04 septiembre 2007

Recopilación Reforma Constitucional (19)

Estudiantes rechazan reforma constitucional

Stalin González, coordinador del Parlamento Estudiantil de Venezuela, expresó que los jóvenes no están de acuerdo con la reforma constitucional tal como la plantea el presidente Hugo Chávez. Desde hoy están reunidos para establecer la estrategia con la cual harán frente al proyecto presidencial, en lo que se ha denominado la II Sesión Ordinaria de jóvenes y estudiantes, cuyo tema principal en la reforma constitucional.

Indicó que los líderes estudiantiles, en las giras realizadas por el interior del país, han recogido un desacuerdo unánime con la propuesta de la reelección indefinida, además del “tema que nos va a quitar el derecho a elegir autoridades, que le quita poder a las alcaldías y gobernaciones para dárselo a la Vicepresidencia por regiones los cuales van a ser nombrados a dedo por el presidente de la República”.

Manifestó que los estudiantes de comunicación social muestran preocupación por el secreto de las fuentes, y los jóvenes en general no estarían de acuerdo con que los empleados públicos no rindan cuentas.

“LA REFORMA VIOLA DERECHOS, LIBERTAD Y DEMOCRACIA”

Yon Goicochea, dirigente de la UCAB, dijo que para debatir sobre todos los temas se han invitado a personalidades como Hermann Escarrá, la dirigente de Un Nuevo Tiempo (UNT), Delsa Solórzano, pero que también se extendió la invitación a los diputados Calixto Ortega e Ismael García, “nosotros creemos que una Constitución no se hace a los golpes sino con el consenso de un país. El gran consenso es que la reforma es violatoria de los Derechos fundamentales de los venezolanos, de la libertad y la democracia”.

DEFENSA DE LOS DDHH
Por su parte, el presidente electo del Centro de Estudiantes de la UCAB, Freddy Guevara, indicó que se ha asumido la labor de defender los derechos humanos, reconciliación nacional y una agenda social “en este sentido a una serie de artículos de la reforma constitucional que es preocupante en esta materia, porque concentran más poder, ¿Quieren más poder para el presidente de la República o para el pueblo?”.

“Aquí nadie saldrá diciendo que sí o no a la reforma sino la tenemos clara. Esa es nuestra labor. Primero debatiremos la información internamente y luego hacia el interior del país, para que todos conozcan el contenido y descarten lo que consideran que está mal”.

“SOCIALISMO AUTORITARIO”
Seguidamente, Ricardo Sánchez, secretario de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, manifestó que la representación de más de 167 parlamentarios estudiantiles emulando a la Asamblea Nacional, es para debatir sobre una idea “que lo que plantea es un socialismo autoritario, que tiene mucho de autoritario y poco de socialista (...), lo que queremos es un mejor país que lamentablemente el presidente nos quiere secuestrar”.

2001

Universitarios debatirán en la calle efectos de la reforma

Los estudiantes universitarios inician hoy la discusión sobre la reforma constitucional. Pero desde ayer el ánimo de algunos dirigentes apunta a que la calle será el mejor escenario para explicarles a todos los sectores del país los efectos de la propuesta presidencial.

Si bien el día de ayer fue dedicado a la aprobación del reglamento interno del Parlamento de Jóvenes y Estudiantes, que sesionará hasta hoy en la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV), algunos dirigentes adelantaron que los estudiantes deben convertirse en los portavoces de las consecuencias que acarreará la reforma en el día a día de los venezolanos.

"Hay que bajar el tema a los ciudadanos. Los estudiantes tenemos que ir a cada sector y a cada rincón del país para explicarles a todos los venezolanos, incluyendo a los chavistas, cómo la reforma modificará nuestra vida política, social y económica. Nuestra campaña será en ese sentido", adelantó el secretario general de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, Ricardo Sánchez.

El parlamentarismo de calle, frase acuñada por los diputados oficialistas, será la práctica que asuman los bachilleres pero con la participación de los ciudadanos sin distingo de tendencia política, explicó el presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello, Freddy Guevara.

