02 marzo 2008

Mundo Bizarro (03)

No había querido, no me interesaba, no me daba nota, escribir ni reseñar acerca de la muerte de Raúl Reyes, presunto Nº 1 de las FARC, en manos del Ejército Colombiano.

Y es que todo lo veía tan normal, que las FFAA Colombianas, dentro de su territorio (a menos que sea verdad que Reyes estaba en Ecuador), haya matado en un enfrentamiento a uno de los más feroces Narcoguerrilleros (léase delincuente).

Y no salgo de mi asombro, cuando nuestro Presidente Comandante, en un ataque de locura quizás inducido por su ingesta diaria de hojas de coca, en vez de haber guardado un minuto de silencio por los 46 compatriotas fallecidos en el último accidente de aviación en el Estado Mérida, o en vez de guardar un minuto de silencio por todos los venezolanos fallecidos en los últimos días en manos del hampa común bolivariana, ordene guardar un minuto de silencio por la muerte (o asesinato si le preguntan a él) del Comandante Raúl Reyes...

¿Qué aporte le ha dado Raúl Reyes a Venezuela? ¿Por qué debemos estar tristes por la muerte de un delincuente del país vecino?

¿Y por qué el Comandante Presidente tiene que declararle la guerra a Colombia por eso? Y si decretan Estado de Movilizaciòn Nacional, ¿por qué debo ir a una guerra con la cual no estoy de acuerdo?

En circunstancias normales, en un país normal, estaríamos todos, incluyendo al Jefe de Estado, contentos por habérsele dado un duro golpe a las FARC.

En un país bizarro, como el nuestro, estamos a pie de guerra e impactados, por la muerte de un héroe latinoamericano, cuyas proezas y hechos heroicos van desde secuestro, tortura, hasta terrorismo...

Publicar un comentario