03 septiembre 2008

Ya está bueno, Chávez…

No creo revelar ningún secreto al afirmar que somos millones los venezolanos que estamos hartos de Chávez.

Nos hemos atragantado con su desastre gubernamental de estos diez años, y estoicamente estamos dispuestos a soportar los cuatro años que le quedan en el poder.

Pero, eso sí, ni un dìa mas. No lo toleraría el pueblo, ni lo soportaría el país.

Bastante daño a Venezuela le habrà hecho hasta 2.012 y llevará tiempo, mucho tiempo, reconstruír siquiera medianamente el cascajo que nos dejará como legado y como fruto del mas costoso error electoral que de buena fé se haya cometido en la historia venezolana.

Personalmente le perdí el respeto a Chávez hace largo tiempo. Su grosería detestable, sus ofensas a quienes lo adversamos, su infinita capacidad para mentir y engañar, su cinismo para justificar la ineficacia, la corrupción y el derroche de su gobierno, hacen que no merezca ninguna consideración mas allá de la que se debe a quien ejerce la altìsima magistratura que en mala hora cayó en sus manos.

Aunque nos horrorice, es el Presidente, pero no me pidan para él ni un saludo ni mucho menos un aplauso.

No se trata sòlo de que sea un mal Presidente. Al fin y al cabo, otros hemos tenido. Pero ninguno como éste. Chávez está volviendo trizas a Venezuela.

Barrió el piso con las instituciones que en el mundo civilizado dan sustento al equilibrio de los Poderes.

Transformó en servicio de adentro a las fuerzas armadas.

Liquidó, en aras de un fementido socialismo militarista, miles de empresas privadas de diversos niveles.

Está golpeando severamente la salud y la educación, permite una corrupción monstruosa de sus validos, se hace el loco con las cifras espantosas de la inseguridad personal, regala a diestra y siniestra el dinero de los venezolanos, ahoga a las regiones en un intolerable centralismo, vuelve añicos la imagen de Venezuela en el mundo y..pare usted de contar.

Encima de todo, insulta, agravia, ofende, calumnia. Sus mensajes y "cadenas" son un listado de cargos: somos traidores, vendepatria, lacayos del imperio, malandros, agentes del señor Bush, todos los que osamos no estar entre los camisas rojas que por afán de mando, por obligación de mostrar la cara o por bozal de arepa, aplauden y ríen los desatinos y chistes de este Presidente que en triste hora nos tocó.

Vaya usted, señor Chávez, muy largo al …..carrizo! En 2.012 nos veremos, justo antes de que el país comience a reclamarle -a usted y a sus compinches- el terrible daño que le hicieron a Venezuela.

Guillermo Alvarez Bajares
El Tiempo
Publicar un comentario