02 noviembre 2008

Chávez contra Rosales (06)

Para Chávez "Maracaibo es el epicentro de la gran batalla moral"

En un acto "solemne, sagrado, de profundo contenido espiritual, moral, ético y existencial", el presidente Hugo Chávez encabezó en Maracaibo la suscripción, por parte de todos los candidatos del PSUV -con excepción del aspirante de Lara, Henri Falcón- del compromiso de no dar descanso a sus brazos "hasta que se haga realidad el socialismo bolivariano".

El mandatario explicó que hasta ahora sólo hemos vivido "el principio" del proceso y exigió "¡ya!, ¡ya!, ¡ya! poner punto final a la traición".

El evento se prolongó por dos horas y media. Allí Chávez designó a Maracaibo como "el epicentro de la gran batalla moral" y dijo que "es posible que ganemos todas las gobernaciones del país". Del conglomerado de aspirantes a las elecciones del próximo 23 de noviembre, todos uniformados de rojo, el gran privilegiado fue el alcalde de Maracaibo y candidato a la Gobernación del Zulia, Giancarlo Di Martino, que se mantuvo a la siniestra del Presidente todo el lapso.

Chávez ratificó sus amenazas contra el gobernador y candidato de la oposición, Manuel Rosales, de quien dijo que "ahora hay que convertirlo en convicto" y "sacarlo a como dé lugar". También se burló de que voceros de la oposición hayan alertado sobre posibles usos irregulares del satélite Simón Bolívar con propósitos electorales.

Según Chávez, Rosales ya habría "confesado" la adquisición irregular de una "mansión de millón y pico de dólares".

"El caballerito (Rosales) ha dicho desesperado, anda tartamudeando, que la compró porque, como va a ser alcalde, necesita una residencia oficial", ironizó.

En contraposición con "el mal ejemplo de un gobernante que llegó para enriquecerse y crear unas mafias", Chávez dijo estar dispuesto a que le investiguen: "Yo no tengo casa, no tengo carro, no tengo finca, pero ni de media hectárea".

"Nosotros no llegamos aquí para enriquecernos ni para permitir que se enriquezcan amigotes o familiares (...) ¡Ya basta de corruptos! ¡Ya basta de traidores! ¡Vamos a levantar la mística revolucionaria desde el alma!" dijo Chávez, que muy de soslayo tocó el caso del maletín. Sólo habló de que a Venoco hay que "expropiarla, ocuparla" porque sus "dueños están prestándose a una acción contra la patria". Dirigiéndose al presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez -señalado en el caso del maletín-, le instó a revisar "cuántos burgueses, dueños de empresas privadas prestan todavía servicios" a la petrolera. También giró instrucciones para que se revise la relación con "uno o dos magnates" de las empresas de seguros "enemigos de la revolución, que andan haciendo jugosos negocios, riéndose de nosotros".

Aunque Chávez dijo estar seguro de que "ya no llega ni a 20%" el grupo de venezolanos que defienden el capitalismo, dedicó la última hora de alocución a fustigar a sus seguidores para que luchen por la "irreversibilidad" del proceso. "El que sienta que un vampiro lo mordió, el vampiro de la corrupción, de la deslealtad, ¡váyase! y si no se va, ¡nosotros tenemos que echarlo!".

En horas de la noche, acompañado de Jacqueline Faría, vicepresidenta del PSUV para la región occidental, el mandatario encabezó en la ciudad de Coro un acto con los aspirantes a Gobernación, alcaldías y consejos regionales del estado Falcón.

El Universal
Publicar un comentario