"El miércoles saldremos a la calle, a la plaza Brión de Chacaíto, para que todos opinen sobre la reforma. Somos estudiantes democráticos y vamos a debatir el contenido de la reforma la cual sólo busca entregar más poder al Presidente".

Por su parte, Carlos Prosperi, coordinador de la región de los llanos, agregó: "Hay que ir a la calle, a los barrios y pueblos para explicarles a las personas por qué estamos en contra de la reforma. Será un trabajo con todos los sectores".

Condiciones electorales

Si bien hay claridad en cómo asumir la discusión sobre la reforma constitucional, el panorama se nubla cuando se aborda el ámbito electoral. Las divergencias gravitan en torno a las condiciones electorales.

Para evitar posturas que obturen el diálogo, un vocero optó por el anonimato. "Sean cuales sean las condiciones hay que participar. No hay otra vía, hay que motivar la participación con la discusión y el debate en la calle", expresó un dirigente de la UCV.

Otra opinión apunta a presentar una serie de condiciones que permitan generar confianza en el sufragio. "En las pasadas elecciones se exigieron unos requisitos que nunca se cumplieron. No hay confianza en el CNE, y el Plan República está parcializado a favor de Chávez".

El Universal

UNT considera "las diferentes vías" para enfrentar referendo

El dirigente de Un Nuevo Tiempo, Jorge Millán, considera que no participar en el referendo de la reforma constitucional es una estrategia errada.

"Hay gente que plantea la no participación como un mecanismo de deslegitimación democrática. Sin embargo, a esos señores hay que decirles que la deslegitimación democrática dejará de existir después de la reforma, porque entraremos en un Estado socialista cuya legitimidad se sustenta en otro tipo de normas, conceptos y preceptos", dijo el dirigente.

Sin embargo, aclaró que no se descarta esa posibilidad. "El cómo se va a enfrentar la reforma habrá que decidirlo en su momento. Las vías para enfrentar esta reforma son múltiples", señaló Millán .

Por ahora, el partido se dedicará a la difusión y discusión del proyecto de reforma constitucional en todo el territorio nacional.

Para ello, UNT invitó a los venezolanos a unirse a los Comandos Populares por la Democracia. Según Millán, estas agrupaciones autoorganizadas difundirán los cambios a la Carta Magna que UNT cuestiona, para hacer un frente en contra de la reforma "que atenta contra la cultura democrática de los venezolanos".

Millán dijo que hasta ahora se han constituido 11 mil comandos y espera que el número de "democratizadores" se eleve a 350 mil.

Por otra parte, Oscar Reyes presentó la Cesta Básica de la Democracia, un compendio de contenidos didácticos sobre política que servirá de herramienta para el debate de la reforma constitucional.

El Universal

PPT advierte que existe "mucha desinformación sobre la reforma"

Aunque la semana pasada votaron a favor del cronograma fijado por la directiva del Parlamento para debatir el proyecto de reforma constitucional, Patria para Todos señaló que antes de convocar el referendo "hay que evaluar si el país entero ha participado en la discusión" de la propuesta.

La presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, ha determinado que la iniciativa de Miraflores se aprobará en Cámara a finales de octubre, para luego ser votada en diciembre. PPT apoyó este plan; sin embargo, ayer el diputado y miembro del secretariado nacional de la tolda azul, José Luis Pirela, destacó que aún existe "mucha desinformación sobre la reforma" y, preguntado sobre el lapso estipulado, apuntó: "Ni tan calvo ni con dos pelucas, ni tan en carrera ni dentro de un año. Hay que buscar el momento en que puedas establecer que los ciudadanos conocen la reforma, no tiene sentido ir a un referendo si mucha gente desconoce los elementos novedosos del proyecto de reforma".

A juicio de Pirela, "por el hecho de que tú hagas las elecciones un mes más tarde, eso no altera las posibilidades de nadie". Los pepetistas advierten que "nadie puede enamorarse de algo que no conoce" y señalan que "hay propuestas que mucha gente no entiende".

