18 noviembre 2007

Recopilación Reforma Constitucional (91)

"La reforma perjudica por igual a chavistas y antichavistas"

Todavía sin dormir y con apenas una hamburguesa como único alimento en las últimas 24 horas, Ricardo Sánchez, presidente electo de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV), confiesa que la adrenalina es lo que le mantiene en pie y relata sus primeras impresiones sobre el proceso, al tiempo que explica cuáles son sus proyectos inmediatos al frente de la FCU.

-¿Qué es lo más destacable del proceso electoral en la UCV?

-La masiva participación. La demostración de que los universitarios quieren elegir a sus autoridades estudiantiles y no que alguien los escoja a dedo. La participación superó ampliamente a la de anteriores procesos, creo que es la primera vez que votan casi 50%. También hay que destacar la normalidad y tranquilidad con la que se desarrollo la elección, después de haber tenido una semana tan intensa en términos de violencia, donde los sectores más radicales de ambos bandos buscaban enfrentarse uno a otro. Los ucevistas ratificamos nuestros principios autonómicos con tranquilidad y en paz.

-Le tocó asumir la presidencia de la FCU en un momento crucial para el país.

- Sí, y por eso el primer objetivo de nosotros debe ser la lucha, generar un frente de los estudiantes ante la reforma. Esa propuesta va en contra de los derechos no solamente de los universitarios, sino de todo el pueblo de Venezuela, y nos va a perjudicar a todos por igual, no importa si eres chavista o no.

-Más allá del triunfo, ¿qué lectura le da a los resultados?

-La universidad expresó el viernes su descontento hacia muchas cosas, no sólo el apoyo a un equipo que efectivamente ha encabezado una lucha por la defensa de los derechos estudiantiles y civiles de los venezolanos, sino que, además, mostró su rechazo a la reforma y a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de incluir una plancha con el nombre de 100% estudiantes, un día antes de las elecciones, guardando los intereses de una camarilla afecta al Gobierno.

-¿Considera que el triunfo de la plancha 100% estudiantes es una expresión de lo que puede ocurrir en la votación del 2 de diciembre?

-Siempre he dicho que la universidad es como un país en chiquito. En la universidad convergen distintos grupos, distintas formas de pensar, estudiantes de oposición, estudiantes chavistas, y ni nis. Lo que pasó en la universidad sí es una expresión de lo que podría ocurrir en el referendo.

Los estudiantes de la UCV no vivimos en una burbuja entre plaza Venezuela, Las Tres Gracias y la Minerva, efectivamente somos personas que tenemos familia, hermanos, transitamos por las calles, agarramos camionetica todos los días, somos víctimas de la inseguridad, de la escasez de alimentos y de la pobreza.No somos ajenos a los problemas del país; mucho menos a la reforma.

-¿Qué será lo primero que haga cuando esté al frente de la FCU?

-En principio convocar un comité ejecutivo para hacer un análisis de la situación que estamos viviendo como estudiantes, de cara al país.

Creo que el momento exige un esfuerzo unitario, y todos los factores que hacen vida en la universidad, incluyendo a los oficialistas, están en el deber de defender la democracia. Debemos fijar una postura clara en torno a la reforma.

-¿Cuáles son las propuestas fundamentales?

-Vamos a solicitar una reunión con carácter de urgencia con el ministro de Educación Superior y el director del Consejo Nacional de Universida

des (CNU) para llevar una propuesta de aumento de las becas estudiantiles a la mitad del sueldo mínimo. También queremos tratar el punto de las unidades de transporte, nosotros solicitamos 10 autobuses, el Gobierno dijo que nos dio 8, pero la verdad es que mandó 5, tres de ellas sin papeles. El Gobierno debe empezar a responder y trabajar en el marco de la legalidad y la seriedad administrativa.

Otra propuesta se refiere a la aplicación de mecanismos de evaluación profesoral dentro de la UCV. También abordaremos el problema de la seguridad; no es posible que la ciudad universitaria de Caracas sea en algunos momentos una guarida de delincuentes, que motorizados entren a diestra y siniestra sin autorización y hagan y deshagan en los espacios de la UCV. Debemos crear mecanismos de control. Clara y tajante, la posición de la FCU es la de prohibir el ingreso de motorizados, a excepción de que se regule a través de un censo de la Dirección de Seguridad.

