02 junio 2008

¿Inteligencia?

Sí, el tema es la "inteligencia". "La falta de... ", podríamos decir. La que no se tiene o la que no se ejerce, porque no se puede o porque no se quiere. O tal vez porque en su empeño de revivir la guerra fría de lucha entre la KGB y la CIA o... mejor aún, algo muy cómico como el enfrentamiento entre los recordados "KAOS" y "CONTROL" de la serie "El Super Agente 86", se les olvida que la verdadera batalla no es contra el Imperio y que 007 no se pasea por las calles de Catia buscando aliados del Kremlin o de La Habana, no... La verdad de nuestra cotidianidad es que quienes tienen "licencia para matar" son todos los criminales que han tomado las calles, nuestras casas, nuestros vehículos, nuestras carteras, nuestros celulares y, por qué no decirlo, nuestras vidas en sus manos. Y lo peor, es que luego de diez años de gobierno en los que se cuentan con las manos las veces que el "ciego, sordo, pero nunca mudo", habla sobre la inseguridad lo hace en términos que a la luz de los acontecimientos diarios y de la poca gestión en políticas públicas sobre la materia, lo que suena es a ironía pura.

Que el jefe de un Gobierno que lleva tanto tiempo diga, como expresara el pasado jueves que: "a mí me duele mucho la inseguridad. A uno tiene que dolerle la injusticia, el dolor de los demás. Un gobernante no puede ser indiferente al dolor de un pueblo (... )", no puede sino provocar, lo mínimo una pregunta más que obvia: ¿Y por qué si le duele tanto, señor Presidente, en su Gobierno ha empeorado la inseguridad a niveles de pesadilla? ¿Por qué si le genera tanta preocupación el asunto no han hecho nada? O será que la licencia para el caos comenzó cuando usted mismo, recién iniciado su Gobierno, justificó en público que alguien robara por hambre. ¡Y mire que le han tomado la palabra! Sobre todo muchos de sus funcionarios y gente cercana que han hecho verdaderas fortunas a costa del dinero público. Pero esa es otra cuña del mismo palo: la corrupción. Tampoco allí han querido tomar medidas drásticas. La complicidad funciona como mecanismo de cohesión...

Pero mientras los venezolanos nos jugamos la vida cada minuto, el ministro del ramo está preocupado por otros asuntos. Batallitas de tiras cómicas. Kaos y Control. Pinky y Cerebro que quieren dominar al mundo. Creación de unidades especiales y... eso sí, control de la oposición a través de una Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contra Inteligencia que contempla prisión al que se niegue a "cooperar" con estos organismos de Seguridad del Estado.

Eso sí les preocupa, como dijera el propio líder de la revolución, el tema es si nos están o no "espionando" (SIC). Si nos están robando, si nos están secuestrando, si nos están estafando, si nos están hurtando, si nos están violando, si nos están MATANDO ... eso no. Eso es sólo una manipulación mediática... Sí, parece cuestión de inteligencia. De insulto a la nuestra.

Publicar un comentario