09 febrero 2008

PDVSA vs Exxon Mobil (2)

Seguimos en un mundo bizarro. En situaciones normales, el ciudadano común y corriente, el llamado a veces "el ciudadano de a pie", se alarmaría y se molestaría por esta noticia. Pero en el mundo bizarro, lo que se escucha es: "yo sabía que esto iba a pasar", "bien hecho", "que pena con ese señor", "eso les pasa por ineficientes", y así por el estilo. No podemos creernos que somos los dueños del mundo todo el tiempo...

El fallo contra Pdvsa aumenta aversión al riesgo venezolano


La decisión judicial que favorece a Exxon Mobil y congela activos de Pdvsa ha impactado, al menos momentáneamente, la confianza de los inversionistas en los bonos venezolanos, aumentando el costo que tendría que pagar la República en caso de necesitar financiamiento en el mercado internacional.

Entre el 1 de febrero, cuando el rumor sobre el fallo comenzó a recorrer al mercado y el cierre del 8 de febrero el Global 27, el bono más transado de los papeles venezolanos, registra una caída desde 102% de su valor hasta 97,9%.

Si bien la medida judicial que congela activos de Pdvsa, la empresa que provee 90 de cada 100 dólares que ingresan al país, eleva la percepción de riesgo, la crisis que atraviesa la economía de Estados Unidos y el clima local ya habían golpeado con fuerza a la deuda venezolana.

Los grandes fondos de inversión, anticipando tiempos duros en los que tendrán que cubrir pérdidas, disminuyeron desde principios de año la cantidad de bonos de países latinoamericanos en sus portafolios.

El resultado es que la deuda venezolana registra una fuerte caída; de hecho, entre el 8 de febrero de 2007 y el 8 de febrero de este año, el Global 27 desciende desde 123,2 hasta 97,9%.

El peor alumno
Aunque los problemas en EEUU han afectado a toda Latinoamérica, Venezuela es el país más castigado, ya que circunstancias locales poco alentadoras se unen al desajuste en Wall Street.

El 18 de octubre del pasado año Fitch Ratings, una de las tres grandes calificadoras de riesgo en el mundo, bajó de estable a negativo el panorama para la deuda venezolana a largo plazo en moneda extranjera y local, argumentando "mayor vulnerabilidad de las cuentas del sector público y externo ante una baja en los precios del petróleo, la incapacidad de reducir la inflación y la ampliación de diferenciales entre el tipo de cambio oficial y el paralelo".

La calificación de Fitch se mantiene en "BB- con perspectiva negativa", dijo vía telefónica a AFP Carlos Fiorillo, analista de Fitch para Venezuela.

El riesgo país, un termómetro que mide la diferencia entre el rendimiento que exige un inversionista para no comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos y adquirir papeles venezolanos, se ubica al cierre del 7 de de febrero en 5,33%, una magnitud que supera con creces a 1,70% de México, 1,95% de Perú, 2,44% de Colombia, 2,56% de Brasil, y sólo se aproxima a 4,63% de Argentina.

Un riesgo país alto, además de obligar a pagar elevadas tasas de interés por el financiamiento aleja la inversión extranjera, lo que expertos estiman necesaria para crear empleo.

Nada grave
En un reporte enviado a sus clientes ABN Amro minimiza el impacto que puede tener el fallo contra Pdvsa.

"Nuestra visión es que las operaciones de Pdvsa y el servicio de la deuda no serán afectados", afirma el banco de inversión.

Añade que 95% de las ganancias de Pdvsa, antes del pago de impuestos, intereses, depreciación y amortización se generan en Venezuela y que el corazón del flujo de caja de la empresa está en las exportaciones de petróleo, algo que sería muy difícil, si no imposible, de bloquear con una resolución judicial.

ABN Amro estima que, en dado caso, lo que tendría que pagar Pdvsa a Exxon estaría en un rango entre mil y 3 mil millones de dólares y que un reclamo por 12 mil millones es exagerado.

