11 noviembre 2007

Chávez Vs el Rey

El rey de España mandó a callar a Hugo Chávez

El rey de España, Juan Carlos I, mandó a callar al presidente venezolano durante un careo este sábado en la Cumbre Iberoamericana en el que el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió “respeto” a Hugo Chávez por haber llamado “fascista” al ex mandatario José María Aznar. Tras el momento de fuerte tensión, que se disipó por la tranquilidad de Zapatero, el rey de España salió unos minutos de la sala y regresó después de que fuera a buscarlo la presidenta chilena, Michelle Bachelet. El incidente fue provocado por unas declaraciones de Chávez, que el viernes llamó “fascista” al ex presidente del gobierno español José María Aznar. El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió este mismo viernes “respeto” en un encuentro con su par venezolano, Nicolás Maduro, y Zapatero hizo lo mismo este sábado en conferencia de prensa. Posteriormente en el último plenario, en una intervención que se convirtió en un careo entre Zapatero y Chávez, el presidente venezolano tomó la palabra durante más de media hora —bajo la mirada desaprobadora de la moderadora, la presidenta chilena, ya que la sesión duraba demasiado— en una disertación en la que volvió a recordar el apoyo de Aznar al golpe de Estado contra Chávez en 2002.

“Los fascistas no son humanos. Una serpiente es más humana”, reiteró. Zapatero, quien ya había intervenido, volvió a tomar la palabra para pedir respeto, momento en que Chávez le interrumpió varias veces espetando “dígale lo mismo a él”. De repente, el rey de España, quien se encontraba al lado de Zapatero, se dirigió a Chávez y le exhortó: “¿Por qué no te callas?”, fuera de los micrófonos, aunque la pregunta fue recogida por éstos. El jefe del gobierno español retomó el discurso sobre el respeto, que concluyó con los aplausos de los demás presidentes.
“Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar los comportamientos, sin caer en la descalificación (...) pido que ésa sea una norma de conducta en un foro que representa a los ciudadanos: que respetemos a todos nuestros dirigentes”, llamó, entre aplausos. Chávez contestó a continuación que “el Gobierno de Venezuela se reserva el derecho a responder cualquier agresión en cualquier lugar, en cualquier espacio y en cualquier tono”.

2001

Zapatero espera sea la última vez que se actúe como lo hizo Chávez

Zapatero hizo estas declaraciones a los periodistas cuando abandonaba la sede de la XVII Cumbre iberoamericana y después de que él y el Rey Juan Carlos se enfrentaran en la sesión plenaria a Chávez por esas críticas a Aznar.

El jefe del Ejecutivo subrayó que España considera absolutamente inapropiado y no aceptable" en un foro democrático como esta cumbre, donde todas las ideas pueden expresarse libremente, que haya descalificaciones a personas que han tenido una responsabilidad fruto de la voluntad popular.

"Espero que sea la última vez; espero que sea la última vez -dijo por dos veces Zapatero- porque construir un diálogo democrático es, ante todo, construir el respeto".

El presidente del Gobierno reiteró las palabras que ya dirigió a Chávez en la sesión plenaria en el sentido de que, aunque se tengan las ideas más dispares y se esté en las antípodas políticas, "respetar a las instituciones es respetar a los ciudadanos".

A su juicio, respetar a las instituciones es también respetar a la comunidad iberoamericana.

Zapatero garantizó que el Gobierno de España siempre ha respetado, respeta y respetará a todos los gobernantes elegidos democráticamente, y, por ello, siempre ha exigido, exige y exigirá el respeto a todos ellos.

"Así es como se debe funcionar y así vamos a exigir que se funcione", recalcó.
Los ataques de Chávez a Aznar y luego los del presidente nicaragüense Daniel Ortega a empresas españolas con inversiones en su país provocaron que el rey Juan Carlos abandonara el pleno.

El Rey había espetado antes a Chávez "¿Por qué no te callas?, cuando estaba interrumpiendo a Rodríguez Zapatero.

Posteriormente, Chávez dijo que el Gobierno de Venezuela se reserva el derecho de responder.

EFE.
2001

El Rey abandonó el plenario por los ataques a España

Don Juan Carlos tomó esta decisión para mostrar el "desagrado de la delegación española", de acuerdo con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez- Zapatero, que se quedó en la sesión por si era necesario responder a nuevas acusaciones.

El Rey, después de permanecer durante unos minutos en un sala adyacente al plenario, optó por regresar para asistir a la ceremonia de clausura de la Cumbre, a petición de la anfitriona, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, que fue expresamente a buscarle.

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, protagonizaron los ataques.

Pero fue la última intervención de Chávez la que provocó la reacción del Rey. Rodríguez Zapatero había reprochado a Chávez sus ataques a Aznar, a lo que respondió el presidente venezolano apelando a su derecho a opinar, momento en el que Juan Carlos I le espetó: "¿Por qué no te callas?", mientras, enojado, le señalaba con el dedo.

Minutos después y cuando Ortega criticaba el comportamiento de la empresa española Unión Fenosa, Don Juan Carlos abandonó la sala y no estuvo presente durante la interpretación del himno chileno, con el que finalizó el debate. Antes de ese último episodio, Hugo Chávez había atacado a Aznar, acusándole de haber apoyado el golpe en su país de abril de 2002 y calificarle de nuevo de "fascista".

Chávez, quien ayer llamó "fascista" a Aznar en las sesiones de la cumbre, insistió hoy en esas críticas, y sostuvo que, en una conversación privada le respondió "esos se jodieron" (sic) al aludir a los países más pobres del mundo.

Ante esa intervención, pidió la palabra el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para recordar al líder venezolano que estaba en una mesa con gobiernos democráticos que representan a sus ciudadanos en una comunidad iberoamericana que tiene como principio esencial el respeto.

"Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica y no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar, pero fue elegido por los españoles y exijo ese respeto", pudo decir Zapatero mientras Chávez intentaba interrumpirle defendiendo su derecho a opinar libremente.

EFE
2001

Me recuerdo del chiste, "Qué pena con ese señor"... De verdad siento un gran bochorno. La imagen que siempre había ofrecido el venezolano era de "buena gente", alegre, amable, emprendedor, y de otros epítetos. Pero la imagen que se están formando ahora del venezolano, gracias al Comandante Presidente, quien nos representa ante el mundo, es de un buscapleitos, altanero, grosero, autoritario, ordinario, chabacano, y de otros epítetos...
Publicar un comentario