13 abril 2008

Hoy en la educación venezolana (22)

Docentes y padres quieren participar en diseño curricular

Las expectativas que gravitaban en torno a la Jornada Nacional para discutir el Currículo Nacional Bolivariano, a decir de sus organizadores, fueron superadas gracias a la masiva asistencia de los padres y representantes que acudieron para conocer, desde la experiencia de los docentes de sus hijos, cuáles son los pros y contras del polémico programa educativo.

El evento, que se desarrolló este sábado en el Distrito Capital, Aragua, Carabobo, Miranda, Lara y Zulia, entre otros estados, permitirá aglutinar las diversas propuestas en un gran documento nacional.

La vocera de la Red de Madres, Padres y Representantes, Lila Vega, a modo de primera conclusión, adelantó que la propuesta mayoritaria es la redacción de un nuevo proyecto curricular.

"El acuerdo de las asambleas, según la información que estamos recibiendo, es elaborar una nueva propuesta que refleje el mayor consenso posible. El ánimo es propositivo en cuanto a que participen los docentes y padres de todos los colegios y planteles", destacó.

Sobre la jornada en el Distrito Capital, Vega informó que se realizaron asambleas en 25 colegios. La participación de los padres fue de alrededor de cinco mil personas. "La asistencia alcanzó un poco más de 50%".

Otro aspecto que resaltó fue el consenso de "evitar la polarización política". "El objetivo es centrarnos en lo pedagógico y científico del currículo. Se trata de trabajar por una mejor educación", dijo Vega.

Entre los puntos más destacados en las conclusiones de las asambleas se señalan: Apoyo a temas sobre la venezolanidad, la tradición, el saber popular. Rechazo a los contenidos de Ciencias Sociales por el sesgo militar y partidista, y al uso de términos ambiguos. Preocupación por la inconstitucionalidad del currículo. Inviabilidad de ser aplicada por la gran confusión e incoherencias en el desarrollo programático.

Rechazo total en el Santiago

En el Colegio Santiago de León de Caracas, el salón de usos múltiples estuvo a su máxima capacidad. Los coordinadores de cada nivel educativo expusieron lo bueno y lo malo del proyecto pedagógico oficial.

Las observaciones se enfocaron sobre los déficit de contenidos y la incoherencia como están plasmados. Como una paradoja calificó la coordinadora de Ciencias Sociales, profesora Jasone Amuchategui, la eliminación de la Cátedra Bolivariana. "Esa materia permitía a los alumnos conocer documentos de nuestra historia, y aprendían el proceso de investigación y de redacción de monografías".

Otra falla es que la Historia deja de ser "un proceso". "Se presentan hechos aislados. Los temas son repetitivos e incoherentes. Se viola la periodización de la Historia. Los bachilleres no tendrán un mínimo conocimiento de Historia Universal".

La coordinadora de Evaluación, Katina Sanánez, alertó que se propicia la baja calidad cuando un alumno puede pasar de año con dos materias aplazadas, además de ser ilegal. "Se busca propiciar la prosecución pero el alumno tendrá grandes vacíos en su formación".

Asimismo subrayó el aumento de la carga horaria, cuya consecuencia inmediata será un "conocimiento superficial y disgregado del estudiante".

Luego de casi cuatro horas de asamblea, docentes y padres acordaron rechazar el currículo y trabajar para una nueva propuesta pedagógica.

La presidenta de Fenasopadres, Nancy de Martín, instó a los padres a involucrarse de lleno en el debate y a trabajar con sus pares de los planteles públicos y apoyar a los docentes. Lanzó la idea de un congreso nacional para debatir el futuro de la educación nacional.

El Universal
Publicar un comentario