30 noviembre 2008

Viene otra Reforma (57)

En una extensa rueda de prensa, celebrada este sábado en la Casa Nacional de Acción Democrática, el secretario general de la organización, Henry Ramos Allup, alertó al país sobre la intención del presidente Chávez de proponer cuatro enmiendas constitucionales en 2009, entre las cuales resalta la reelección indefinida.

Para el vocero, el jefe del Estado quiere convertirse en un "producto político imperecedero", no sin antes recordar el carácter inconstitucional de esta acción "...la actual Constitución dice que una reforma rechazada en un período constitucional no puede volverse a proponer, pero, como eso se refiere a la reforma que se discute en la Asamblea Nacional, se va por algún ladero y va a recoger firmas para presentarlas como enmiendas", advirtió.

De acuerdo a la información que maneja, la segunda enmienda busca evitar que hayan "alzaditos" o "reyezuelos" en las gobernaciones y alcaldías, sean opositores o chavistas, como el caso de Henri Falcón. "Chávez nombrará a los vicepresidentes, procónsules, obedientes para que estén por encima de gobernadores y alcaldes. Serán ellos los que ejecutarán los presupuestos, los planes, las misiones y los programas para convertir a los gobernadores en "babiecos", sin ninguna facultad ejecutiva".

Con un discurso aderezado con diversos ejemplos, el líder adeco delató la pretensión de Chávez de darle rango constitucional a la milicia como componente de las fuerzas armadas. "Ahora son bandas uniformadas sin soporte legal, y se les dará rango constitucional, pero no dependerá de los mandos militares, sino de Chávez, quien la utilizará como su fuerza de equilibrio. Él no olvida lo que le hicieron sus amigos el 11 de abril que no activaron el Plan Ávila".

La última enmienda que estaría preparando el Presidente, de acuerdo a Allup, sería la que le permitiría designar directamente a los integrantes del Poder Moral, es decir, fiscal, defensor, contralor y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, para tener el control absoluto de la rama judicial.

Mea culpa electoral En un acto de constricción política, el dirigente reconoció las fallas de la unidad opositora, sobre todo por los dirigentes locales, que impidieron que la oposición obtuviera el triunfo en un mayor número de alcaldías.

A su juicio, fue los resultados locales evidencian un "importante retroceso" con la obtención de apenas 59 alcaldías. En tal sentido, resaltó la necesidad de mejorar las negociaciones para las elecciones de concejales y juntas parroquiales en 2009.

Como colofón, Allup denunció el cerco a la libertad de expresión que ha extendido el Ejecutivo contra los medios radioeléctricos y los periódicos. Según su análisis ningún medio estará a salvo de esta ofensiva, porque el objetivo es cerrarle los espacios a la oposición política.

Publicar un comentario