20 febrero 2009

Por qué ganó Chávez?

(Respuesta a mi amiga Conchita A., acongojada por los resultados del domingo 15 de febrero de 2009)

Apreciada Conchi:

El país no es que le pertenezca al Señor Presidente; pero a pesar del "aparente descenso su aceptación" (de 64% a 54%) y al "aparente ascenso" en los votos de la oposición (de 36% a 46%), éste sigue manteniendo el apoyo popular.

Indudablemente hay dos fenómenos que analizar. El primero, es que Chávez luego de 10 años en el poder mantiene altos números de popularidad o apoyo, y el segundo, estriba en que el liderazgo de oposición no le dice nada al país. Pareciera que NO ENTIENDEN que tienen que terminar de irse algunos y abrir las puertas a nuevos liderazgos, esto no quiere decir que necesariamente deban muchachos (aunque son todos bienvenidos).

Debemos reconocer que la oposición estuvo casi de manera exclusiva en manos de los estudiantes, ellos hicieron el gran esfuerzo; pero ayer no faltaron los "chulos" políticos tratando de pegar un discursito por TV, usufructuando el esfuerzo que cómodamente muchos dejamos en los universitarios. Pero "muchacho no es gente grande", y estos comprometidos, valiosos y valientes venezolanos no son suficiente para derrotar a un hombre que nos conoce hasta los tuétanos. Para ellos mis respetos, pero la responsabilidad no les es exclusiva. Debemos agradecerles siempre lo hecho, pero eso no es suficiente.

Ayer, cuando veía a esos jóvenes ilusionados, entusiasmados y a la vez, hasta explotados políticamente por los oportunistas de siempre, pude concluir que aún hay políticos que creen que pueden repetir el fenómeno del "discurso" de Caldera en el Congreso Nacional en 1992 luego del intento de golpe contra CAP. Todos quieren decir las palabras mágicas que los haga de un "golpe" presidenciables, pero olvidan que no fueron las palabras de Caldera lo que lo llevaron a la Presidencia, fue el apoyo a Chávez y a su golpe de Estado el que lo llevo a la Presidencia.

Tendríamos que sentarnos un buen rato, para explicarte ampliamente mi punto de vista, sin embargo te adelanto, que debemos asumir nuestra venezolanidad tal cual es, y nuestra responsabilidad, por seguir creyendo que el "venezolano es depinga", "este es el mejor país del mundo" o "aquí no va a pasar nada", o el infaltable "no somos Cuba".

Te recomiendo un breve libro llamado "El venezolano feo" de Adriana Pedroza. En él, la autora deja entrever como Chávez sabe que en el fondo todos llevamos un pequeño Chávez por dentro.
Ayer, en el "Balcón del Pueblo", luego del triunfo, lo que pedía la gente a gritos no era seguridad, empleo, salud o vivienda, lo que gritaban a rabiar era "vacaciones, vacaciones, vacaciones", cuando el país aún no sale de la modorra decembrina. Como abogado te cuento, que la apertura del año judicial en algunos estados del país se hizo en febrero y los tribunales civiles y mercantiles de Caracas no trabajan desde hace casi 4 meses.

El presidente nos conoce, y nos conoce muy bien, y de la cosa no nos libramos diciendo simplemente "yo no soy así".
Si "alguien" tiene un "chavecito" por dentro, es la clase media a la que pertenecemos, porque debemos dar por descontado, que quienes estaban bajo el "Balcón del Pueblo" tienen su "chavesote" bien arraigado, y nos llevan una ventaja, ellos se reconocen, no se niegan a sí mismos.
Si alguna vez has pensado o escuchado "el venezolano es felíz", "al mal tiempo buena cara", "el problemas son los pobres que son ignorantes", "el venezolano olvida rápido", "Venezuela es depinga, aquí todo el mundo echa vaina y nadie le para bolas", entonces deberás reconocer cual es el problema.

El venezolano tiene una enorme capacidad para darse cuenta de los errores ajenos, "el venezolano sabe cuando lo están jodiendo", pero sin embargo, está en capacidad de hacer un chiste de eso. Frases como "con mi whisky no te metas", en una marcha donde se reclama libertad, seguridad y otros derechos individuales, son un reflejo típico de nuestras conductas. Eso no lo ves en ninguna protesta, en ningún país del mundo, por eso es que somos "depinga" somos "cheverísimos". Las "marchas en Venezuela son una nota".

En un país donde el que paga lo que debe sin que le cobren, o paga por adelantado, es considerado un pendejo, o dicen de él simplonamente "es que fulano es millonario por eso paga", donde hay ciudadanos que afirman "menos mal que no firmé" (ejerciendo el derecho constitucional de solicitar la realización un referendo revocatorio), o donde el que firmó, luego niega la firma para que no lo "jodan", en lugar de cuestionar o enfrentar la discriminación politica, es muy lógico que permanezca en la Presidencia Hugo Chávez.

