09 enero 2008

Claridad para afuera, oscuridad para adentro

Mientras las vías de comunicación en distintos puntos de la ciudad se encuentran completamente deterioradas por falta de asfaltado y mantenimiento. Mientras los cinturones de pobreza alrededor de las ciudades siguen aumentando sin que el gobierno tome cartas en el asunto. Mientras el hampa y los grupos anárquicos continúan acechando a los sectores más desprotegidos de la población. Mientras la leche, el arroz, el papel higiénico, la carne y el pollo brillan por su ausencia, y miles de indígenas venezolanos viven en la penuria sin ningún tipo de atención, el gobierno de Venezuela está regalando millones de dólares a través de su programa calefacción con descuento de la Citgo para los grupos indígenas más desprotegidos en EEUU.

¿Por que en vez de regalar a EEUU el que posee una de las mayores riquezas del planeta, el presidente Chávez no invierte en su país donde existen tantas necesidades? Pienso que podrían haber varias razones por la cual el gobierno hace este tipo de negociación; la primera, es que el gobierno a través de este programa mejoraría la imagen del país que hoy en día está deteriorada gracias al discurso del Presidente; también podríamos interpretar esta ayuda como una estrategia del gobierno para tratar de convencer al país del Norte de que en Venezuela todo está caminando democráticamente.

Este programa de combustible de calefacción el cual fue iniciado en el invierno del 2005 debido a una petición de algunos senadores norteamericanos quienes solicitaron ayuda para socorrer a los damnificados de los huracanes Katrina y Rita, ha ascendido hoy día a cien millones de dólares, beneficiando aproximadamente alrededor de un millón trescientos mil norteamericanos entre ellos 163 tribus de los estados de Maine, Alaska, Montana, Dakota, Minnesota y Nueva York , y el cual el gobierno venezolano proyecta distribuir la cantidad de ciento doce millones de galones entre noviembre del 2007 y marzo del 2008 según la revista Venezuela en Houston.

A medida que este gobierno utiliza el petróleo como herramienta política beneficiando no solo a EEUU e Inglaterra, sino también a Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y a quien se lo pida, se olvida completamente de los más desposeídos en el país, ya que para nadie es un secreto que miles de venezolanos, entre ellos la población indígena, están siendo desatendidos debido a la falta de puentes, escuelas, hospitales, baños, y lo más importante, un programa como educación para integrarlos a la sociedad venezolana.

Mientras los beneficiados norteamericanos se sienten contentos gracias a la ayuda de nuestro pequeñito y desconocido país, que los está favoreciendo sin pedirles nada en retorno, el presidente Chávez pareciera que quiere convertir a millones de habitantes en Venezuela en limosneros e indigentes, manipulando el hambre, la miseria, y la desdicha humana como parte de un programa para mantener un caos lleno de oscuridades que a la larga a quien beneficia es al gobierno y a su revolución.

Orlando José Bruzual Rojas
El Universal
obruzual@hotmail.com
Publicar un comentario