11 julio 2008

Obispos afirman que lema del Gobierno agudiza polarización

Adoptar como Gobierno "una consigna que amenace con la muerte es éticamente reprobable y contraviene abiertamente la Constitución Nacional y la voluntad del pueblo expresada en el referéndum del pasado 2 de diciembre", aseguran los obispos del país en el documento conclusivo de la nonagésima Asamblea de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

"En vez de expresiones como ésta, lo que el pueblo desea es la solución de los graves y muy concretos problemas que vive como: seguridad, salud, vivienda y educación".

Consideran que ante un panorama político de crispación de los ánimos como el que hay en Venezuela, el lema "patria, socialismo o muerte" sólo agudiza la polarización.

En este contexto destacan la importancia de que -ante la próximidad de las elecciones regionales- el Gobierno acometa acciones para alcanzar un clima de paz. "Se hace necesario el diálogo, el respeto a las personas, a sus derechos y al ordenamiento jurídico vigente".

En referencia con el tema de las inhabilitaciones, los obispos recalcaron que la participación política es un derecho humano y que como tal sólo puede ser limitado dentro de los parámetros que establece el texto fundamental vigente, mediante sentencia judicial firme.

"Cualquier lesión de este derecho por medidas que no están claramente fundadas en el ordenamiento jurídico vigente viola la Constitución y pone en entredicho la voluntad democrática del régimen, y más bien sugiere la intención de sacar del camino a los adversarios que tengan posibilidades de éxito".

El Episcopado insta en el documento al Consejo Nacional Electoral, al Tribunal Supremo de Justicia y a los demás organismos de los poderes públicos a garantizar la pulcritud del proceso comicial por venir, al tiempo que destaca que una auténtica separación de los poderes es garantía de democracia.

Califican de falaz el argumento de que para trabajar en armonía no puede haber ningún tipo de diferencia entre las instituciones.

"Los grandes intereses nacionales piden el logro de acuerdos pero éstos jamás pueden ser automáticos ni responder a la línea dictada por uno de los poderes públicos sino que deben ser el fruto del debate de la confrontación de las ideas".

Delincuencia desatada

La exhortación pastoral denominada Unidos en la justicia y la rectitud hizo especial hincapié en el tema de la inseguridad física, jurídica y económica.

En el texto los obispos señalan que la realidad actual de los venezolanos se ve ensombrecida por una violencia desatada, sin control, que es generada por la delincuencia y la impunidad. "La vida de los ciudadanos no es protegida ni respetada".

Recuerdan que hace siete años en el documento de la 83° Asamblea de la CEV ya acusaban la preocupación por los niveles de inseguridad y "hoy las condiciones son peores y no se vislumbran soluciones a corto o mediano plazo". Instan a quienes tienen la responsabilidad de la seguridad a que asuman con decisión resolver el problema".


El Universal
Publicar un comentario