11 noviembre 2007

Protestas Estudiantiles (07)

Imputados estudiantes por trancar vías en Anzoátegui

Puerto La Cruz.- A los estudiantes que protestaron el pasado martes, en horas de la noche en Barcelona, y que fueron detenidos por la Policía de Anzoátegui, les fue dictada medida cautelar por obstaculizar la vía pública.

Con esta decisión del juez Salim About, del Tribunal I de Control, los jóvenes José Luis Requena, de la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho; y Rowel Von y Carlos Acosta, del Iutirla, tendrán que presentarse ante el juez cada 20 días, durante dos años. La presentación la hizo la fiscal III Karina López el pasado jueves, en medio de manifestaciones de universitarios que pedían la libertad de sus compañeros.

Frente a la sorpresa por la celeridad de la justicia en este caso, mientras que la delincuencia se ha adueñado de Anzoátegui, el dirigente estudiantil Octavio Villalobos dijo que ningún fiscal ni juez actúa en contra de los antisociales que generan un parte de guerra los fines de semana.

Prosiguen protestas

Con un volanteo en diversos sitios públicos del área metropolitana de Anzoátegui prosiguieron las acciones de protestas de los estudiantes universitarios que rechazan la reforma de la Constitución, propuesta por el presidente Chávez. Se concentraron en supermercados, semáforos, tomaron autobuses y visitaron centros comerciales, con el fin de explicarle a la población la inconveniencia de la aprobación de la reforma y ratificar la solicitud de que el referendo sea pospuesto para febrero.

El martes próximo los estudiantes tienen previsto solicitar ante la Fiscalía respeto ante la violación de los derechos humanos de los manifestantes, e instaron a autoridades de la UDO que se pronuncien.

El Universal

Estudiantes contra pensamiento único

Las decisiones de vida deben apoyarse en el cerebro y el corazón, por ello es sólida la argumentación y cálida la palabra de cada uno de los líderes estudiantiles. Emociona su seguridad en escenarios como el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y la Asamblea Nacional. Saben que se están jugando el futuro, porque la modificación constitucional acorrala sus libertades y es una decisión legítima dar un paso adelante en esta encrucijada que culminará en la máxima concentración de poder y el pensamiento único, o en un despertar cívico, solidario y de horizontes abiertos.

Por ello angustia la estrategia de violencia diseñada para atemorizar a los estudiantes, con episodios en Mérida, Táchira, Barinas, Barquisimeto, Valencia y en la Universidad Central el pasado miércoles: las autoridades anuncian el control por la Guardia Nacional y la Policía de todos los accesos a la UCV, entonces ¿cómo un grupo de motorizados pudo entrar con armas largas, disparar y salir con la mayor impunidad? Sigamos en este orden de ideas: ¿cómo puede afirmarse que fueron los estudiantes, que marcharon en orden, sin incidentes y bajo la mirada nacional e internacional, los que causaron los incidentes y se atacaron a si mismos?. ¿Los estudiantes heridos son todos contrarios a la reforma? ¿Se identificarán y someterán a juicio a quienes aparecen en los videos portando armas y accionándolas?.

Hay un factor común en las agresiones la aberrante combinación de activistas y presuntos funcionarios, incluso destaca la manera de portar el arma y dirigirla verticalmente, la atmósfera de impunidad y el modus operandi de la presunta operación rescate de estudiantes y activistas oficialistas vulnerando la autonomía universitaria. La versión gubernamental sostiene que no actuaron motorizados armados en los sucesos de la UCV, entonces ¿la realidad será negada para siempre mientras las fotos y videos le dan la vuelta al mundo?.

Cuando en una situación de violencia son cercados los autores, como en este caso en la Escuela de Trabajo Social, de inmediato actúan jueces y fiscales que en sitio proceden a la detención preventiva de los agresores, el decomiso de las armas y a investigar la motivación de sus acciones. Ninguna autoridad respetuosa de la Constitución apoya la violencia, mas bien la sanciona severamente, por eso es injustificable la actuación abierta e impune del FBL en el occidente del país y los grupos armados del 23 de Enero: o se es Gobierno con todas las consecuencias y obligaciones que de ello se generan, o se propicia una permisividad que atenta contra la gobernabilidad.

En este contexto debemos resaltar las marchas estudiantiles contra un proyecto de modificación constitucional, que no es conocido por la mayoría de los ciudadanos, a lo que se agrega el articulado incorporado en el seno de la Asamblea Nacional, una novela de misterio oscurantista aún por descubrir. En fin, se agrieta el monolítico TSJ con votos disidentes, que cuestionan el atentado contra la estructura de la Constitución del 99 y rechazan que la Asamblea pueda agregar artículos al proyecto presentado por el Ejecutivo.

En la gesta independentista sobresale la Batalla de La Victoria, donde los estudiantes derrotaron a Boves.

Juan Martín Echeverría
El Universal
juanmartin@cantv.net
Publicar un comentario