El símil perfecto es "Er Conde del Guácharo" pero con la banda presidencial. Todos criticamos al "conde" por vulgar y soez, pero no hay quien lo escuche y no diga alguna vez "eso que está diciendo es verdad, lo que dice es así". No es que sea muy bueno, es que somos un chiste y nos reímos de nosotros mismo. Chávez lo sabe, pero él no se ríe de nosotros, somos nosotros los que nos reimos de él y de nosotros mismos. El nos conoce y nos interpreta en serio, por eso canta, hace chistes y es dicharachero, porque de alguna manera hace lo que muchos de nosotros no se atreve a hacer o a decir. Por eso "el pueblo" ve en él, el Venezolano que "se parece a mi". Es decir para esa mayoría que se exprésó ayer en las urnas electorales "Chávez es depinga".

Anoche recibí innumerables mensajes de amigos que me decías, "...habrá que meternos a Chavistas pa' hacer negocios", "tenemos que echarle bolas y hacer real para nuestro futuro y más nada" o simplemente "yo me voy pal' coño". Nadie me comento que hay que revisar los errores cometidos, que hay que buscar salidas a la crisis, o simplemente si es Chávez es lo que realmente necesitamos. To be or not to be. Chávez personalizó el referendum, o como dicen los "constitucionalistas" lo hizo un "plesbicito. Porque él sabe que el asunto es de identidad del "pueblo" con él y lo que él representa. Las dos cuasiderrotas anteriores se suceden porque la gente no veía claramente que era su cuello el que estaba en la picota. La propuesta de reforma anterior era muy extensa y ella se diluía su protagonismo; ni hablar del esfuerzo realizado por él, para tratar de hacer una "santísima subsunción" un "uno solo" con todos y cada uno de los candidatos del chavismo en las regionales, pero en algunos casos la gente no lo entendió y por eso perdió algunas gobernaciones.

Chávez entendiende que el ícono es él, él es la ravolución, es "el pueblo", y por eso se fue por la calle del medio. Simplificó la "vaina". Puso en blanco y negro (como Emparan), "quieren o no quieren que yo mande", "soy o no soy tú lider", "me quedo o me voy", "seguimos o paramos", él representa en persona " la patria y el socialismo". Entonces lanza el reto, y a menos de 3 meses de una pseudoderrota, demuestra que la gente simple y llanamente está con él. Unica y exclusivamente con él. Incondicionalmente con él.

Nadie lo puede creer y todos buscamos un culpable, que si la abstención, que si el miedo, que si los empleados públicos, que si no se marcaba la tilde de la opción del NO, que si el ventajismo, etc. No fue 1 voto, ni 100, fue más de un millón de votos, y eso es que "jode". Por eso prefiero reconocer que tenemos el gobierno que nos ajusta a la medida y nos toca por un tiempito más. Por qué? Porque hoy todos estamos buscando culpables, porque afirmamos que "éste es un pueblo de mierda" o simplemente nos exoneramos diciendo al leer esto "menos mal que yo no soy así". Porque la mayoría mientras conseguimos un celular (si es Blackberry mejor), tenemos acceso a internet, llegamos tranquilitos a casa en la noche y bonchamos el fin de semana, no nos sentimos tan pendejos como los cubanos, y afirmamos "a nosotros los venezolanos nadie nos va a joder", porque "Venezuela no es Cuba".

Es muy dificil que asumamos estas cosas, sé que es duro reconocerlo, pero en mi criterio allí radica el asunto. No es un problema electoral, es un problema de idiosincrasia venezolana.
Fíjate, todos nos hemos coleado o se nos han coleado alguna vez, todos llevamos más de 10 productos por la caja rápida del supermercado, todos nos comemos el semáforo "por la inseguridad", y casi nunca reclamamos, si lo hacemos corremos el riesgo de ser ignorados en el mejor de los casos, o insultados y/o golpeados en el peor. La mayoría se calla porque no les gustan los escándalos. Este es un país de vivos y pendejos, es decir, todos hemos sido vivos o pendejos alguna vez. Pero ambas posiciones son inaceptables.

Seguramente al vernos el martes en el baseball de nuestros hijos, habrá "mamadera de gallo" con lo sucedido, creeremos ofender a cualquiera diciéndole "chavistas" y habremos pasado la página porque la próxima semana es Carnaval. Eso también lo calculó Chavez. Por eso debo decirte "Uh, ah", Chavez no sólo no se va, sino que al parecer, por ahora no se puede ir. Creo que NO estamos listos para vivir sin él.

Un abrazo. Luis Manuel

Publicar un comentario