27 enero 2009

El País Alrevés

Este es el país de Jauja, donde el pecado es virtud y la virtud es pecado, donde el delincuente es héroe y el héroe está amenazado.

Si voy saliendo es que entro y para entrar voy saliendo. Cuando todo es perfumado es que algo malo está oliendo. Porque sacaste más votos perdiste las elecciones. En autobuses los cerdos y la gente en los camiones. Al decente meten preso y al hampón lo condecoran. Mientras más ruin tu discurso, serán más los que te adoran. El que trabaja se arruina, el que piensa una vergüenza, y siempre será un hampón el que trabaje en la prensa. Si vas de pie estás sentado. Si caminas retrocedes, si marchas a La Pastora, llegarás a Las Mercedes.

Si te pegan, tú golpeaste con patada y con maltrato. Si por detrás te patean, tú le dañaste el zapato. Si apareces en pantalla con el delito en la mano, ten por seguro que pronto te animará el gran hermano. Si te raspaste los fondos de un público presupuesto, te subirán tres galones y te ascenderán de puesto. Si estás quemado quemaste, si retrocedes avanzas, si dices que no hay comida es que está llena tu panza. La excelencia avergonzada y el mediocre sublimado y toda maldad presente es que viene del pasado. Pobres en La Lagunita, millonarios en Petare. El que ha de cuidar tu vida vendrá a ser quien te dispare. Si estudias serás vergüenza, la inteligencia es obscena, si dominas el inglés tendrías que sentir pena. El pacífico es violento y se torna en agresor y el que apunta con pistola, mejor que El Libertador. El que enseña un bandolero, tumor la iglesia maldita, pero es un santo varón si viene de “La Piedrita”. El demócrata es golpista, fascista el que busca votos, pero son hombres de bien los que disparan con motos. En fin, el país de Jauja, donde el pecado es virtud, donde nada es como es, ¡oh, bendita juventud!: aguanta como un ciprés, porque si metes tu mano, verás lo dicho al revés.

Laureano Márquez
Diario Tal Cual
Publicar un comentario