07 enero 2008

Capítulo repetido

Después de nueve años de gobierno, ya nos conocemos "el tumbao". Chávez está en su fase "motolita". ¿Se acuerdan cuando con el Cristo en la mano pidió perdón? Después vino la arremetida¿

Si algo sabe el líder es de tiempo y "por ahora". Repliegues tácticos no más¿ Pero de allí a pensar que estamos ante un nuevo escenario, con un Chávez dedicado a gobernar en "pro" de todos, eso está por verse.

El 2007 no ha podido ser peor para el Comandante. La "guinda" del desastre fue la fallida y nunca filmada "Operación Emmanuel". Tan mal le ha ido que hasta escogió el nombre del niño como bandera y fue precisamente la hipótesis lanzada por Uribe sobre el menor, la que terminó de desmontarle el parapeto. Al momento de escribir este artículo aún se está a la espera de la prueba de ADN que compruebe su identidad, pero si llega a ser el hijo de Clara Rojas y, citamos al propio Chávez, "las FARC quedarían muy mal a nivel internacional". Pero, ¿sería sólo el grupo insurgente el que quedaría mal parado o quien ha montado todo un show con todo y cineasta en un afán insano de protagonismo en el que los irregulares lucen como los buenos y el gobierno colombiano como los nefastos cachorros del imperio?

Lo cierto es que estamos estrenando año con un supuesto "nuevo" gabinete en el que hay demasiadas caras conocidas, una Ley de Amnistía medio "chucuta" que deja por fuera a mucha gente (entre ella a los comisarios Simonovis, Vivas y Forero) y unas "erres" volteadas que prometen una "revisión y una rectificación" pero dejan por fuera a la "R" principal que aspira el venezolano como es la "RECONCILIACIÓN". En ese sentido una amnistía general y no discriminatoria hubiera sido un buen comienzo.

El "borrón y cuenta nueva" total no se dio, lo que se siente en el ambiente es un afán de lograr titulares a como dé lugar para cambiar otros que le son adversos. Sacar el tema colombiano de la agenda, o la mortandad de diciembre producto de la inseguridad, la inflación, el desabastecimiento, la corrupción galopante y "enmaletada" y lo que el propio Presidente califica como el "traspié" del 2 de diciembre.

La obsesión "socialista" no le dio sus frutos, mucho menos el PSUV. Viene este año la gesta por las gobernaciones y alcaldías y tiene a sus seguidores cayéndose a dardos envenenados con liguita. Ya no habla de partido único sino de una "gran plataforma" al estilo del Polo Patriótico. Atrás quedó la amenaza de que quien no entre por el redil del partido único "se le va el tren" y es poco más o menos que "un traidor".

Chávez ha acusado los golpes que recibió en el 2007. Él sabe de repliegues tácticos. Que nadie se llame a engaños. Ya este capítulo lo hemos visto. Como diría Héctor Lavoe: "Periódico de ayer...".

Publicar un comentario