03 noviembre 2007

Anti-yankee

Debe haber muchos lectores de estas líneas que, por alguna razón, odian a los Estados Unidos. A todos ellos querría hacerles llegar (con el mayor respeto) una reflexión que considero atendible e iluminante.

El mundo entero, mucho antes de la globalización, ya se había convertido en una prolongación del "American Way of Life". ¿Por que este fenómeno? Pensemos en lo que sigue..



El lector antiyanqui que me pueda estar leyendo lo hace gracias a la luz de una lamparita creada por Mr. Thomas Alva Edison en 1876, y muy probablemente tiene puesto un bluejean patentado por Mr. Levi Strauss en 1873. Yo ya no escribo en las máquinas de Mr. Burns (1826) o Mr. Cristopher Sholes (1867) ni en las legendarias Underwood de Chicago, sino en una computadora que trabaja gracias a un software diseñado por el joven americano Bill Gates.

Hoy es domingo, de modo que no sonó el despertador creado por Mr. Levi Hutchins en 1787. Pero sí funciona a toda máquina el láser inventado por Charles Townes y Arthur Schawlow (1960) y hoy tan útil en la cirugía, la odontología, la música, el cine, la guerra, etcétera. Sigo escribiendo, mientras no nos interrumpa el teléfono (Mr. Graham Bell, 1876) y no me llamen de la radio, que fue creada por Mr. Lee de Forest en 1906.

Más tarde, perezosamente, haremos inflar las llantas (Mr. John Dunlop, 1888), aunque los neumáticos (Mr. Thompson, 1845) están hechos de caucho vulcanizado (Mr. Goodyear, 1839), pero no sin antes chequear los mensajes del teléfono celular, que funciona gracias a los transistores creados por Mr. Bardeen, Mr. Brattain y Mr. Shockley en 1848. No hay apuro: ya no estamos en los tiempos en que Mr. Isaac Singer inventó la máquina de coser (1851), de modo que bien podemos tomarnos un vino blanco frío, que sacaremos del refrigerador (Mr. Jacob Perkins, 1834). Gracias a Dios, disfrutamos de un producto tan gratificante como nuestro querido diario, compuesto con la máquina de hacer papel que inventó Mr. Dickinson en 1809, mediante las rotativas creadas por Mr. Hoe en 1846.

Más tarde podemos bajar a la calle por el ascensor que creó Mr. Otis en 1853. ¡Si va a salir, no olvide afeitarse con el artilugio diseñado por Mr. Gillette ! ¿El pasto está bien cortado gracias a la máquina que pergeñó Mr.Hills en 1868? En un mediodía de sol primaveral, uno ya sueña con enero: el día en que el avión (Mr. Wright y Mr. Wright, 1903) nos lleve a Punta del Este o a Pinamar.

Las autopistas, los edificios de propiedad horizontal, las casas con pileta, la radio, la televisión, el rock, que lejos de ser "nacional, autóctono", forma parte del folklore norteamericano, como la batería y la guitarra eléctrica, las grandes tiendas y centros comerciales, el cine, etc.. Todos los sueños, todas las realidades, todos los placeres, y hasta todos los dolores del mundo moderno, son una emanación de lo yanqui. ¡Hasta el izquierdismo moderno fue creado por los americanos, a partir de C. Wright Mills y su concepto "The New Left".

Para los franceses, EEUU es la potencia que les arrebató la primacía de Occidente, en estrecha alianza con un viejo enemigo de los galos: Gran Bretaña. Para los españoles, es la nación que vino a despojarlos de sus últimos bastiones americanos: Cuba y Puerto Rico.

Pero, al mismo tiempo, los europeos suelen agradecer que los yanquis les sacaron de encima dos amenazas tenebrosas: Stalin y Hitler. ¿Y en la Argentina ? La historia indica que Kissinger se mostraba complacido con Videla, pero el Movimiento de los Derechos Humanos fue creación de Jimmy Carter y Patricia Derian, enemigos jurados de la dictadura.

Cuando nuestros hijos dejan el país para buscar un futuro mejor, los impulsamos hacia Nueva York, Chicago , Miami, Los Angeles. De hecho, son varias veces 100,000 los argentinos que viven en yanquilandia.

Y como si fuera poco todo lo mencionado, los gringos pusieron en su moneda de curso la frase más inteligente que a la mente humana se le puede ocurrir: "In God we trust" (En Dios confiamos)

Los gringos salieron de Inglaterra a Norteamérica como colonizadores sin recursos financieros. Solo contaban con su determinación. . Tendrán todos los errores que se les pueda imputar, pero construyeron a mano limpia un poderoso imperio.

Y entiéndase bien.. No es que los gringos me lavaron la mente y entonces me hicieron un 'pro gringolandia' .., no. No es eso. Es que los hechos hablan por si mismos. Ningún país del mundo ha hecho lo que los gringos han hecho con el suyo.

Y para rematar.. ¡Que vaina tan buena es Dysney Word y la 5ª Av. de New York!

Me disculpa quién se sienta ofendido con esto, pero a mi me suena que toda esa alaraca antiyanquista está basada es en antivalores como la ignorancia, la envidia y la verguenza que a estos pseudo pensantes les corroe las entrañas el que se les recuerde y se les confronte su propia mediocridad ante tanta eficiencia y vitalidad de parte de estos gringos del norte.

No nos engañemos más pues.. ¿Para qué fingir que nos gusta Castro cuando jamás depositaríamos ni un centavo en el Banco de Cuba?

Concluyendo. Parece entonces que los gringos - que definitivamente pues no son perfectos - se han merecido su reputación como el país mas rico, avanzado, poderoso, influyente e importante del mundo.. ¿Es correcto o no, señores antiyankistas?
Publicar un comentario