El Universal

Comando de la Resistencia llama a no abandonar la calle

San Cristóbal.- Durante este sábado, miembros de la oposición realizaron una actividad en contra de la Reforma Constitucional propuesta por el presidente de la República. La actividad se inició con una concentración en la mañana en la quinta avenida de esta ciudad, con la presencia del constitucionalista Herman Escarrá y de dirigentes como Henry Ramos Allup, Antonio Ledezma y Oscar Pérez.

La concentración opositora estuvo respaldada por algunos partidos políticos, amas de casa, trabajadores, y un número importante de alumnos de las diferentes casas de estudio superior de la entidad, quienes con banderas y franelas con consignas a favor del No alzaron su voz de protesta contra la reforma de la Carta Magna.

Escarrá calificó al proyecto presentado por el primer mandatario como un "mamotreto" al que no puede llamársele Constitución. Llamó la atención de los presentes al manifestar que esta no es una hora para dilemas falsos ni para posturas inútiles, porque "aquí no se trata de debatir si se vota o no por un golpe de Estado o por una propuesta inmoral", aseveró.

Invitó a los asistentes a ir a la calle a tomar los puntos de encuentro ciudadanos, viendo el ejemplo de la juventud estudiantil de Venezuela y agregó que "la lucha es en la calle y la confrontación es definitiva".

El Universal

Reforma levanta ronchas dentro del chavismo

"Transferir al Poder Nacional, como lo hace la propuesta presidencial de reforma, las atribuciones de ordenar y gestionar los estados, municipios y otros entes regionales con autonomía y legislación propia es contrario al carácter federal de la República, consagrado en los principios fundamentales de la Constitución". Esta afirmación, que lleva a concluir que la iniciativa de Miraflores representa un fraude a la Carta Magna, no pertenece a Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia o AD.

La frase en cuestión se puede leer en la carta que el Buró Político del Partido Comunista envió el 18 de septiembre pasado al mandatario Hugo Chávez, a través de la cual expresó sus "consideraciones" sobre el proyecto de reforma.

En aquella misiva, el PCV advirtió a Chávez que su redacción del artículo 136, posteriormente aprobada por el Parlamento, limitaba al Poder Popular "a los niveles más locales de gobierno, privándolo de incidencia en la conducción de los asuntos fundamentales de la República".

Sin embargo, el gallo rojo no ha sido el único en cantar sus críticas u observaciones a la propuesta dentro del oficialismo. Al igual que la reacción tras la orden de crear el PSUV, el debate de la reforma ha servido para descubrir las grietas de un bloque que se supone monolítico.

Aquí sí caben todos

Aunque las diferencias de forma son ostensibles al momento de expresarse, en el fondo algunas de las apreciaciones de la oposición coinciden con las manifestaciones de voceros pro gubernamentales.

Antes de que los adversarios del Ejecutivo tomaran esa bandera, fue el segundo vicepresidente de la AN, Roberto Hernández, quien señaló que no podían incluirse nuevos artículos al proyecto de reforma original.

La jefa del Poder Legislativo, Cilia Flores, rebatió la tesis de su compañero de directiva y la Cámara incorporó 36 disposiciones más al paquete inicial de 33. Después de la polémica, Hernández se ausentó de las reuniones de la Comisión Mixta del Parlamento que analizó la modificación de la Carta Magna y Flores lo excusó argumentando: "Él está resolviendo problemas del PSUV en Yaracuy".

Las tres discusiones que se desarrollaron en la AN sirvieron a PPT y PCV para exponer sus ideas. Los azules defendían la supervivencia de las juntas parroquiales, la reelección indefinida para todos los cargos escogidos por el pueblo y el financiamiento del Estado para los partidos políticos, entre otras cosas. Sus peticiones corrieron la misma suerte que las elevadas por los comunistas.

En "aras del consenso y de la construcción del socialismo", los representantes de PPT y PCV se reservaron sus diferencias en temas como la geometría del poder, la conducción del Banco Central de Venezuela y los estados de excepción, y acompañaron todas las mociones del PSUV menos una: Ambos prefirieron abstenerse cuando se votó la disposición transitoria que autoriza a los diputados electos en 2005 que hoy ocupan cargos públicos a volver a la AN una vez cesen en sus tareas.

En la sesión extraordinaria convocada para sancionar el proyecto de reforma, la legisladora del PPT Pastora Medina, quien hasta la fecha había callado sus divergencias, rechazó la división del texto en dos bloques y reveló la "preocupación" que despierta en la base chavista el cambio de la Constitución.

