12 febrero 2008

Chávez Vs Globovisión (02)


Ravel advierte que arrecian amenazas contra la televisora

Bogotá.-El director del canal Globovisión, Alberto Federico Ravell, declaró que no teme las amenazas hechas por el presidente Hugo Chávez de aplicar "mano firme" a esa estación de televisión opositora.

La semana pasada, Chávez pidió a sus funcionarios vigilar a los medios de comunicación opositores, a los que calificó de "terroristas" y nombró específicamente al canal de noticias Globovisión.

"Miedo no tenemos. Ir para atrás, no podemos. Entonces, ¿qué nos queda? Seguir adelante, dar la pelea hasta que el cuerpo aguante, o el Gobierno meta unos tanques aquí o unos fusiles, porque esa es la forma como nos tendrían que cerrar", declaró a la radio RCN de Colombia, reseñó Efe.

El pasado fin de semana organizaciones partidarias de Chávez anunciaron protestas contra ese canal de televisión por considerarlo hostil hacia el mandatario y su Gobierno.

El director de Globovisión señaló que "ellos (el Gobierno) vienen amenazando hace nueve años. A veces lo hacen con mayor ahínco. Y pareciera que están arreciando en este momento", dijo.

Con todo, Ravell admitió su preocupación por "el destino de casi 400 empleados y de 26 millones de venezolanos que se quedarían sin información de ningún tipo, ya que realmente el único canal que transmite todo lo que pasa en Venezuela es el nuestro".

Este canal que divulga información de forma ininterrumpida tiene una concesión para operar que expira en el año 2015.

"Este Gobierno tiene la desfachatez de acusarnos de cualquier cosa que pase", expresó Ravel.

El Universal

Oficialistas solicitan investigar a Globovisión por ofender a Chávez

Bajo la consigna de "ahora le toca a Globovisión", decenas de chavistas, encabezados por el diputado Juan Carlos Dugarte, se congregaron ayer ante la Fiscalía General de la República para demandarle a esa institución que abra una investigación contra el canal especializado en noticias por supuestamente tergiversar informaciones y mancillar la imagen del presidente Hugo Chávez.

"Vinimos para introducir un documento, en el que pedimos que se abra una investigación contra Globovisión por el trato que le ha dado a la información, por tergiversar hechos y por mantener una línea dirigida a difamar y dañar la imagen del Presidente y del Gobierno", afirmó el parlamentario, quien cuestionó las últimas ediciones del segmento "Usted lo vio por Globovisión", en las que muestra un extracto del discurso que el jefe del Estado ofreció a la Asamblea Nacional, el pasado 10 de enero, y en el que aseguró que todas las mañana masca hoja y pasta de coca.

"Globovisión ha llevado adelante una campaña para hacer ver al Presidente como un drogadicto, como un narcotraficante, tergiversando la información", enfatizó.

Representantes de la Asociación de Abogados Bolivarianos, quienes respaldaron la petición contra el canal 33, aclararon que la misma no era por difamación, tal y como aseveró el legislador, sino por incitación al odio. La difamación es un delito de acción privada, por lo que el Ministerio Público no puede actuar, sino que el particular que sienta su honor agraviado debe ser el que acuda ante un juez.

Dugarte sostuvo que la solicitud no persigue el cierre de la estación ni que se le aplique alguna medida que coarte su libertad de expresión, sino "que se revise su actuación frente a algunas noticias, porque la figura del ¨Presidente tiene que ser respetada. Este es el único país donde todo un grupo irrespeta la figura del Presidente".

Sin embargo, la consigna "ahora le toca a Globovisión", en alusión a lo que le ocurrió a Radio Caracas Televisión (RCTV) a mediados de 2007, cuando no le fue renovada la concesión para seguir emitiendo en señal abierta; y algunas pancartas en las que se pedía abiertamente la clausura de la estación desdijeron al parlamentario.

