05 octubre 2008

Viene otra Reforma (54)

Informan a ciudadanos sobre riesgos de las leyes habilitantes

Con el propósito de advertir sobre el "desmontaje del modelo político diseñado en Constitución de 1999" y su sustitución por "un estado centralista, militarista y donde la propiedad privada está severamente disminuida", la Confederación de Profesiones Universitarios de Venezuela (Confepuv) prosiguió este fin de semana con sus foros sobre las leyes dictadas por el presidente Hugo Chávez bajo la Ley Habilitante; y sus representantes anunciaron que continuarán con esta iniciativa hasta el próximo 23 de noviembre.

"Hemos detectado que 2 de cada 3 personas no tienen conocimiento de esta propuesta de reforma de la estructura del Estado y por ello vamos a ir formando a facilitadores en todo el país para explicar lo que está ocurrido", afirmó Rafael Veloz, presidente de la Confepuv, quien aseguró que hasta ahora han capacitado a 700 personas para que multipliquen su mensaje.

Por último, solicitó a los venezolanos votar en las elecciones, indicando que es la única forma de evitar la aplicación de las polémicas normas. JFA


Una sociedad dominada por organizaciones estabularias

"Cuando se cruzan la Ley de los Consejos Comunales con las leyes de las Fuerzas Armadas y de Fomento de la Economía Popular, queda claro que el objetivo del Gobierno es pasar por encima de los concejos municipales y juntas parroquiales para crear una sociedad altamente militarizada. La primera de las leyes mencionadas establece que la Comisión Nacional Presidencial del Poder Popular designará una Comisión Regional Presidencial para el Poder Popular por cada estado previa aprobación del Presidente. Lo mismo ocurre con la comisión local para el Poder Popular. Es decir, el Presidente intenta el control directo del Poder Popular a través de los consejos comunales. Entonces ¿qué autonomía y pluralidad pueden tener unos consejos comunales concebidos de esa manera? Está claro que la intención es crear una sociedad dominada por las llamadas organizaciones estabularias (financiadas, controladas y dirigidas por el Estado) donde desaparece el sentido crítico. Que la sociedad, la misma que cree en la descentralización lo permita, es otra cosa.

Publicar un comentario