"La gente no maneja con profundidad el tema de la reforma", alertó Medina a sus colegas y aprovechó el último día de deliberaciones para extender un reclamo: "Tomé la palabra hoy porque durante toda la discusión intenté muchas veces hablar, pero no se me permitió".

La tercera fuerza

En una carta pública remitida al parlamentario Earle Herrera, el ex funcionario de la Alcaldía Mayor Eduardo Semtei revisa el alcance del artículo 109 de la propuesta, que establece el voto paritario para elegir a las autoridades universitarias.

Semtei, caro amigo de Juan Barreto, apunta que la iniciativa "no es democracia, es demagogia. No es ciencia, es politiquería", y razona que "si el propósito fuera noble, en esas universidades de la órbita gubernamental ya hubiesen practicado el voto paritario".

El ex segundo vicepresidente del Consejo Nacional Electoral cierra su misiva con una premisa similar a la que sostienen los opositores: "Se trata simplemente de ponerle la mano a la UCV, a la UC, LUZ, UDO y ULA. Si se trata de elegir democráticamente a las autoridades por qué no empezamos por Pdvsa, Venalum y Alcasa".

El escritor y miembro de la Comisión Presidencial para la Reforma, Luis Britto García, también ha reprobado esa variación. "Para ser coherentes, los propulsores de esta reforma debieron aprobar el voto paritario de los empleados administrativos del Parlamento para elegir la directiva de éste o sancionar las leyes, el de los empleados de los ministerios para elegir ministros y fijar sus políticas y el de los soldados para elegir el Estado Mayor".

Britto García "no se explica por qué se omite" la protección de los derechos de autor, borrada del artículo 98, y teme que la modificación del 67, referido a la participación paritaria, puede "instaurar una discriminación sexual a la inversa si, digamos, hay un 80% de magníficas candidatas femeninas, pero deben limitar sus postulaciones para respetar una cuota de 50% de varones mediocres".

En un discurso ante líderes sindicales en Panamá, reseñado por la página web Aporrea, el coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores, Orlando Chirino, aseguró que el debate sobre la reforma superaba la polarización y abría el espacio para la irrupción de una "tercera fuerza".

De acuerdo con Chirino, que ideológicamente trata de ubicarse a la izquierda de Chávez, "comienza a expresarse una tercera fuerza que exige avanzar de verdad hacia el socialismo, que rechaza el burocratismo y la corrupción de la V República, que tiene como perspectiva el socialismo y que cuestiona la reforma del Presidente".

El dirigente obrero fustiga la propuesta "por cuanto no ataca las bases fundamentales del capitalismo, y permite la existencia de empresas mixtas a través de las cuales las multinacionales seguirán explotando nuestros recursos y mano de obra".

La reforma fulminó la alianza con Podemos y dio paso a la desacralización de la figura de Raúl Isaías Baduel. Hace once meses los vinotintos se convertían en la segunda fuerza del oficialismo, detrás del MVR, al aportar 759.826 sufragios para la ratificación de Chávez. Y cuatro meses atrás, el general en jefe (r) ocupaba un lugar en el altar de la revolución. Hoy llaman a sumarse al No.

El 15 de agosto, el Presidente declaró al consignar en la AN el texto de 33 artículos: "¡Al que le pique, que se rasque!", y ahora la comezón va por dentro.


El Universal

"La reforma profundiza la revolución"

De las Flores de Cilia, a la oposición sólo le tocan las espinas. Con la misma vehemencia que exhibe para defender el proyecto socialista que lidera el jefe de Estado, la presidenta de la Asamblea Nacional ataca a unos rivales que tacha de fascistas y acusa de tramar un golpe contra el Gobierno bolivariano.

La jefa del Parlamento asegura que la propuesta de modificación de la Carta Magna garantiza la propiedad privada y los derechos humanos, compara a los dirigentes estudiantiles que adversan al Ejecutivo con los militares de Altamira y afirma tajantemente: "La profundización de la revolución pasa por esta reforma constitucional".

-Atendiendo una solicitud hecha por usted, la AN exhortó al Ministerio de Información, al Consejo Nacional Electoral y Conatel para que revisen la propaganda del No por basarse en argumentos "falsos y terroristas". ¿Cómo se puede determinar eso?

