmación suya que, en su momento, fue muy cuestionada cuando dijo que no sabía "con qué se come" la sociedad civil, dijo que en ese momento fue malinterpretado y añadió: "Confieso que cometí un error al pronunciar una frase que fue interpretada de esa manera".


La reforma se consultará en referendo en un solo bloque

La Cámara de la Asamblea Nacional dio el primer paso para encender el llamado segundo motor constituyente: aprobó en primera discusión, luego de un debate que se prolongó durante 5 horas y en el que hablaron 15 diputados, la propuesta de reforma constitucional presentada por el presidente Chávez el miércoles 15 de agosto.

La presidenta de la AN, Cilia Flores, llamó a que el proyecto de reforma a 33 artículos de la Constitución redactada en 1999 se aprobara en bloque "por ser un planteamiento orgánico donde todos los artículos están relacionados entre sí".

Flores destacó que el planteamiento que están haciendo desde el Parlamento es que el proyecto se debata de forma integral: "Esta es una propuesta orgánica, una propuesta en bloque y cada una de las modificaciones de los 33 artículos están relacionados unos con otros, están relacionados con un proyecto de país en el cual avanzamos y el pueblo se pronunció cuando reeligió al presidente Chávez en diciembre pasado y por ello nuestra propuesta es que se discuta en bloque y que se aprueben en bloque los 33 artículos que está proponiendo el presidente Chávez".

Ademas, exhortó al Consejo Nacional Electoral (CNE) a activar lo más pronto posible los mecanismos para concretar el cronograma de referendo que, dijo, debe realizarse los primeros días de diciembre. "Desde este momento debe el CNE afinar las máquinas para que, culminada la consulta, vayamos a referendo aprobatorio en los primeros días de diciembre", dijo Flores, quien agregó que "en lo inmediato" la directiva de la AN se reunirá con la del CNE.

No castrar discusión

Casi todos los 14 diputados que ejercieron el derecho de palabra alabaron la propuesta presidencial y destacaron que con la reforma de los 33 artículos, Venezuela abría las puertas del socialismo. Sólo los tres diputados de Podemos que intervinieron en el debate: Ismael García, Arcadio Montiel y Ricardo Gutiérrez, tuvieron diferencias con el resto. Montiel instó a que la propuesta de reforma se aprobara artículo por artículo, "porque sería una demostración de más democracia". Recordó que la propuesta presidencial es sólo un papel de trabajo y no la reforma definitiva. García llamó a la AN a no "castrar la discusión que habla del cambio de rumbo económico de un país" y no limitar el debate a tres meses cuando la Constitución establece un lapso de dos años. "No es un debate cualquiera. Debe hacerse pausadamente. El método no puede ser atropellado. No nos pongan que estamos en la acera del frente o que somos oposición golpista, porque estamos planteando que la AN no debe limitar la discusión", dijo García.

El planteamiento de Podemos fue objetado por los diputados Roberto Hernández y Oscar Figuera (PCV) quienes afirmaron que en la revolución hay que actuar rápidamente. "Los tiempos son expeditos y los lapsos breves. En tiempos de revolución se demanda la renovación de las normas jurídicas. La reforma es un nuevo empujón revolucionario para el avance del proceso", dijo Figuera. Por su parte, Carlos Escarrá aseguró que la reforma permite que el poder popular deje de ser una retórica: "Toda la vida estaremos en un proceso constituyente. Así reconocemos que el pueblo es quien tiene el poder". A su juicio, el problema de la reelección para la oposición es político y no jurídico, "porque los sectores que adversan no tienen candidato para enfrentar al Presidente". El diputado Sanguino alabó el control que, dice, tendrá el poder popular en la distribución y la producción nacional y dijo que se modificarán las relaciones de producción capitalistas: "Sectores han triplicado el nivel de ingresos para acceder a la producción, porque son propietarios de medios de producción capitalistas, acuden a los sambiles a demandar esos bienes con el dinero que a través del gasto social el Estado ha inyectado a la economía y eso es lo que queremos cambiar, que no siga existiendo la hegemonía de la propiedad privada de los medios de producción y que pase a tener preeminencia la propiedad social de los medios de producción, para ir a una sociedad socialista y satisfacer las necesidades sociales".


Oda al pueblo

El presidente Chávez, quien ya casi intenta rayar en emperador por la continuidad de períodos, ha llevado a la Asamblea la reforma constitucional tan esperada por todos los sectores del país, en ella nos hemos dado cuenta que no era tan falso el papel de trabajo que tanto desmintió el revolucionario jurídico Carlos Escarrá, sino que por el contrario es casi una copia al carbón. La primera escena que todos vimos fue aquella epopeya ridícula de simular a nuestro Padre de la Patria declarando aquel juramento delante de todos los diputados, ergo, Chávez intentó darle a ese acto un carácter del más allá, un ambiente histórico y místico.

Luego a lo largo de su discurso Chávez no hizo más que inundar su verbo con las frases "esto es para el pueblo", "porque el pueblo merece que", "porque yo amo a mi pueblo", entre otras, que muestran a claras luces la brillante y maquiavélica estrategia de en vez de presentar una reforma lo que realmente se presente fue una declaración de amor al pueblo , es decir, con esas cinco horas de discurso lo que se quiso fue poner frente a frente la discusión reforma y pueblo, dejando de un lado a los partidos políticos, grupos de opinión , expertos, etc, es decir, en dos cucharadas, Chávez le dijo al pueblo aquí esta mi regalo, no se lo dejen quitar".

Esto cambia el escenario de los partidos políticos, ya que la reforma debe no ser atacada a mi entender en la densidad profunda de sus articulados, que aunque son importantes, no contravienen el discurso de amor de Chávez, debemos enfocarnos en decirle al pueblo que esa reforma no le soluciona nada, que sus problemas después de aprobada empeoran y aparte que cada día que pasa perdemos la esperanza de tener un país mejor, no podemos luchar contra Chávez, debemos luchar porque el pueblo sepa que hay caminos distintos, que hay otras visiones y que puede existir otro país posible.


Eduardo Battistini
El Universal
ebattistini@gamail.com
Publicar un comentario