30 enero 2008

Desigual y asimétrica

La más reciente aventura iniciada por el presidente Chávez con el caso colombiano (que comenzó con su mediación para liberar rehenes en manos de las FARC, y que tuvo su punto de quiebre cuando despidieron al líder de la revolución de su trabajo como mediador) ha llevado al Jefe de Estado a exponerse varias veces a prueba de las cuales ha salido raspado.

Por una parte, sobrevaloró su capacidad de negociación entre el Gobierno colombiano y el grupo terrorista, que en vista del fracaso de las conversaciones del canje humanitario, las FARC prefirieron liberar unilateralmente a sus secuestrados sin recibir a cambio a ninguno de sus combatientes presos y que según las malas lenguas lo que sí recibieron fue un puñado de millones de dólares; en esas mismas fechas se trajo para el show a un montón de gente (Kirchner y Stone incluidos) para hacerles perder el tiempo y casi la cena de año nuevo. Días después se lanza a pedir el estatus de beligerancia para las FARC y el ELN ante lo cual ni siquiera sus amigos lo apoyaron; inmediatamente sale el presidente Uribe a recorrer el mundo y se lleva de regreso a Bogotá el apoyo INCONDICIONAL de EEUU y Europa (vale decir los países más poderosos del planeta) porque hasta allí llegó su periplo (tal vez si va mas lejos trae otros gestos de solidaridad). Las encuestas colombianas con excelentes resultados para Uribe, mientras que las venezolanas reflejan la estrepitosa caída de Chávez (y en vísperas de elecciones¿).

Y para colmo el Gobierno teniendo que hacer mercado en Makro y Éxito para abastecer a Pdval, Nicaragua ofreciendo darnos la producción que no tienen, la prensa cubana reconociendo que allí no se consigue comida, Di Martino involucrado en un video-escándalo, Bianco certificando que Barrio Adentro no sirve para nada, la inflación descontrolada, el dengue avanzando a paso de vencedores y nuestra FAN desmotivada y con sobrepeso.

Más le vale a Chávez seguir desayunando pasta de coca.



Publicar un comentario