30 julio 2008

Divide... ¿y vencerás?

Desde que comenzó este proceso que hoy gobierna a Venezuela, la operación favorita de Chávez ha sido la división entre los venezolanos. División por clase social, por simpatías políticas, por orígenes étnicos, por formación educativa, por color de piel, por credo religioso... por todo lo divisible, pues. Pero de tanto separar y enemistar se le vienen cerrando las oportunidades.

Hace poco más de año y medio la emprendió contra sus ex aliados incondicionales de Podemos, cuando éstos se dieron cuenta de que seguir bailando pegado de Chávez podría significar su propia muerte política. Como un agujero negro los estaba tragando a todos sin dejar espacio para ningún liderazgo distinto al suyo, cuando propuso la unificación de todos los factores políticos en una sola entidad llamada PSUV, y se separó de muy malas maneras de Didalco, Ramón Martínez, Ismael García, Juan José Molina, etc. Poco después se peleó con Tascón y Acosta Carlez y Manuit, y este fin de semana lo hizo con sus cercanísimos del PCV, UPB, PPT y MEP. Hace unos días la siempre altiva Lina Ron le suplicaba que se reuniera con ellos para tratar de salvar lo que quedaba de la llamada "Alianza" (ahora más desaparecida que el arca que guarda las tablas de la ley). Hasta con las FARC ha marcado distancia (en las apariencias al menos) para intentar ganarse algo de tranquilidad frente a la comunidad internacional, y fue a bajar la cabeza ante su majestad el Borbón, con lo que sus compinches más radicales ahora lo cuestionan (en voz bajita, claro... por ahora) su blandenguería.

A Chávez le falta por aprender esa lección: la división no puede ser infinita. No puede ir por el país y el mundo ganándose enemigos y luego hacer que pide perdón para recoger el agua derramada. En lo interno la cosa la tiene bastante mal. Tanta técnica equivocada le pasará factura en noviembre. Que tan duro sea el golpe dependerá también de lo que haga la oposición. Pero lo que es claro es que dividiendo siempre se tiene menos. Las matemáticas no fallan.


Publicar un comentario