03 marzo 2008

El Currículo Bolivariano avanza entre la crítica y el apoyo

Sin prisa, pero sin pausa, el Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE) avanza en la preparación de los docentes para la implementación del Currículo del Sistema Educativo Bolivariano (CSEB). El titular del despacho, Adán Chávez, aseguró que para finales de julio próximo 300 mil pedagogos estarán capacitados para desarrollar los nuevos contenidos en el año escolar 2008-09.

Desde su anuncio, en septiembre de 2007, los sectores académico, gremial, magisterial y la educación privada han rechazado su ejecución. Las razones: viola la Constitución en el 102 "una educación democrática y plural ¿respeto a todas las corrientes del pensamiento", y la Ley Orgánica de Educación, al crear un nuevo sistema educativo y áreas de conocimiento que no están contempladas y por ende es ilegal.

Los contenidos, en especial en ciencias sociales, son los que llevan el mayor cuestionamiento; "ahí esta concentrada la carga ideológica y la propaganda a favor del pensamiento de Chávez, y un matiz militarista camuflado con bolivarianismo", refiere un docente que recibió el curso en el plantel Pedro Fonte, en Montalbán. Agrega que otro daño colateral será la "deficiente" formación de los alumnos en ciencias: Matemática, Biología, Física y Química. "Verán esas materias como apéndices donde no se profundizan los contenidos. Se quiere enmascarar la falta de docentes al agruparlas por áreas".

Una opinión distinta expresa una docente que recibió el curso en el liceo Gustavo Herrera, en Chacao, si bien acota que hay algunas debilidades en los contenidos: "los cuales mejorarán gracias a nuestros aportes"; subraya que será una educación más activa "con la participación del alumno en su proceso de aprendizaje. Además, ¿qué tiene de malo que los alumnos conozcan más de Ezequiel Zamora, de Francisco de Miranda o de los consejos comunales? Se dice que se quiere ideologizar, pero eso es falso. Ni los docentes ni los alumnos son robots".

Si bien el Ejecutivo realizó algunas modificaciones, más de forma que de fondo, la idea central persiste: "la construcción de la nueva conciencia socialista venezolana y la formación de las nuevas generaciones portadoras de ella..." Los programas grosso modo apuestan a destacar la impronta de la actual administración: aprender la historia y destacar los proyectos gubernamentales; desarrollo endógeno, fundos zamoranos, misiones educativas, proyectos y programas sociales y exaltación de la Fuerza Armada Nacional y del mundo castrense. En el cuarto año del Liceo Bolivariano, algunos de los contenidos a estudiar son: El proyecto político y gobierno de Isaías Medina Angarita. El golpe de Estado de 1945 y la intervención de EEUU, pero no se estudiará la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez ni el 23 de Enero de 1958, por ejemplo. La historia de la "democracia representativa" comienza en 1959.

¿Y la participación?

Hasta el cansancio ha afirmado el ministro Chávez que las jornadas son para el debate y que los aportes del magisterio nacional serán insumos para mejorar el CB. Pero la realidad, según algunas confesiones, pinta muy distinta.

Docentes que asistieron a la Escuela Básica Nacional José Antonio González, en El Paraíso, aparte de cuestionar la legalidad del cambio curricular, y que podría suponer su desconocimiento porque no serán "cómplices solidarios de esa irregularidad", denuncian la "falta de pluralidad" en el diseño curricular y "ausencia de debate".

La molestia también se extendió al liceo Pedro Fonte, de acuerdo con la siguiente afirmación: "No hay ningún aporte, no hubo debates de ideas. Sólo lo que dictaban los funcionarios. En más de una oportunidad hubo atropellos y ataques contra quienes criticaban". Enseguida alerta. "Durante la jornada nos solicitaban las firmas hasta cuatro veces por día. Eso será utilizado como constancia de que los educadores refrendamos el cambio curricular, lo cual es falso".

Un acto de fe

Confiando en lo expresado por la representante del Nivel Central del MPPE, profesora, Idelcira Anderson, en cuanto a que la jornada tiene como objetivos: "dar aportes valiosos y crear modificaciones necesarias de parte de los docentes", los asistentes al taller en la Escuela Mercedes Limardo, en Antímano, le enviaron unas sugerencias: "En el pilar Reflexionar, se expresa como una de las características del Nuevo Republicano que debe ser un ser político, con lo cual la gran mayoría de los docentes no está de acuerdo, además de pensar que la política sólo debe tratarse siempre fuera de las instalaciones educativas. Que el aporte a la sociedad que pudiera surgir con este punto se puede manejar con valores".

Otra queja es que se pretende un trabajo individual, "pero la matrícula es excesiva en la práctica, y pensamos que no son excusa válida los argumentos de la creatividad, ingenio y organización del docente, ya que éstos deben estar al servicio del incentivo del aprendizaje y desarrollo de las potencialidades de nuestros niños". Advierten que los distritos escolares deben respetar el número legal estipulado de alumnos por aula, "ya que con el argumento de la inclusión, nos contradecimos si se busca el trabajo individualizado expresado en el CB" .

Apoyo al CB

Con las críticas también vienen los apoyos. Una profesora adscrita a la Zona Educativa de Miranda, realza que las jornadas son inéditas en el país. "Por vez primera son nacionales y están participando todos los docentes. Se están evaluando las competencias de cada nivel. No hay ninguna ideologización, somos docentes con más de veinte años de experiencia y no somos autómatas. El CB busca mejorar la enseñanza".

Asistente en la Unidad Educativa Libertador, una maestra de sexto grado destaca la receptividad y el apoyo . "Hasta de los que se oponen al Presidente".

gmendez@eluniversal.com

Publicar un comentario