El dirigente de los azules insistió en que "hace falta discusión" y anunció que su partido esperará hasta el último debate en la AN, cuando se revisará el proyecto artículo por artículo, para exponer sus observaciones de fondo. "Creemos que esta discusión permitirá enriquecer la reforma, encauzarla por los mejores senderos y aumentar el nivel de participación, que es importante a efectos de fortalecer su legitimidad".

Habla Podemos

Podemos, que se ha opuesto al cronograma impulsado por Flores, tiene previsto hacer pública esta semana su posición acerca del contenido de la propuesta elaborada por el presidente Hugo Chávez.

Diputados, alcaldes, gobernadores y demás líderes nacionales secundarán al secretario general de los vinotinto, Ismael García, quien expresará la visión que tienen sobre "temas polémicos" como la reelección indefinida y la propiedad privada.

Los voceros de Podemos desean acompañar sus críticas con planteamientos alternativos, para no repetir las fallas que endilgan a los opositores.

Cantará el gallo

El secretario general del Partido Comunista, Oscar Figuera, informó que en los próximos días remitirán a Miraflores un documento con sus "aportes, recomendaciones y observaciones" sobre el proyecto de reforma constitucional.

La propuesta redactada por Hugo Chávez fue objeto de análisis en la XI Conferencia Nacional del PCV, que se desarrolló el pasado fin de semana con la asistencia de 155 delegados de todo el país.

La tolda del gallo rojo ha manifestado su respaldo al proyecto de Chávez, pues considera que la iniciativa va dirigida a romper el esquema del Estado burgués. "No es una Constitución socialista, pero sí una reforma que crea las condiciones para alcanzar el socialismo", subrayan los comunistas.

El PCV llevará a cabo una discusión nacional para que los más diversos sectores analicen en detalle la propuesta.

El Universal

El engaño constitucional

Como se sabe, la reforma constitucional propone en líneas gruesas lo siguiente: (1) cambiar el modelo económico de libre iniciativa - por otro socialista-marxista -a objeto de fortalecer la producción social comunal, que sería el presupuesto para la organización -como se dice- de una economía popular; (2) modificar la organización vertical del poder público -Nación, Estados, Municipios, etc. -a fin de crear áreas de desarrollo común bajo control nacional en zonas que se solapen por sus características y pertenezcan a dos o más Estados o a dos o más municipios vecinos, y favorecer, en otra banda, la organización del pueblo en la base de la pirámide social: para que participe directamente de la gestión pública; y (3) recomponer la estructura militar -mediante el establecimiento de las "milicias populares", bajo la idea de provocar una simbiosis entre el pueblo y el estamento castrense, aun a costa del debilitamiento de la estructura tradicional de las armas (Ejército, Marina, Aviación, Guardia Nacional).

He dicho y demostrado (véanse mis análisis en el diario El Universal de los días 26 y 27 de agosto últimos) cómo, con vistas a lo anterior, la reforma no hace otra cosa que clonar la Constitución de Cuba de 1975, enmendada en 1992.

Ahora bien, al margen de su inspiración, si fuesen sanos y ciertos los objetivos predicados de la reforma y si ella estuviese lejos de consolidar un modelo de dictadura totalitaria y personalista como lo creemos, tal reforma no hace falta.

(1) Los artículos 118, 184 y 300 de la Constitución vigente ya prevén como tarea del Estado promover y proteger asociaciones y organizaciones para mejorar la economía popular alternativa, favorecer la creación de empresas comunales de participación en los procesos económicos, descentralizar en las comunidades y grupos vecinales competencias estadales y municipales relativas a la cogestión de los servicios, y establecer entidades funcionalmente descentralizadas comprometidas con actividades sociales y empresariales.

