15 octubre 2007

El apuro...

Si se siente más que "sobrao", ¿por qué tanto apuro?... Hay intranquilidad, dice el gobernador Ramón Martínez¿ Hay varias piezas que no cuadran. El rompecabezas del control total, del candado a las libertades, de las santamarías trancadas al sistema democrático tienen en los últimos días unas tímidas expresiones de un "no me la calo más, estoy hasta el gorro" que no pueden pasar desapercibidas.

A vuelo de pájaro y sólo citamos algunas, la semana pasada se registraron: un paro cívico en Santa Bárbara del Zulia por la inseguridad y vulneración de la propiedad privada, los habitantes de La Victoria cerraron la autopista Regional del Centro protestando igualmente por el acoso de la delincuencia, los transportistas también tomaron la calle por la misma razón, los estudiantes se comenzaron a movilizar por la Reforma Constitucional trancando los accesos a la UCAB, los médicos, a pesar del 60 por ciento de aumento salarial, continuaron con sus asambleas porque consideran que eso es insuficiente e igualmente discriminatorio en relación con los que trabajan en Barrio Adentro y porque aún el Gobierno no toma acciones para la dotación de los hospitales. Trabajadores de distintas dependencias del Estado, con sus franelas muy rojas rojitas y su conjura "pararrayos" del "yo soy chavista y a mi Presidente lo tienen engañado" igualmente asumieron sus quejas y reclamos o por deudas pendientes, o por mejoras salariales.

La calle se calienta y el gobierno queda frío porque la realidad económica demuestra que a pesar del dineral que está ingresando por concepto de altos precios del petróleo, como diría aquella salsa, "no hay cama pa' tanta gente". Solución a aplicar: más impuestos y estrangulamiento a lo poco que queda del sector productivo privado. Consecuencia: más inflación. Si a esto le sumamos un cuadro de desabastecimiento crítico en productos básicos, entenderemos "la cuadratura del círculo" o lo que es lo mismo, el porqué del apuro y la arremetida.

Las encuestas demuestran cómo la mayoría de los venezolanos desconoce el contenido de la Reforma Constitucional y si es por el régimen ese estatus de ignorancia se mantendrá. Sólo hará esfuerzo en dar a conocer los capítulos populistas y "riquichines" para el colectivo. Pero lo relativo al yugo eterno e indefinido que se le impondrá a la sociedad después del trámite electoral del proyecto, quedará mimetizado.

Sí, es cierto, el régimen avanza en su avasallamiento, pero también el descontento generalizado. Es una carrera en el tiempo y si, de paso, llega a caer "la locha colectiva" de la entrega de nuestra libertad, del "apuro" sólo les quedará el cansancio. Es, ahora o nunca.

María Isabel Párraga B.
El Universal
mariaisabelparraga@gmail.com
Publicar un comentario