Pacífica, pero no tanto

La concentración oficialista ante la sede de la Fiscalía de Parque Carabobo no se desarrolló en total calma. Varios de los manifestantes se dedicaron a insultar a los periodistas que cubrían el hecho. El reportero de Globovisión, José Vicente Antonetti, fue el blanco preferido de todo tipo de improperios ante la mirada indiferente de los funcionarios de seguridad de la instancia garante de la legalidad, quienes impidieron durante 20 minutos el ingreso de los comunicadores al edificio.

No fue sino hasta que la periodista de la Asamblea Nacional, Yira Yoyotte, recibiera un manotazo de una protestante, que se le permitió a los trabajadores de los medios entrar al recinto para protegerse.

Llamó la atención la escasa presencia de efectivos de la Guardia Nacional y de la Policía Metropolitana, se contabilizaron cuatro de los primeros y dos de los segundos, respectivamente, para resguardar las instalaciones. En la marcha que la oposición convocó el pasado 23 de enero y la cual pasó al frente del despacho de la fiscal general Luisa Ortega Díaz, se instaló un numeroso piquete que impidió a los protestantes acercarse siquiera a las puertas del edificio.

En horas de la tarde, un grupo de concejales de Caracas y del estado Miranda acudieron a la sede del canal para pedirle que revise su programación.

El Universal

Nitu Pérez responde al diputado Villalba

Este domingo 10 de febrero, usted declaró que la comisión de la AN que preside "respalda todas las acciones legales que organizaciones sociales y políticas emprendan contra Globovisión, por su constante campaña de desestabilización".

En virtud de estas palabras y en vista de que la decisión de cerrar a Globovisión es de inminente ejecución, ya el tema no atañe exclusivamente a las autoridades oficialistas y del canal, sino que también pasa a ser objeto de debate público, encabezado por los trabajadores del querido canal 33. Por ello, unas líneas para expresarle algunas ideas:

1) El Poder Legislativo debería hacer lo mismo que ha hecho el periodismo en muchas oportunidades: detectar irregularidades y hacerlas aflorar para que sean castigadas. Es menester recordarle que el periodismo fue incómodo durante la IV República acaso más de lo que ha sido en la V. La razón es elemental: antes había múltiples canales que libremente asumían líneas editoriales, así como revistas y periódicos que no yacían subyugados al poder público...no como ahora, que somos poquitos...aunque tan eficientes, que la mejor salida es cerrarlos. Esta es la mejor consideración que le pueden hacer a nuestro canal: ha sido tan eficiente que competir con él ha sido infructuoso. ¿Se podría decir lo mismo del Poder Legislativo?

2) El tipo de políticas que respalda habría hecho imposible denunciar desde el caso Watergate hasta el de los jeeps adquiridos con cargo a la partida secreta. La reciente invasión al ISUM por parte de efectivos policiales nunca hubiese podido ser denunciada, ni el asesinato de los niños Faddul, pues tendría que ser silenciado. ¿Esto le suena lógico?

3) Usted menciona específicamente los micros "Ud. lo Vio por Globovisión" que son reproducciones exactas, sin edición, de declaraciones de funcionarios del Estado, unas, así como peticiones y reclamos al Gobierno por parte del soberano, otras. Cuando el Presidente mastica la coca, hoja sagrada de los indígenas bolivianos, en plena Cumbre del Alba, y nos habla de sus propiedades nutritivas, ¿pretende desestabilizar su propio gobierno? Cuando nos afirma la reactivación de la Empresa Láctea Socialista de Machiques, con capacidad de recepción de un millón de litros de leche diarios y la derrama sobre una mesa, ¿desestabiliza? No...lo desestabilizador es la realidad y esa, la cubra o no Globovisión, la sabemos todos los venezolanos;

4) Globovisión, señor Villalba, lo que hace es informar, retransmitir declaraciones, hechos y sucesos. Usted ha hecho una interpretación de ese micro en particular de "Ud.lo Vio por Globovisión", que es suya, no nuestra, no de Globovisión y yo me pregunto: ¿por qué usted hace esa interpretación? ¿Qué sabe usted que yo no se?

La verdad última, señor diputado, es que ni cerrando a Globovisión se puede tapar el descontento generalizado. El pueblo no encuentra institución gubernamental que le escuche y le dé respuestas.

El Universal
Publicar un comentario