27 septiembre 2007

Los eunucos

Leemos en Wikipedia: "En China, los eunucos eran empleados en el Palacio Imperial. Al principio eran suficientes para cubrir la tradicional cuota de eunucos aquellos delincuentes o criminales que eran condenados a la pérdida de "sus partes". Pero con el tiempo, al aumentar el tamaño del Estado chino y en consecuencia su burocracia imperial y sus diversificadas funciones, ya no se daban abasto.

Fue entonces que hubo de buscar y aceptar nuevos candidatos de diferente procedencia. Pese a ser servidores en distintos cargos, fueron aumentando su importancia y adquiriendo algunas ventajas (como holgura económica). Es así como en las aldeas muy pobres a veces algunos pocos se realizaban la automutilación con la esperanza de alcanzar una mejor posición social y económica. No eran extraños los casos en que el papá, la mamá, los hermanos y las hermanas, acompañaban a un integrante de la familia a una cita con el barbero-cirujano. Si el futuro eunuco era mayor de edad, él debía responder por sí mismo, y si era menor entonces la respuesta correspondía a la familia allí presente. Si la respuesta final era afirmativa, entonces con un solo movimiento cercenaban…".

¿Horripilante eh? Por supuesto, tal mutilación es abominable, igual como es abominable cuando la espada de Lorena Bobitt se pasea por nuestro continente y convierte a tantos de nuestros paisanos en unos eunucos políticos, algunos de izquierda y otros de derecha, aun cuando sea muy difícil discernir el real significado de esos términos hoy en día.


Hay dos clases de eunucos políticos. La mayoría de ellos, los bendecidos por la ignorancia, son aquellos o que nacieron eunucos o que no son capaces de darse cuenta en lo que se han convertido. Aun cuando el hecho de que no tengan su propia voz y no puedan disfrutar de lo sabroso que es tenerla hacen que este grupo de eunucos nos inspire mucha lástima, en realidad es la sociedad en general la que más pierde al tener que cargar sobre sus hombros este bacalao de eunucos silentes desprovistos de ese miembro tan crítico para el funcionamiento de una democracia como es la capacidad y voluntad de preguntar y criticar.

Pero también existen los eunucos sinvergüenzas y quienes están muy conscientes de lo que pasa y aún así aceptan someterse al procedimiento. Entre estos últimos los peores son quienes habiendo o aún sintiendo un gran atractivo por la idea de construirse sus propios liderazgos políticos hoy, apoyando la propuestilla de Constitución, renuncian para siempre a sentir tal atracción y aceptan someterse al hecho de que más nunca podrán levantar su voz.

La tragedia de estos nuestros neoeunucos es que habrán de terminar por haberse mutilado en vano ya que al venezolano le resulta demasiado difícil aceptar a un eunuco, muy especialmente cuando sale tan descaradamente de su closet. Considero que llegada la fecha del referendo sobre la propuestilla habría que crear algo muy parecido a la lista Tascón, esta vez para que cada venezolano con copia de cédula e impresión de pulgar pueda dejar asentado su nombre y apellido en la lista de los "no eunucos"… lista que por cierto puede enviarse a la OEA solicitando su debido conteo y certificación para la historia.

Amigos al pelear para que no conviertan a Venezuela en otra eunucolandia recordemos siempre que a nuestra querida nación no la podremos reencontrar en la senda donde la perdimos sino que tenemos que buscarla donde queremos que llegue a encontrarse. Para lograr ello, no le podemos dar el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos.


Publicar un comentario