-Cuando hay una mentira tan evidente como la que está planteando este bloque del No, eso es fácilmente demostrable. Ellos argumentan que el Gobierno les quitará sus negocios a las personas, lo cual es completamente falso. Es una propaganda engañosa, que trata de crear un ambiente de violencia para impedir el referendo. Quieren sacar a un grupo de ciudadanos molestos, aterrorizados, para que defiendan algo que nadie les está quitando.

-La oposición interpreta que la redacción del artículo 115 y la figura de la expropiación, contenida en esa norma, atentan contra el derecho a la propiedad.

-La expropiación ha existido toda la vida por causa de utilidad pública y siempre con la indemnización a su dueño, que nunca pierde el derecho de propiedad. Es una burda manipulación del artículo 115.

-El proyecto establece el mandato de crear un Estado socialista, que ya no promoverá la iniciativa privada. ¿Esto puede afectar a los emprendedores y comerciantes?

-No, todo lo contrario. El Gobierno impulsará al pueblo organizado y al emprendedor que está iniciándose, para que tengan las mismas oportunidades que han disfrutado los grandes capitales. Aquí el problema es el pueblo excluido, que no ha tenido acceso a la propiedad. Con esta reforma se le incluye, para que pueda desarrollarse y tener acceso a las propiedades social, mixta, colectiva y privada. La garantía de la propiedad privada aparece por primera vez en esta reforma, pues no estaba ni en la Carta Magna de 1961 ni en la de 1999. Con los valores socialistas se garantizan la propiedad y los derechos para todos en igualdad de condiciones.

-Del artículo 112 actual se suprime que "todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia". ¿Eso limita a los ciudadanos?

-Hay una nueva redacción porque esos son los derechos socioeconómicos, que están relacionados con un modelo económico adaptado a la realidad y con lo que promueve el Gobierno. Eso tampoco es nuevo porque ya se está promoviendo desde las empresas colectivas y las cooperativas. Esa es otra manipulación, una estupidez, subestimar al pueblo: ¿Quién va a creer que el Gobierno le dirá a la gente a qué se tiene que dedicar? Ahora todos tienen la posibilidad de dedicarse a lo que quieren, con el apoyo del Gobierno.

-La propaganda oficialista se basa principalmente en los artículos 87 y 90, referidos al Fondo para Trabajadores por Cuenta Propia y la reducción de la jornada laboral. Sin embargo, para aplicar esas medidas se requiere que la AN reforme la Ley del Trabajo y redacte una norma especial. La oposición dice que eso es propaganda engañosa.

-Dicen eso porque les duele que todos esos sectores puedan tener una estabilidad social y laboral. Les duele que los trabajadores, con nombre y apellido, estén incluidos en la Constitución. El artículo 87 es el más revolucionario de esta reforma, reconoce el esfuerzo de quienes trabajan toda su vida y que al final de su etapa productiva, cuando ven atrás, no tienen nada. A ellos no les gusta porque desprecian al pueblo.

-El CNE había propuesto organizar unos debates entre los bloques del Sí y el No. Al final, ustedes descartaron esa posibilidad y la diputada Gabriela Ramírez señaló que "el debate es con el pueblo". ¿No se desperdició una oportunidad para conocer las razones de ambos lados?

-No, es que el debate está en las calles con el pueblo. La oposición quiere un show mediático, ellos nunca han querido debatir nada. No tienen interés en que se conozca la reforma porque ellos están en contra del proyecto y de la Constitución de 1999, que derogaron en el golpe de abril de 2002. Ellos están en contra de la revolución, de Chávez y del pueblo. Ven al pueblo como chusma, hordas, ignorantes y tarifados. ¿Con quién se va a debatir? ¿Con los que han venido participando en todos estos planes desestabilizadores? ¿Con ellos? No, con ellos no hay que debatir nada, pero con el pueblo sí y estamos en las calles.

-¿No considera que la constante descalificación del adversario aumenta el clima de tensión en el país?

-No, se trata de aclarar las cosas, porque los mismos actores del golpe de Estado son los actores de hoy, pero con un guión devaluado porque ya no existen las mismas condiciones. Cuando el señor de Fedecámaras dice que hay que impedir la reforma, ¿eso es democrático? Eso es atentar contra la Constitución. Ellos dicen que si el pueblo aprueba la reforma es un golpe de Estado. Esa es la mentalidad de estos dictadores. No buscan la voluntad de la mayoría sino la imposición. Sale Fedecámaras, la cúpula de la Iglesia católica, los mismos partidos, los medios de comunicación social y algunos nuevos actores que buscan para cada coyuntura. Eso es bueno, demuestra que estamos en una revolución que va depurando, donde sale la escoria y lo putrefacto. Toda va saliendo y seguirá así.

