28 septiembre 2008

Caso del Maletín. Recopilación (117)

Importantes pruebas no fueron admitidas en el juicio de la valija

Miami, Estados Unidos.- Lo que el jurado no podrá ver son las pruebas no admitidas y las reuniones no grabadas. Entre las primeras están las conversaciones que la juez Joan Lenard desestimó al comienzo del juicio, dejándole claro a la defensa que éste no es un caso político, como Edward Shohat afirma desde que arrestaron y detuvieron a su cliente, Franklin Durán.

Entre las reuniones no admitidas destacan encuentros claves como el que los hermanos Durán y Alejandro Antonini mantuvieron el 10 de agosto de 2007 en el lobby del hotel Four Seasons de West Palm Beach, sólo seis días después del decomiso de los 800.000 dólares en el aeropuerto de Buenos Aires.

Shohat quiso hablar esta semana de las motivaciones de Antonini para acudir al FBI, con preguntas directas al hombre del maletín. "¿No es cierto que el 29 de septiembre de 2007 le dijo a Marjorie Gutiérrez (funcionaria de Pdvsa y uno de los ocho pasajeros en el famoso vuelo entre Caracas y Argentina) que acudió al FBI porque estaba seguro de que les interesaría este caso contra Venezuela?", cuestionó el abogado, pero Antonini no contestó. El fiscal Thomas Mulvihill lo impidió con su objeción y la juez sentenció: "no veo la relevancia de las motivaciones en lo que nos ocupa".

Shohat, por tanto, no podrá utilizar este tipo de pruebas para poner contra las cuerdas a los testigos de la fiscalía, aunque estas conversaciones fueran de hecho grabadas a petición del FBI, como explicó Antonini cuestionado por Shohat. ¿A quiénes debía grabar durante la investigación, según las instrucciones que le dio el FBI? "A cualquiera relacionado con Pdvsa o con el Gobierno venezolano". ¿Grabó, por ejemplo, a Marjorie Gutiérrez? "Sí".

Tampoco escuchará el jurado de voz de sus protagonistas, momentos tan importantes como la reunión de Franklin y Pedro Durán con Antonini en el lobby del Four Seasons. Era la primera vez que se veían desde el "incidente" en Argentina y puede que esa noche, tras un encuentro de madrugada con los Durán, el "Gordo" decidiera ir al FBI cuando subió a la habitación donde lo esperaban su mujer Jackie y sus dos hijas de 11 y 7 años (una de ellas, Isabella, es ahijada de su ahora gran enemigo Franklin), o puede que ya lo tuviera decidido.

En cualquier caso, el jurado nunca escuchará en la sala lo que ocurrió en aquel lobby (como ha escuchado la voz del director de la Disip o de su enviado Canchica) sencillamente porque no está grabado. Lo que sí sabemos es que sólo seis días después de aquella explosiva visita al hotel donde Antonini se escondía de la prensa firmó su acuerdo de colaboración con el FBI y arrancó la investigación encubierta.

Tan clave fue esa madrugada del 10 de agosto, que Mulvihill y Shohat le han dedicado dos días. Eso sí, dando cada uno sus respectivas versiones. Antonini llegó a Miami el 8 de agosto, procedente de Uruguay. Ese mismo día habló con Franklin, quien le dijo que fuera a ver a Carlos Kauffman.

¿Les solicitó ayuda para solucionar el asunto en Argentina?, preguntó Shohat. "No lo recuerdo", apuntó Antonini. A las 12:30 de la madrugada del día 10, los Durán se presentaron en su hotel. "Franklin me pidió que apuntara todo lo que ocurrió en un cuaderno y lo firmara, pero yo no lo hice".

Según informó ayer el diario Últimas Noticias, el tribunal 18 de control de Caracas decretó la incautación y prohibición de enajenar y gravar bienes de Carlos Kauffman y Moisés Maionica en Venezuela. Se incluyen tarjetas de crédito, cuentas, acciones y propiedades inmuebles.

El Universal
Publicar un comentario