12 julio 2008

CEV pide a sus fieles no dejarse engañar

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) llama a los fieles católicos del país "a no dejarse engañar" por los representantes de la autodenominada "Iglesia católica reformada de Venezuela".

A través de un comunicado, los arzobispos y obispos de la nación "rechazan totalmente la pretensión de los fundadores de la mencionada agrupación de confundir al pueblo de Dios y a la opinión pública, haciendo creer que se trata de una división de la Iglesia católica". Igualmente, expresan su "profundo dolor por el escándalo causado por la actitud de dos sacerdotes, hasta hace poco miembros del clero de la Arquidiócesis de Maracaibo y de la Diócesis de Cabimas que junto a dos pastores disidentes de la Iglesia luterana han fundado" la cuestionada agrupación religiosa.

El clero reitera su voluntad de "continuar el camino del diálogo ecuménico con las otras confesiones cristianas que existen en Venezuela, con quienes nos une la fe en Jesucristo, Señor y Salvador, en el respeto de las diferencias y en la continua búsqueda de la unidad deseada".

La jerarquía eclesiástica venezolana convoca a su feligresía a "permanecer unidos a la verdadera Iglesia católica y a sus legítimos pastores, el santo padre Benedicto XVI y a sus obispos, sucesores de los apóstoles".

El 29 de junio pasado, el cardenal Jorge Urosa Savino calificó a la "Iglesia católica reformada" como "un arroz con mango" y recordó que "hay una sola iglesia".

Publicar un comentario