13 febrero 2008

Un salto al vacío

El país se le fue de las manos y como no puede materializar el llamado socialismo del siglo XXI, Chávez se dispone a dar el gran salto: el plan “B” del llamado “Proyecto” o “Proceso”. Es lo que se concluye de su afirmación que Venezuela no limita con Colombia, sino con los territorios controlados por las guerrillas de las FARC y del ELN.

Antes de los sucesos de abril de 2002, algunos periodistas manejamos informaciones que señalan las vinculaciones de Chávez con el terrorismo internacional y sus planes de convertir a Venezuela en una base de subversión hacia el resto del continente.

El desarrollo de los acontecimientos confirma la credibilidad de esos informes de inteligencia, donde señalan que de ser desplazado del poder, Chávez se jugará la carta de formar el Gran Estado Bolivariano, una suerte de estado independiente con regiones liberadas por las FARC, el ELN y parte de nuestros territorios: “No hay que olvidar que con el artículo 119 de la Constitución Bolivariana de 1999 se afectaron tierras de las etnias indígenas con adjudicación de grandes extensiones territoriales.

La sola invocación de esas cláusulas independentistas sería suficiente para ocasionar un conflicto legal internacional y para anexar algunos estados a la nueva estructura política”. Es decir, que Chávez intentará el desmembramiento territorial y político de la República. Un plan siniestro, trazado para neutralizar su salida del poder.

Se está gestando: Antes de Carnaval, los Altos Mandos analizaron durante casi nueves horas –en Fuerte Tiuna–, la grave situación política, económica e internacional que atraviesa la nación. Dieron como inminente un estallido social como producto de la ineficiencia gubernamental para enfrentar el desabastecimiento y la escalada inflacionista, también consideraron los niveles de crispación causado por la frustración y el discurso belicista del presidente en lo interno y lo externo.

Analizaron los escenarios de protestas comenzando por los estados Táchira y Zulia, y el consecuente baño de sangre si participan grupos paramilitares enfrentados a fuerzas civiles del gobierno, que a su vez sean respaldadas por elementos cubanos (aproximadamente 30.000), iraníes (10.000) y guerrilleros de las FARC que intervendrían con la excusa de enfrentar acciones preparadas por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos.

Los Altos Mandos consideraron conveniente suspender la ayuda a gobiernos amigos e invertir esos recursos en el país; los peligros de la presencia extranjera entrenada en guerra urbana; la solución de las relaciones con Colombia y los beneficios de un diálogo con sectores de oposición para evitar enfrentamientos.

La respuesta del presidente, durante el acto del aniversario del golpe de Estado del 4-F fue terminante cuando anunció los nuevos límites de nuestras fronteras con territorios ocupados por las guerrillas colombianas, vestido con atuendo militar y brazalete tricolor en el brazo izquierdo, a semejanza de sus aliados de las FARC, para que no queden dudas que dará el gran salto, y se aventurará con el plan del estado independiente. Un salto al vacío y sin paracaídas.

Tic tac

Rebelión en la granja: este lunes se negaron en la Sudeban acatar órdenes de cierre a una entidad bancaria, en venganza por el “Cállate Real”.


Oídos sordos: el presidente está hecho una furia porque los magistrados (Omar Mora, Carrasquero y Dugarte) le prometieron que Luisa Estella Morales solicitaría su jubilación después de la apertura del año judicial y sigue allí tan campante. Chávez hizo analizar la famosa foto de Morales votando por el No y los resultados fueron concluyentes: Sí votó por el No.

tic tac

Marianela Salazar
Artillería de Oficio
El Nacional
Publicar un comentario