18 julio 2008

¿Nación o gallinero?

El venezolano con contadas y honrosas excepciones está dejando al desnudo su vergonzosa cobardía, su complicidad y algo aún más terrible, su perversión total.

Cierto es que desde que Maquiavelo bendijo la amoralidad de los políticos y gobernantes, al mundo se le hizo fácil entenderles sus canalladas y aceptarles la complaciente y acomodaticia "Moral". No es que antes de que el florentino describiera sus "Gracias", reyes, y poderosos no fueran igual de truhanes que El Príncipe, pero al hacerlo, digamos que fue fácil cuanto menos darlo como algo normal.

Así, desde 1513, pa'lante César Borgia se hizo figura modeladora de casi todos los políticos, y condicionó a la humanidad a ver aceptable su amoralidad. Quizá por eso a la gente como yo muchos nos ven como impertinentes que osamos molestar la sagrada tranquilidad -por ejemplo de Uribe que aclaro: me agrada- y que a Coro (estado Falcón) vino a cobrar sus silencios sobre las cacareadas "memorias" digitales de las laptops de alias Raúl Reyes y ¡cónchale!, me dice alguien: ¡Nunca vas a entender que la política es así!

Pero como yo soy tan gilipollas, creo que no debería ser así, y por eso además de los nuevos silencios de Uribe, me están calentando supremamente los silencios de la dirigencia opositora de este pobre país nuestro y la alcahuetería y complicidad de esos militarotes rechonchos -activos y retirados- que en sus flamantes 4x4 importadas le pasan por encima al honor y al patriotismo y ni se enteran que -entre muchas otras cosillas- don Evo, el virrey de Bolivia, dijo hace unos días que recibe plata ''directamente'' de la embajada de Venezuela en La Paz, para eludir la burocracia del Tesoro de su país o del Banco Central que pone difícil sacarla".

Y entonces yo veo como un gallinero lo que creí un país. Gallinero donde la cobardía y el deshonor son rasgo nacional y como una gran pendeja me quedaré esperando que los sopotocientos candidatos opositores y el montón de militarotes buchones pongan coto al Príncipe de Sabaneta.

Publicar un comentario