Pdvsa ha emitido bonos y el pago anual por los intereses de los papeles es de 401 millones de dólares, una magnitud que no representa problemas para la compañía, por lo que para la mayoría de los analistas la posibilidad de que haya incumplimiento en estos compromisos es prácticamente nula.

No obstante el ruido afectó los bonos de Pdvsa y el que vence en 2017 cierra la semana en 70,9% con una pérdida de 3,5 puntos desde el 4 de febrero.


El Universal

"Exxon Mobil más nunca tendrá negocios en el país"

Intentando bajar el tono de lo que a su juicio es, sin embargo, una "clara situación de conflicto", el ministro de Energía y Petróleo y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, desestimó ayer las implicaciones de las medidas judiciales que ordenaron la congelación de 12.300 millones de dólares en cuentas bancarias y activos del holding en el exterior.

Ramírez acusó frontalmente a la petrolera estadounidense Exxon Mobil, solicitante de las órdenes judiciales contra Pdvsa, de agredir al Estado venezolano en una "maniobra que pretende atemorizar y que el Estado retroceda en su decisión de nacionalización". También aseguró que la estrategia de esa empresa puede tildarse de "terrorismo judicial y legal".

Añadió tajante que "Exxon Mobil nunca más tendrá negocios en el país" y anunció que el conflicto que mantienen ambas petroleras por la salida de Exxon de la asociación estratégica Cerro Negro y del convenio de exploración a riesgo La Ceiba se dirimirá en las instancias a las que hasta ahora ha recurrido la transnacional: cortes en Nueva York, Londres y Holanda y el Centro Internacional de Arreglo de Disputas Relativas a Inversiones (Ciadi), cuyos árbitros ya fueron nombrados y falta la constitución del comité arbitral.

"La República (de Venezuela) está representada por bufetes internacionales de amplísima experiencia, entre ellos el Curtis (Legal Services), y también tiene a disposición un equipo de abogados internamente", dijo.

Última palabra no se ha dicho
Ramírez hizo énfasis en que las medidas que se han dictado hasta ahora y que afectan las cuentas y los activos de Pdvsa son cautelares, de manera que una vez que Pdvsa ejerza su derecho de presentar sus alegatos la situación podría cambiar.

La estatal venezolana tiene previsto acudir a las cortes de Nueva York, Londres y Holanda la semana próxima, pero de cualquier modo Ramírez considera que la afectación a la empresa es mínima, tomando en cuenta que la congelación de efectivo en Estados Unidos es por 300 millones de dólares -un número irrisorio en comparación con los ingresos de la empresa- y que no hay activos reales involucrados en el fallo emitido en Londres y Holanda.

Ramírez no mencionó, no obstante, que Pdvsa posee 50% de las acciones del circuito Nynas, que posee dos refinerías en el Reino Unido -Eastham en Inglaterra y Dundee en Escocia-; y Bopec, un terminal de almacenamiento en Bonaire, uno de los territorios sujetos a la orden judicial emitida en Holanda.

Si bien es casi imposible que estos activos sumen los 12 mil millones de dólares que involucra la medida, según los términos en que se pronunció el tribunal de Londres, el fallo podría ampliarse a otros países si así lo decide esa instancia.

"La compensación a Exxon no se acerca ni a la mitad de los $12 mil millones, pero esa valoración se hará como parte del arbitraje, si hubiera lugar a ella (...) Exxon lo que quiere es que se reconozca ese número. Para eso que nos invadan de una vez".

El ministro también subrayó que las órdenes son contra Pdvsa Cerro Negro, la filial que había sido constituida para operar la asociación estratégica junto a Mobil Cerro Negro. Como parte de la migración de este negocio a la empresa mixta Petromonagas, Pdvsa Cerro Negro fue desactivada.