(2) Los artículos 70,158, 165, 171, 173, 184 y 185 constitucionales fijan mecanismos varios de promoción del desarrollo regional -desde los niveles centrales de Gobierno -para cuando dos o más Estados o dos o más municipios ofrezcan condiciones de unidad y complementariedad social, económica o geográfica y para el fortalecimiento de la descentralización de las actividades públicas a manos del pueblo; a cuyo efecto plantean -tales artículos- la existencia de institutos y corporaciones autónomas, distritos metropolitanos, parroquias, cabildos y asambleas de ciudadanos, y otros "mecanismos abiertos y flexibles" para la organización y transferencia de servicios públicos en beneficio de las comunidades y grupos vecinales.

(3) Y si se trata de la vinculación del pueblo con la Fuerza Armada, el Título VII de la Constitución de 1999 consagra desde ahora el supuesto de la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil en el ámbito de la Seguridad de la Nación, "para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz", entre otros muchos.

La verdad es que nunca se dictaron las leyes de implementación de la Constitución de 1999.

La reforma constitucional no es sincera, antes bien revela ser una estafa: usa del engaño para la consecución de su fin antidemocrático, violando al paso los principios superiores e intangibles del Texto Fundamental vigente.

La verdad es que quiere consagrar un modelo de control absoluto sobre la economía por el Estado y de mengua del derecho de todo individuo a tener propiedades o a practicar la libre iniciativa económica y comercial; asfixiar a la federación restándole poder y competencias a los gobernadores y alcaldes para incrementar el poder al Presidente; y agotar la experiencia democrática mediante el establecimiento de asambleas "populares" de agregación espontánea de voluntades, no elegidas y bajo el control presidencial.

Y para lograr lo anterior la reforma estimula el miedo y la inhibición de la voluntad colectiva, al consagrar lo que en la práctica viene haciendo el propio Presidente: entregarle armas a sus seguidores para que defiendan su dictadura en cierne y para constreñir con ello la capacidad de reacción de la Fuerza Armada institucional.

La verdad es ésta y no otra.

Y lo de las dos horas de ocio laboral que ofrece el reformador a cambio es apenas una muestra de su vil talante: cree, como los capitalistas salvajes a quienes tanto ofende, que todo está en venta y se compra, hasta las conciencias. Y en este caso, su precio por la reforma es el dicho: dos horas de ocio, y punto.


Asdrúbal Aguiar
El Universal
correoaustral@gmail.com

Las seis horas

De las reformas propuestas en materia laboral a la Constitución Bolivariana, la más impactante y justa para todo laboralista es la rebaja de la jornada de trabajo a seis horas. Siempre hemos defendido que la condición de trabajo más importante es la jornada de trabajo, que es el tiempo a disposición del patrono de los trabajadores y constituye la medida de las horas que conforman el horario de trabajo, pero que impacta la vida laboral, personal y familiar de los trabajadores.

La jornada finaliza cuando el trabajador puede disponer libremente de su tiempo. Este ha sido el factor por el cual el ser humano aspiró y luchó para lograr una jornada que lo alejara de una explotación deshumanizada. El Derecho Social obtuvo como reivindicación una jornada de trabajo cónsona con la condición humana. El paradigma de ocho horas de trabajo, ocho de descanso y ocho de recreación como aspiración mundial, se logra en 1886 en EEUU por la lucha de los Mártires de Chicago. La OIT logra ese reto universal con el Convenio N° 1 sobre la jornada máxima de 8 horas en 1919. En Venezuela en la Ley del Trabajo de 1936 se reconoció y en nuestras constituciones de 1947 y 1961 se limita. Pero desde el Convenio N° 1 de la OIT han transcurrido mas de 100 años y la jornada el trabajo sigue petrificada. La propuesta propone dos tipos de jornada: diurna de 6 horas diarias y 36 semanales, la nocturna de 6 horas por día y 34 semanales y prohíbe al empleador que obligue laborar horas extras. La nueva reducción es un acto de "Justicia Social" que será factor efectivo para mejorar el tiempo libre y la recreación de los trabajadores. Los empleadores aumentarán la productividad y eficiencia del trabajo. Un trabajador rendirá más y tendrá mejor calidad de vida al admitir al trabajo como hecho social.


Carlos Sainz Muñoz
El Universal
carlossainz@cantv.net
Publicar un comentario