-Durante los debates sobre el proyecto de reforma, usted dijo que los dirigentes estudiantiles que se oponen a la propuesta son "fascistas como los militares de Altamira". ¿No es una exageración?

-Hay muchos estudiantes allí que uno respeta y quiere mucho, porque tenemos hijos jóvenes y adolescentes. Pero los que están encabezando el movimiento dan la cara por los viejos políticos, con el mismo discurso y hasta peor. Vienen a la AN a tratar de montar un show mediático y con un guión escrito. Ellos mismos han admitido que son dirigentes de Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Primero Justicia y Bandera Roja, no pueden decir que representan todo el sentimiento de los estudiantes. Nosotros presentamos unas grabaciones en donde Alfonso Marquina (dirigente de UNT) decía que estos estudiantes les estaban haciendo el trabajo, que ellos los financian. Entonces, ¿cómo no vamos a pensar que esos estudiantes representan a la ultraderecha y el fascismo?

-¿No cree que con un poco más de tolerancia hacia la disidencia se hubiera evitado la ruptura con Podemos?

-Creo que no, creo que se llegó al llegadero. El que no comparte completamente este nuevo proyecto, que se le transfiera y restituya el poder al pueblo, debe apoyar otro modelo. La gente de Podemos, ese grupito de Ismael (García), cuando se separó del MAS, ¿lo hizo de corazón? No pareciera, a lo mejor fue por la oportunidad, por el momento de mantenerse todavía con alguna cuota de poder, porque esos gobernadores y diputados de Podemos salieron con la tarjeta del chavismo. Ismael está en su sitio de origen, a donde fueron sus compañeros, pero él no está viendo cómo quedaron ellos. El destino de ellos es el olvido, el pueblo los desprecia.

-¿Y en el caso del ex ministro Raúl Baduel? ¿Un poco de tolerancia no habría impedido su deslinde?

-No, bien bueno que se dio eso en estos momentos de definiciones, para ver si se está con el capitalismo, el neoliberalismo y el Imperio. No nos extrañaría ver a Baduel y García apoyando al presidente George W. Bush. En abril de 2002, Baduel cumplió con su deber, con la Constitución, presionado por el pueblo. En Aragua no había nadie alzado y él simple y llanamente cumplió con su obligación.

-¿Hay espacios para la disidencia en el chavismo? Están los casos de Podemos y Baduel, pero ahora Luis Tascón dice haber sido expulsado del PSUV y hace semanas Francisco Ameliach fue sancionado por sugerir la resurrección del MVR.

-En el PSUV hay democracia como en ningún otro partido, pero existen una organización, unos estatutos y una disciplina. Uno tiene que someterse a las reglas. Puede haber disidencia, pero la mayoría decide. Esas son las reglas de la democracia, la mayoría decide.

-Si el 3 de diciembre el No amanece victorioso, ¿cómo puede ese resultado afectar la marcha del Gobierno?

-Estoy convencida de que vamos hacia una gran victoria el 2 de diciembre. Cuando el Presidente se postuló a la reelección, presentó como proyecto profundizar la revolución y avanzar hacia la construcción del socialismo del siglo XXI. Chávez está cumpliendo su promesa, la profundización de la revolución y la construcción del socialismo del siglo XXI pasan por esta reforma constitucional.

El Universal

Rodríguez defiende cambios en autonomía

El vicepresidente de la República y coordinador nacional del Comando Zamora, Jorge Rodríguez, afirmó que con la aprobación de la Reforma Constitucional se acabará con la dictadura de las autoridades universitarias, reseñó ABN.

Durante su alocución en un acto en apoyo al Proyecto de Reforma en la avenida H, Costa Oriental del Lago, Cabimas, estado Zulia, denunció a la oposición por mentir sobre la autonomía universitaria.

"Hay que ser torpe, toda vez que el artículo 109 del proyecto, en su primera línea, dice que se consagra la autonomía universitaria", dijo el representante del Ejeutivo nacional.

"Lo que no le gusta a la derecha es que ahora los profesores, los estudiantes y los empleados de las universidades públicas y privadas, podrán elegir, en igualdad de condiciones, a sus autoridades", destacó Rodríguez.


El Universal


Publicar un comentario