Sostuvo que el flujo de caja del holding no se ha visto afectado. "Pdvsa está a 100% de sus operaciones. Esta medida es un bloff, un hecho propagandístico. Si Exxon pretende ir contra Pdvsa, se volverá a equivocar como se ha venido equivocando".

Consultado respecto a la posibilidad de que Pdvsa flexibilice su estrategia con respecto a la disputa con Exxon, Ramírez desestimó esa posibilidad y señaló que en casos como este priva el interés nacional.

No obstante, adelantó que la estatal está a punto de lograr acuerdos con la estadounidense Conoco Phillips -compañía que también salió forzosamente de la Faja del Orinoco y el golfo de Paria y que en diciembre llevó la causa a arbitraje ante el Ciadi- y con Eni por su retiro del campo Dación en 2006.

El portavoz internacional de Conoco Phillips, Bill Tanner, confirmó esta versión a Dow Jones. "Continúa la discusión para una solución amistosa".


El Universal

Alí Rodríguez alega soberanía y Lameda lamenta descuidos

La decisión contra Pdvsa ha generado reacciones entre empresarios, políticos y ex presidentes de la compañía.

Guaicaipuro Lameda, quien lideró la estatal petrolera entre 2000 y 2001 afirmó a Unión Radio que "el incidente es lamentable y bochornoso, pero fue provocado por decisiones del Gobierno, inspirado en una fijación contra lo que es el mundo global, las transnacionales, lo que representa Estados Unidos y el capitalismo; no fueron decisiones racionales".

Recordó que cuando entregó su cargo en la empresa advirtió que "había que cuidarla como un negocio global, y que Pdvsa debía crecer en el ámbito de la energía más que en el mundo del petróleo, pero la dirección que quería tomar el Gobierno era absolutamente contraria a esa y los resultados están a la vista".

Alí Rodríguez, también ex presidente de Pdvsa, sostuvo que el congelamiento de activos de la empresa "vulnera el derecho a la defensa de cualquier persona natural o jurídica y más aun, envuelto en un problema de soberanía".

En todo caso, asegura que la decisión es improcedente y en ningún caso puede ser aplicable "a menos que se apliquen medidas coloniales, donde los grandes imperios se pagaban y daban el vuelto".

Alí Rodríguez fustigó el proceso de apertura petrolera. "En la apertura se incluyó una cláusula de arbitraje, Venezuela abdicaba de su soberanía para someterse a las decisiones de tribunales extranjeros, en este caso, de arbitraje".

El también ex secretario general de la OPEP refiere de igual manera que una resolución de las Naciones Unidas reconoce el concepto de soberanía permanente sobre los recursos naturales por parte de los Estados, lo que ampararía a Venezuela en este caso.

Heliodoro Quintero, ex representante de Venezuela en la OPEP y vocero del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), instó al Gobierno a que "convoque a los mejores talentos" para propiciar un debate nacional y enfrentar de la manera apropiada la sanción contra Pdvsa, porque lo que está en juego no son bienes del Gobierno sino de todos los venezolanos.

Cuestionó el "manejo ideológico sesgado" que hizo ayer el ministro Rafael Ramírez y destacó que los ciudadanos sí serán afectados por la medida judicial que tiene sobre los bonos y el valor del dólar.

Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia, sugiere dialogar con las empresas involucradas para llegar a una compensación justa que no afecte los intereses de los venezolanos, "sin engancharse en una pelea donde el pueblo venezolano pague los platos rotos".

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, monseñor Ubaldo Santana, se mostró preocupado por la reciente congelación de los activos, pues teme que se agrave el abastecimiento de alimentos del país.

El presidente de Fedecámaras, José Manuel González, indicó a Unión Radio que "es algo que no nos alegra. Llamamos a la ponderación al Gobierno, que se le haga el menor daño posible a la empresa petrolera, a Venezuela y a los venezolanos; que se siente a negociar en las mejores condiciones, buscando el menor daño posible, por supuesto, con estas otras empresas que pudieran involucrarse".


El Universal
Publicar un comentario