14 febrero 2008

Chávez Vs Globovisión (03)


Atacan marcha a favor de Globovisión

Un grupo de personas que manifestaban en Barquisimeto a favor de la libertad de expresión y en contra de las amenazas al canal de noticias Globovisión fueron atacados por personas armadas.

Alfredo Ramos, dirigente de La Causa R, relató que los marchistas fueron emboscados, en el sector la Ruezga, por supuestos círculos bolivarianos que se encontraban armados y dispararon a la manifestación.

El acto, cuyo objetivo era recoger firmas para evitar el cierre de Globovisión, era encabezada por el gobernador del Zulia y dirigente de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales, dirigentes de otros partidos de oposición y algunos líderes vecinales.

Ramos explicó que aproximadamente a las 3:00 de la tarde los marchistas fueron atacados por el grupo de afectos al oficialismo con palos, piedras y armas. Poco tiempo después aparecieron unas patrullas de la policía del estado Lara, pero los efectivos informaron a los marchistas que no estaban autorizados para mediar entre los grupos y resolver la situación.

También afirmó que en el lugar se encontraba una camioneta de la gobernación entregando escopetas a los atacantes para que reprimieran la manifestación. "(Los grupos violentos) no eran de la zona, algunos son los tomistas del Politécnico de Barquisimeto que tienen 8 meses tomando la institución", indicó Ramos.

El dirigente responsabilizó al gobernador Luis Reyes Reyes y a su hijo el presidente del Consejo legislativo, Luis Jonás Reyes de promover el ataque.

El Universal
SNTP teme que Chávez cierre al canal 33

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) acusó al gobierno del presidente Hugo Chávez de buscar cerrar al canal de noticias Globovisión.

En un comunicado de prensa,el organismo que agrupa a los trabajadores de los medios expresó su "alarma" y "preocupación" por las duras críticas que en las últimas semanas han lanzado distintos voceros gubernamentales contra el canal 33 y sus periodistas, a los cuales no han dudado en calificar como "amarillistas", "golpistas" y "de estar al servicio del imperio".

El SNTP afirmó que este tipo de señalamientos busca justificar una medida similar a la que hace nueve meses se le aplicó a Radio Caracas Televisión (RCTV), a quien no se le renovó la concesión para seguir emitiendo en señal abierta y se le despojó de buena parte de sus equipos de transmisión.

El Universal
Las mentiras de Globovisión

El Presidente ha vuelto sobre el tema de Globovisión y esta vez con toda la furia. Al parecer el celebérrimo canal por suscripción ha logrado molestar al jefe supremo, quien no cesa un solo instante en insultar a sus dueños y a su personal amenazando con tomar medidas para que no le mienta tanto a la nación y no desestabilice al régimen. Por lo que podemos percibir, al mandatario le molesta muchísimo el que un medio no esté plegado a sus lineamientos políticos y se dedique -este es su crimen- a informar veraz y oportunamente todo lo que en este país acontece; y vaya que acontecen muchas cosas.
Nadie tiene la culpa -y mucho menos Globovisión- de que Hugo Chávez y los personeros del régimen hagan lo indecible para generar a cada instante información, suscitando en los medios la necesidad de llevársela a la colectividad. Ahora bien, unos medios lo hacen de una manera "equilibrada", es decir, cortando aquí y podando allá para no causar escozor en Miraflores (a éstos la historia -que no perdona- les pasará factura a su debido tiempo). Mientras que otros, como Globovisión, presentan los hechos tal y como ocurrieron, sin aplicarse -¡horror!- la consabida automordaza que nos coarta el derecho que tenemos todos (oficialistas y no oficialistas) a estar informados. No tenemos la culpa -y mucho menos Globovisión- de que muy pocas personas vean los medios oficiales porque son realmente pésimos y de mal gusto, mientras que un buen segmento de todas las clases sociales esté pegado frente a su televisor siguiendo la programación de Globovisión y de RCTV. Ah, eso molesta muchísimo al régimen, que dicho sea de paso no le pierde pausa a la programación de estos canales porque sabe que es en ellos en donde está el verdadero termómetro social de esta nación. Si no, que analicen los "expertos" del gobierno la altísima tasa de suscripción de las empresas por cable, sobre todo en los barrios y en las zonas pobres de todo el territorio de la república, lo que vendría a constituir un auténtico fenómeno comunicacional digno de análisis científico, para que se percaten de lo que aquí realmente sucede.

No entendemos la molestia del ministro Andrés Izarra con Globovisión cuando expresa en una entrevista hecha por Da Corte (El Universal, 10-02-08): "Es hora de que alguien le ponga coto a un canal de televisión que lo insulta (se refiere al Presidente). Lo último fue que lo llamen consumidor de drogas". No la entendemos, porque las imágenes transmitidas por el canal muestran al Presidente afirmando que consume coca y que a ello debe su fortaleza física, y no contento con eso recomienda su uso. Es más, en otras imágenes aparece el mismísimo Chávez masticando la hoja del arbusto. Para alguien que haya leído un poco resulta un secreto que con el masticado de la hoja de coca (que se hace con álcali) pasa a la sangre su alcaloide (cocaína). Así de sencillo. Quien no lo crea lo remito a la bibliografía científica especializada. ¿Entonces quién insulta a quién?
El crimen de Globovisión y de otros medios no plegados al régimen es mostrar sin trucos ni disfraces una realidad política, económica, educativa y social que es sencillamente un desastre. Si desestabilizar es dar noticias no sesgadas ni maquilladas, con el fin de que cada ciudadano esté informado de manera clara y precisa y se forme su propia opinión, entonces apoyamos esa supuesta "desestabilización". El Gobierno habla de los "medios" como si la mayoría estuviera en manos de los factores privados, cuando todos sabemos la gran cantidad de televisoras, emisoras de radio, comunitarias y medios impresos que están plegados sin chistar a la voluntad oficialista, mostrándonos de manera tergiversada y con muchos eufemismos una cara de la realidad que es más un sentido mágico-religioso de las cosas, que un periodismo profesional. Es hora, entonces, de que se revise la política comunicacional del Gobierno, si es que la tiene.

Ricardo Gil Otaiza
El Universal
rigilo99@hotmail.com

Publicar un comentario