13 febrero 2008

La hoja de coca es tan droga como la cocaína


Leyes, convenciones internacionales y expertos convergen en lo mismo: la hoja de coca es una droga tanto como lo es la cocaína. En este reportaje de Últimas Noticias, los expertos recuerdan que los efectos de mascar una o aspirar otra son iguales: euforia, disminución de la sensación de fatiga y de hambre y aseguran que desde 1934 en Venezuela la importación de la hoja de coca está prohibida, ante el anuncio de su próxima entrada al país por parte del gobierno.
Por Margaret Lopez

La Convención Única sobre Estupefacientes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le reserva un lugar. La Oficina Nacional Antidrogas le reconoce otro puesto dentro de su glosario y los análisis toxicológicos de distintas universidades lo confirman: la hoja de coca es una droga tanto como la cocaína que se vende ilegalmente.

"Sin la hoja de coca, no hay cocaína" es el lema que usa Orlando Vizcarrondo, el decano de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela (UCV) para dejar en claro el parentesco entre ambas presentaciones de una misma sustancia psicotrópica.

Entre ese polvo blanco -ese casi nunca llamado clorhidrato de cocaínaque se suele vender en bolsitas ocultas y la hoja fresca y verde de un árbol parece haber mucha diferencia. Sin embargo, cuando se mastican ramales provenientes del arbusto de la coca, al cabo de un rato, se desencadenarán los efectos propios del narcótico: euforia, incremento de la temperatura corporal y aumento de la presión cardiaca.

Los incas hace más de cuatro mil años atrás le reconocían las mismas propiedades por las que hoy todavía es consumida por los indígenas de Bolivia y Perú. Mayor energía, disminución del apetito y de la sensación de fatiga son tres de los efectos por los cuales, en la actualidad, se puede ver a grupos de hombres mascar un cúmulo de hojas de coca a los tres mil metros de altura.

Daniela Pasqualatto, del Servicio de Información de Medicamentos y Tóxicos de la Facultad de Farmacia, sabe del valor cultural de esa costumbre, pero prefiere dar a conocer el camino que la química demostró que sigue a esa euforia momentánea que desata el consumo de la coca.

"Después de esa etapa de hiperactividad motora, verbal y de creatividad le sigue el cansancio, la irritabilidad, la fatiga, la hipertemia (la fiebre que puede causar un accidente cerebrovascular), la alteración de la capacidad crítica y pseudo alucinaciones visuales y táctiles".

La hoja de coca apenas tiene 0,7% de pureza de la cocaína y sus efectos se comenzarán a sentir pasados 10 minutos de su ingesta, pero nada de eso impide que una persona que consuma sólo un par de hojas de coca salga positivo a una prueba toxicológica para cocaína. La otra letra, la ley. Los efectos adversos de las drogas no es un capítulo nuevo dentro de la literatura toxicológica y las leyes son prueba de eso.

La prohibición jurídica para las drogas existe en Venezuela desde 1934. Más tarde se firmó en 1961, el acuerdo macro de la materia en la ONU y hace apenas tres años se promulgaron 216 artículos para dejar los límites claros. "Si se permite la exportación de hojas de coca en el país, es cierto que una parte se puede destinar a la investigación científica pero el sobrante tiene el riesgo de ir a parar en manos del narcotráfico" recuerda Antonio Roye, profesor de legislación farmacéutica en la UCV.

FARMACEUTAS ALERTAS

"No queremos que esto se transforme en un acto de politiquería" es una de las aclaratorias que hizo Vizcarrondo al comenzar el foro Mitos y verdades de la Hoja de Coca realizado en la Facultad de Farmacia. Con un auditorio a medio llenar tres profesores de la Universidad Central de Venezuela tuvieron la responsabilidad de explicar todos los detalles sobre la plantación de coca que es "un tema tan delicado y complejo". Ninguna mención hubo al capítulo que protagonizara el presidente de la República, Hugo Chávez, en la reciente Cumbre de la Alternativa para las Américas (ALBA).

Sin embargo, los representantes de esa escuela aprovecharon para recordar que en marzo del año pasado, la Federación Farmacéutica Venezolana, ya le había solicitado al Presidente y al canciller Nicolás Maduro que no se importaran cuatro mil toneladas de hojas de coca de Bolivia porque con ello "se violaría la Ley Orgánica de Sustancias Estupefacientes".

Publicar un comentario