22 noviembre 2007

Hugo el magnífico

Aunque parezca increíble, los venezolanos estamos punto de ir a votar para coronar un emperador y declararnos sus esclavos.

El proyecto hegemónico de Chávez y el desastre endógeno resultante, lo ha llevado a proponer algo nunca visto en la historia política moderna del planeta; que los ciudadanos entreguemos pacífica y legalmente nuestros derechos, que cambiemos un país de leyes por un país de un solo hombre. Ahora bien, ¿por qué Chávez hace algo tan inverosímil cuando todo el mundo sabe que tirano no se cuenta y todas las encuestas incluyendo las chavistas, lo dan perdedor?

Pues por la típica y criminal huida hacia delante del que se siente responsable por el colapso del caos. Chávez esta perdido y solo tiene tres opciones, ordenar al sumiso y servicial TSJ que suspenda, exigir al arrodillado CNE que lo proclame vencedor aun perdiendo y como recurso final, ir a la violencia. Ni siquiera el pueblo quiere esta nueva constitución monárquica, la prueba fue una Av. Bolívar solitaria a pesar de los 500 autobuses. Los que más van a perder con un Chávez coronado, son los propios chavistas que por fin habían logrado acumular algo y que ahora les tocará aprender la máxima que "toda revolución se traga a sus hijos" o es que en el Gobierno queda algún socialista o demócrata civil o militar, todos lo que se han atrevido a disentir o pensar son rápidamente liquidados.

¿A dónde se había visto que los que defienden una Constitución, la de 1999, la bicha, la mejor del mundo, etc. Ahora resultan ser traidores a los ojos del comandante? Señores chavistas, ¿de verdad creen ustedes que la historia será benévola con ustedes y con sus familias? ¿Vale la pena el odio, la exclusión, la violencia y el miedo a cambio de un mendrugo del festín de la corrupción? ¡Será!

Publicar un comentario