10 octubre 2008

Baduel ahora sorprendido

Solo en la Venezuela del régimen CHÁVEZ-FARC podía esto pasar. El que un oficial militar luego de diez años en complicidad, pretenda hacer oposición, alcanzados como fueren todos los rangos valiosa pensión incluida, solo aquí resulta posible.

Haciendo abstracción del fundamento jurídico que pudiera sostener la imputación de Raúl Isaías Baduel sobre la sustracción de dinero y efectos militares durante su pasantía como comandante general del ejército, y consideradas como fueren las garantías procesales a las que tiene derecho todo venezolano de conformidad con la Constitución y la ley, es un hecho cierto que su fugaz detención a nadie en Venezuela podía sorprender, salvo a él.
Porque hablando de sorpresas, Baduel se acostumbró a brindarlas, mas no a recibirlas. Como recordar es vivir, pues…. Una persona que como él, juró siendo cadete defender incluso con su vida la Constitución y las leyes, y que a poco integre el movimiento conspirativo MBR-200, perfila transgresora conducta.

Cuando este personaje, ante la rebelión militar del 4-F, rechaza sin explicación el asumir su rol, dando la espalda a su juramento subversivo del "Samán de Güere"; definió entonces su vocación para la sorpresa.

Si llegado al poder su antiguo compañero de sedición, muchos creyeron llegada también la hora del cobro de facturas, ¡se equivocaron! Una vez más supo ganarse la confianza de quien le era conveniente, por lo menos hasta aquel 11 de abril. Para tal ocasión, el viento político le indicó la pertinencia de apoyar la institucionalidad militar. Se había cometido un genocidio; sin embargo, lo natural en los de su condición: antes de 48 horas se convirtió en un héroe de la revolución.

Entonces, agradecimiento de Hugo Chávez mediante, nuestro ilustre militar llegó a general en jefe; tiempo de continuar mirando, callando y asintiendo, lema de: ¡Patria, Socialismo o Muerte! incluido. No podía ser de otra manera, si quería llegar hasta donde llegó, dirán los prudentes.

"Los dioses ciegan a quienes quieren perder", es posible, pues la "pírrica victoria" que en palabras del comandante, obtuvieron los demócratas el pasado 2D, al parecer obnubiló al entonces retirado Baduel. No bastaría su intervención a favor del NO, para constituirse en el líder de quienes durante 10 años rechazó.

Esta nueva mutación le va resultando difícil, no sorprende. La corrupción de los regímenes políticos, en especial los totalitarios, impregna su característico hedor sobre quienes le integraron, incluso los que afirmen que a pesar de todo, no se mancillaron. Bien reza el proverbio: "Por qué me siguen llamando almirante si hace tanto que no voy a la mar". ORA Y LABORA.


Publicar un comentario